VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, marzo 21, 2022

Antonino Pío: El más grande emperador romano del que nunca has escuchado hablar

Antonino Pío, aunque imperfecto, en su mayor parte gobernó con prudencia, mesura y moderación.

Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

En el libro del Génesis, Dios acordó no destruir Sodoma si Abraham podía encontrar 10 personas justas allí. Abraham fracasó y Dios borró la ciudad de la faz de la tierra.

Más recientemente (y mucho menos importante), mi amigo y antiguo presidente de la Fundación para la Educación Económica (FEE), Larry Reed, me lanzó un reto similar: me pidió que identificara un buen emperador romano, aparte de Marco Aurelio. Inmediatamente me sentí un poco como Abraham, buscando frenéticamente una aguja en un pajar. Por suerte, Larry no amenazó con destruir Roma si mi búsqueda fracasaba.

Emperadores romanos

Pero fue una tarea difícil, porque la mayoría de los emperadores romanos, al menos en ciertos momentos de su vida, eran poco más que megalómanos asesinos, demasiado dispuestos a provocar guerras para su propio beneficio y a socavar las libertades de los romanos. Esto es cierto incluso para los emperadores más venerados, como Augusto, Adriano y Constantino.

Tras aceptar el reto de Larry y reflexionar sobre él, finalmente me vino a la mente un emperador: Antonino Pío. Aunque imperfecto, en su mayor parte, Antonino gobernó con prudencia, contención y moderación. Se le conoce como uno de los llamados “cinco buenos emperadores”, pero su nombre ha sobrevivido en una relativa oscuridad porque la historia suele ser más amable con los conquistadores ambiciosos y los grandes constructores que con los que respetan la libertad y gobiernan con corazón de siervo.

Antonino comprendió que, si gobernaba con justicia, el emperador sería un gran sacrificio, no una ganancia.

Nacido en el año 86 d.C., Antonino procedía de una familia influyente y rica. Al principio de su vida, disfrutó de una exitosa carrera como administrador público. Pero cuando la salud del entonces emperador Adriano empezó a fallar, nombró a Antonino su heredero, aunque éste no quería ese honor. De hecho, Adriano supuestamente reconoció que Antonino estaba “lejos de desear tal poder”, pero sin embargo creía que “aceptaría el cargo incluso contra su voluntad”.

Poco después, Adriano murió y Antonino se convirtió en emperador. Cuando Antonino asumió el cargo, le dijo a su esposa: “Ahora que hemos ganado un imperio, hemos perdido incluso lo que teníamos antes”. Estas palabras demuestran que Antonino entendía que si gobernaba con justicia, el emperador sería un gran sacrificio, no una ganancia.

El gobierno de Antonino

Antonino demostró ser un gobernante indulgente y escrupuloso. Uno de sus primeros actos como emperador fue anular algunos de los últimos decretos de Adriano. El enfermo romano había condenado a un número incalculable de senadores, pero Antonino optó por la clemencia y liberó a los hombres. Según algunos historiadores, esta es la razón por la que el Senado otorgó el apelativo de “Pío” a Antonino. Pero el nuevo emperador no se limitó a perdonar a los enemigos de los demás. Cuando se formó una conspiración contra él, el Senado, y no Antonino, procesó al intento de usurpador, pero Antonino prohibió que se investigara a los co-conspiradores del rebelde. Además de estos actos de misericordia, Antonino también abolió el empleo de delatores y anunció que ningún senador sería ejecutado durante su reinado.

Aunque aceptó algunos honores, incluido el cognomen de Pío, rechazó otros. Por ejemplo, el Senado y el pueblo romano adoraban tanto a Antonino que le ofrecieron renombrar el mes de septiembre con su nombre, pero él rechazó rotundamente el honor. De hecho, Antonino a menudo parecía evitar la grandeza de su cargo. Vendió tierras imperiales, redujo o eliminó los sueldos superfluos y vivió en sus propias villas en lugar de en fincas imperiales. Ni siquiera viajó más allá de Campania durante su reinado porque creía que no podía justificar el gasto del erario público en viajes.

Aunque se produjeron varios conflictos durante su largo reinado, muchos fueron de carácter defensivo. Antonino no buscó aumentar masivamente el dominio de Roma.

Antonino también fue frugal en otros aspectos. Protegió concienzudamente el tesoro público y, al mismo tiempo, redujo las confiscaciones y la carga fiscal de sus súbditos. En más de una ocasión, optó por gastar recursos personales para apoyar al imperio. Por ejemplo, contribuyó con dinero para reparar los proyectos de construcción de Adriano y, durante una hambruna, proporcionó vino, aceite y trigo gratis a los romanos a su costa. Gestionó con tanta prudencia las finanzas del Estado que, a su muerte, dejó un enorme superávit en el tesoro público, algo poco habitual en la antigua Roma.

Parte de este superávit parece estar relacionado con la aversión de Antonino a los proyectos de vanidad y a las guerras innecesarias. Al igual que muchos emperadores, era un constructor, aunque no en el grado de otros y sus proyectos de construcción no parecen haber sido diseñados para glorificarse a sí mismo, al menos no abiertamente. Y aunque durante su largo reinado estallaron varios conflictos, muchos fueron de carácter defensivo. Además, Antonino no trató de aumentar masivamente el dominio de Roma. Sólo se produjeron dos pequeños avances durante su mandato, en Britannia y Germania, pero parece que su razón de ser puede haber sido, al menos en parte, ajustar las fronteras para que los romanos pudieran defenderlas más económicamente.

Un emperador virtuoso

A diferencia de muchos de sus predecesores y sucesores, Antonino parecía preocuparse legítimamente por sus súbditos y el Estado. Estableció una dotación para apoyar a las niñas huérfanas y afectadas por la pobreza; prestó dinero personal a un tipo de interés del cuatro por ciento (un tipo bajo en la época) a los necesitados; no inició ninguna persecución cristiana, y trató de devolver el prestigio y el respeto al Senado. De hecho, su única gran metida de pata fue que rebajó el denario romano de plata en torno al cinco por ciento para financiar una gran celebración.

Aparte de este error, se podrían escribir volúmenes sobre las virtudes de Antonino. La mejor descripción de su vida es la de su sucesor, Marco Aurelio, que describió a Antonino como un hombre humilde, introspectivo y respetuoso con las libertades de los demás. Aurelio escribió: “Aunque todas sus acciones estaban guiadas por el respeto a los precedentes constitucionales, nunca se esforzó por conseguir el reconocimiento público de ello”.

El biógrafo de Antonio, Julio Capitolino, también escribió de forma elogiosa:

Casi el único de todos los emperadores [Antonino] vivió sin mancharse con la sangre de ciudadanos o enemigos, en la medida que estuviera dentro de sus capacidades.




  • Marc Hyden is a conservative political activist and an amateur Roman historian.