VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, mayo 1, 2024

6 consejos para leer libros de economía antiguos

Una cosa es tomar un libro y leerlo y otra muy distinta es entenderlo realmente.

Foto de Tamarcus Brown en Unsplash

Una cosa es tomar un libro y leerlo y otra muy distinta es entenderlo realmente. Intentar leer La riqueza de las naciones (1776) de Adam Smith u otros textos antiguos dará dolor de cabeza a muchos lectores no experimentados. La principal razón de esta confusión es el incomprensible inglés «King James» en que fueron escritas esas obras. Como resultado, los estudiantes confían en las interpretaciones de los profesores de algunos conceptos clave durante las clases y se centran en la lectura de literatura más contemporánea, más fácil de leer.

Sin embargo, hay una manera de leer estos libros pioneros y divertirse en el proceso. Estudiar a los antepasados de la economía es clave para entender cómo evolucionó la ciencia. Descubrirás que algunos de los principales problemas actuales -desde el proteccionismo hasta el capitalismo de amiguetes- fueron también algunas de las cuestiones clave debatidas hace más de 200 años. Las siguientes instrucciones están pensadas para estudiantes o simplemente para los aficionados a la economía. Sin embargo, algunas partes (especialmente el primer punto) pueden resultar útiles también para el individuo bien establecido en la profesión.

1. Leer versiones abreviadas/modernizadas

Una excelente fuente de textos económicos antiguos que han sido traducidos al inglés moderno es Early Modern Texts (EMT). Se trata de un sitio web completamente gratuito dirigido por el antiguo profesor universitario Jonathan Bennett. Puedes encontrar textos como La riqueza de las naciones (1776), La teoría de los sentimientos morales (1759) y Sobre la libertad (1859), así como otros clásicos, todos ellos escritos de forma más comprensible. Estas obras son increíblemente difíciles de leer en su forma original, e incluso el profesor de literatura inglesa más experto las encontraría todo un reto.

El Dr. Bennett también ofrece comentarios a lo largo del texto y explica ciertas palabras arcaicas para que el lector se sienta aún más cómodo durante la lectura. Todo esto se hace tratando de mantener el texto en su forma auténtica tanto como sea posible. También se omiten ciertas partes que pueden no ser tan relevantes para el lector medio. Existen otras muchas fuentes para encontrar ediciones abreviadas. Por ejemplo, Oxford University Press publicó recientemente una versión abreviada de El Capital de Karl Marx (1867).

2. Resúmenes de capítulos

Otra gran fuente que ayuda a explicar la literatura antigua capítulo por capítulo es Course Hero. Antes de conocer la EMT, intentaba leer cada capítulo de La riqueza de las naciones (1776) de Smith y luego leía el resumen del capítulo en Course Hero para comprender mejor ciertas partes que me resultaban difíciles de entender en mi lectura inicial. Otra posibilidad es leer el resumen del capítulo antes de leer el texto para familiarizarse con él de antemano.

Los resúmenes de capítulos son una forma estupenda de resumir partes del libro que son difíciles de leer, así como de comprender mejor cómo avanza el libro, ya que los resúmenes de capítulos suelen hacer conexiones con partes anteriores del libro (recuerda que se trata de libros de no ficción y, por tanto, no hay spoilers si lees un resumen de capítulo antes). Otras webs como MRUniversity y Shmoop ofrecen servicios similares.

3. Centrarse en los conceptos clave

La mayoría de los primeros libros de economía tienen entre 800 y 1 000 páginas. Si alguna vez has leído literatura de ficción antigua, sobre todo de la época victoriana, te habrás dado cuenta de que a los escritores de esa época les gustaba mucho escribir frases largas. Una de las razones es que los editores solían pagarles por palabra o letra. Por desgracia, lo mismo ocurre con la literatura de no ficción. No es necesario detenerse innecesariamente en un capítulo intrascendente de un libro que, para empezar, es difícil de entender. Por ejemplo, Smith dedica gran parte del capítulo 11 de su libro a hablar de la historia de los precios de la plata.

Se trata de un relato puramente histórico y no relacionado con la teoría monetaria. Como tal, es bastante tedioso de leer (también se omite en la versión modernizada de la EMT). Por otro lado, profundizar en el concepto de la mano invisible es indispensable para comprender plenamente los puntos de vista de Smith y el funcionamiento general del libre mercado. Utiliza Investopedia o fuentes similares para sacar los conceptos clave del libro cuando te sientas atascado. La idea es leer de manera eficiente, no leer tantas páginas como sea posible sólo por leer.

4. Leer sobre la historia del pensamiento económico

Revisar un libro sobre la historia del pensamiento económico es una forma estupenda de leer una versión más comprensible de algunas ideas más complejas. A menudo, además de ofrecer un relato puramente histórico, estos libros comparan los puntos de vista de varios economistas, lo que permite al lector ver las contribuciones directas que cada uno de ellos hizo al campo. Además de centrarse en figuras clave como Smith y Keynes, estos libros son bastante detallados y también se ocupan de ciertos «desvalidos», como Sismondi, o de líderes totalmente ajenos al campo de la economía que hicieron importantes contribuciones, como el reformador protestante Juan Calvino.

History of Economic Thought (1998), de Lionel Robbins, y los dos volúmenes An Austrian Perspective on the History of Economic Thought (1995), de Murray Rothbard, suelen considerarse clásicos dentro de este género.

5. No centrarse únicamente en la economía

La economía no se enseñó como asignatura oficial hasta 1805, por lo que no hay tantos libros de esta época que sean puramente económicos. Sin embargo, obras de otras disciplinas tocaban indirectamente temas económicos.

Derecho:

Frederic Bastiat – The Law (1849)

Oliver Wendell Holmes Jr. – The Common Law (1881)

Política:

Edmund Burke – Reflections on the Revolution in France (1790)

John Locke – Two Treaties on Government (1689)

Historia:

Lord Acton – The History of Freedom (1907)

Benjamin Constant – “The Liberty of the Ancients Compared with that of the Moderns” (1819)

Filosofía:

John Locke – A Letter Concerning Toleration (1689)

David Hume – Of the Balance of Trade (1752)

6. Familiarizarse con la época

Cuando Adam Smith escribió su obra magna, el mercantilismo estaba a la vanguardia de la política comercial. Era una forma activa de proteccionismo que quería mantener la mayor cantidad posible de oro en el país. La obra de Smith desacreditaba la idea de que el oro equivalía a riqueza y se centraba, en cambio, en la producción de bienes. El Informe sobre las manufacturas (1791) de Alexander Hamilton suele considerarse el manifiesto mercantilista. Por lo tanto, estar familiarizado con la época en que se publicó el libro sería útil para comprender sus conceptos. Paul Johnson y Neill Ferguson son dos grandes historiadores contemporáneos que tocan temas económicos a lo largo de sus escritos.

El Príncipe (1532) de Nicolás Maquiavelo es un buen ejemplo de libro que utiliza muchos ejemplos históricos para demostrar ciertos puntos al lector. Conocer cómo se gobernaba la Italia actual en aquella época, la familia Médicis y diversas normas locales es indispensable para comprender mejor un clásico tan atemporal.


  • Luka Nikolic is a Master’s student at the University of Ljubljana. He holds a Bachelor’s Degree in Business and Economics from the same University and his main interests are economics, politics, and finance. He was born in 1995 in Subotica, Serbia and is looking to pursue a career in investment banking.