VOLER A ARTÍCULOS
martes, abril 13, 2021

Biden está ocultando el verdadero precio del plan de infraestructura, advierten los expertos

Biden está intentando sacar miles de dólares extra del bolsillo del contribuyente federal promedio, sin que se den cuenta.

FEE Composite | CC By WikiMedia Commons | CC By NeedPix

La propuesta para infraestructura que acaba de presentar el presidente Biden adopta un enfoque de “hacerlo en grande o no hacer nada”. Se ha calculado que el costo total de sus diversas disposiciones oscila entre los 2 y los 2.25 trillones de dólares, y que menos de la mitad de ese gasto se destina a infraestructura relacionadas con el transporte realmente; en su lugar, cientos de miles de millones se canalizan hacia la “justicia racial y medioambiental”, las subvenciones a empresas amigas, escuelas públicas, etc.

Pero los expertos advierten de que el verdadero costo del proyecto de ley de Biden es probablemente mucho mayor que el del precio de etiqueta (ya descomunal) de más de 2 trillones de dólares.

La administración calculó el costo de su plan en un periodo de 8 años, cuando la legislación suele evaluarse en un plazo de 10 años. Esto significa que el costo real es potencialmente un 20% mayor. Asimismo, el plan anuncia muchos de los gastos como “temporales”, pero probablemente se convertirán en permanentes, lo que aumentará el costo real más allá del precio anunciado.

Al menos, eso es lo que dijo el economista del Mercatus Center, Robert Krol, a Fox Business. 

“Es posible que se haya reducido el costo total del plan, el importe total en dólares”, dijo Krol sobre los métodos de la administración Biden. “Pero eso es realmente inestable, porque muchas de estas cosas van a ser permanentes. En mi opinión, ya sean ocho o diez años, creo que se subestimará el costo a lo largo del tiempo”.

Por su parte, el economista del Instituto Cato, Chris Edwards, afirma que el costo real del plan es probablemente más cercano a los $2.75 trillones de dólares. El Comité para un Presupuesto Federal Responsable, de carácter no partidista, también hizo números y proyectó el verdadero valor en $2.65 trillones de dólares. 

A primera vista, esto puede parecer una división de opiniones. Desgraciadamente, el despilfarro en el gasto federal es ahora tan común que las cifras en trillones no tienen mucho significado para la mayoría de la gente. Pero la diferencia entre $2.25 y $2.75 billones de dólares es de $500.000 millones. Eso es mucho dinero: $3.500 dólares por contribuyente federal, de hecho. 

Si el presidente Biden quiere forzar la aprobación de este paquete de gastos abultado y despilfarrador que tiene poco que ver con verdaderamente con la infraestructura, debería al menos ser honesto con los estadounidenses sobre su verdadero costo y argumentar sobre sus méritos. En lugar de ello, está intentando sacar miles de dólares extra del bolsillo del contribuyente federal promedio, sin que se den cuenta.