Esta es la lista de los miles de millones de dólares en equipo militar que Estados Unidos les dejó a los talibanes

Los talibanes probablemente utilizarán este armamento para oprimir a mujeres, personas LGBT, entre otras bajo la ley Sharia.

Siempre es frustrante leer sobre las muchas formas en que el gobierno federal malgasta nuestro dinero, desde los millones gastados en poner lagartos en caminadoras eléctricas hasta los miles gastados en clases de arte en Kenia. Pero el despilfarro habitual del gobierno palidece en comparación con la espantosa realidad de que Estados Unidos acaba de dejar en Afganistán miles de millones en equipo militar comprado por los contribuyentes, para que caiga directamente en manos de los talibanes. 

El Times de Londres informa que Estados Unidos simplemente ha abandonado un arsenal verdaderamente asombroso de equipo militar y armas. Según se informa, esto incluye hasta 22.174 vehículos Humvee, casi 1.000 vehículos blindados, 64.363 ametralladoras y 42.000 camionetas y todoterrenos. Asimismo, la lista de armamento supuestamente abandonado incluye hasta 358.530 fusiles de asalto, 126.295 pistolas y casi 200 unidades de artillería. Ah, y es probable que los talibanes hereden también helicópteros militares, aviones de guerra y otras aeronaves de última generación de Estados Unidos.

Estados Unidos envió este equipo a Afganistán para armar a las fuerzas de seguridad afganas y al gobierno alternativo que intentamos apuntalar sin éxito. (Ese gobierno se ha derrumbado y los talibanes están retomando el control). Aunque parte de nuestro equipo puede haberse llevado con el personal estadounidense cuando huyó de Afganistán, gran parte es difícil de transportar, y es probable que la mayor parte haya quedado atrás en medio de una retirada caótica. Como resultado, acabará cayendo en manos de los talibanes, si no lo ha hecho ya. 

Este gráfico del Times resume la cantidad máxima de equipo que podría haberse perdido:

GRÁFICO

"Los talibanes tienen ahora más helicópteros Black Hawk que el 85% de los países del mundo", lamentó el congresista Jim Banks, un veterano de guerra. "Pero no son sólo armas. Tienen gafas de visión nocturna, chalecos antibalas e, increíblemente, los talibanes disponen ahora de dispositivos biométricos que tienen las huellas dactilares, los escáneres oculares y la información biográfica de todos los afganos que nos ayudaron y estuvieron de nuestro lado durante los últimos 20 años". La administración no tiene ningún plan para recuperar esas armas. No hay ningún plan para dar cuenta de ninguno de estos equipos o estas armas".

Algunos informes de los medios de comunicación y publicaciones en las redes sociales han sugerido que se dejaron $85.000 millones de dólares en equipo militar, pero esta cifra es engañosa. El precio de $85.000 millones de dólares es la cantidad total que Estados Unidos ha gastado en fuerzas de seguridad en Afganistán. Sin embargo, una parte importante de esa financiación se destinó a gastos como los salarios, por lo que no necesariamente equivale a esa cantidad de armamento abandonado.  

Pero aún así se dejó una gran cantidad de recursos militares financiados por los contribuyentes. Según un experto entrevistado por Politifact, el valor monetario real de los equipos/armas abandonados es probablemente más cercano a los $10.000 millones de dólares. Sigue siendo una cantidad asombrosa para regalar a un régimen hostil y opresivo. 

Esto es peor que un simple despilfarro: el dinero de los contribuyentes se destinó a financiar armamento que sólo hará daño en manos de los talibanes. Incluso si, con suerte, no están en conflicto directo con los EE.UU. en el futuro, los talibanes, como mínimo, utilizarán este armamento para oprimir a las mujeres, las personas LGBT y otros bajo la ley Sharia. Y lo harán con capacidades militares exponencialmente avanzadas, cortesía de los contribuyentes estadounidenses.    

A primera vista, este despilfarro, aunque especialmente atroz, no es especialmente sorprendente. Después de todo, el gobierno es notoriamente ineficiente y derrochador. Para entender por qué, considere que en la vida cotidiana, normalmente gastamos nuestro propio dinero. O, si gastamos el dinero de otras personas, solemos gastarlo en nosotros mismos. En cualquier caso, estamos incentivados a comprar con prudencia.

Sin embargo, los funcionarios públicos son, como lo explicó el famoso economista ganador del Premio Nobel, Milton Friedman, los responsables de gastar el dinero de unas personas en otras personas. Los funcionarios no tienen nada que perder. Por lo tanto, no tienen ningún incentivo real para ser frugales u obtener un buen trato. 

Y cuando se trata de la guerra, los malos incentivos son aún peores. El gobierno está gastando el dinero de otras personas en otro país al otro lado del mundo. Como demuestra el multimillonario regalo de los contribuyentes estadounidenses a los talibanes, esa es una fórmula no sólo para el despilfarro, sino para el desastre.