VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, abril 2, 2023

4 consejos para construir estabilidad financiera ⎯ Cortesía de Noah Webster

No hay caminos seguros hacia la prosperidad. Pero tomar buenas decisiones en la vida puede ayudar.

Crédito de la imagen: iStock

Con la inflación, los precios y las quiebras bancarias en aumento en estos días, muchos de nosotros miramos con ansiedad hacia nuestros bolsillos y nos preguntamos qué haremos cuando inevitablemente llegue la crisis financiera. ¿Tendremos que empezar de nuevo con nuestro fondo de jubilación, o nos empobreceremos en cuestión de meses?

Puede que no haya una forma segura de protegernos completamente de una posible ruina, pero hay maneras de protegerse contra ella. Una de ellas está escondida en un oscuro rincón del libro de ortografía del fundador de Estados Unidos, Noah Webster. Bajo el título “Economía doméstica o la historia de los ahorradores y los no ahorradores”, Webster (1758-1843) cuenta la historia de dos hombres, uno un mago de las finanzas y el otro un fracasado.

Pero sus ganancias o pérdidas financieras no son el resultado de la suerte en la bolsa ni de ningún genio especial. No, su perspicacia financiera es más bien el resultado de las decisiones que tomaron en la vida, de lo que Webster deduce que la búsqueda de la riqueza material empieza por el carácter.

1. Al que madruga Dios le ayuda

Uno de los primeros pasos hacia la riqueza depende de la relación de cada uno con el despertador, da a entender Webster. El hombre ahorrativo y frugal se levanta con las gallinas, madruga y empieza el día. Sin embargo, esta acción sólo es posible porque se niega a quemar la vela por los dos extremos y se va a la cama a una hora razonable.

El hombre despilfarrador, sin embargo, no es una persona madrugadora, sino que se pone en marcha cada día sin prisas, lo que a la larga le produce gran consternación y angustia. Y aunque Webster no lo menciona, la naturaleza frenética y siempre rezagada del señor despilfarrador indica que la hora de acostarse estará muy lejos para cuando el reloj marque las 10 de la noche.

2. Un tonto y su dinero se separarán pronto

Cuando el Sr. despilfarrador por fin se levanta de la cama por la mañana, lo primero que hace no es ponerse a trabajar. En lugar de eso, salta al bar o se dirige al armario de los licores. Pero en lugar de animarle a afrontar las tareas del día como probablemente espera, explica Webster, la bebida embota su sensibilidad y le hace tirar el dinero.

Por el contrario, Webster describe al Sr. Frugal como alguien que “no frecuenta la taberna” ni “se bebe todo lo que gana en licores que no le hacen ningún bien”.

Es importante tener en cuenta que esta advertencia de Webster no se aplica necesariamente sólo al alcohol. El principio fundamental aquí es que el hombre ahorrativo considera a dónde van sus dólares ganados con esfuerzo y se asegura de que no está malgastando continuamente su sueldo en artículos que tienen poco valor duradero, o que disminuyen su capacidad para competir en el mundo laboral.

3. No desperdicies, no quieras

Cuando pensamos en despilfarro, a menudo pensamos en objetos que van al cubo de la basura, como comida vieja. Pero según Webster, el individuo ahorrador tiene cuidado de no desperdiciar su bien más importante: el tiempo.

Esto es especialmente cierto cuando el Sr. Frugal realiza sus tareas diarias. “Cuando está en el campo”, escribe Webster, “se mantiene firme en el trabajo, aunque no tan violentamente como para fatigar y agotar el cuerpo”. Tampoco malgasta su tiempo siendo constantemente el parlanchín del lugar de trabajo, contando historias y parándose a escuchar a los demás charlar en la fuente de agua.

Sin embargo, el tiempo se le escapa continuamente al Sr. Despilfarrador. De hecho, se retrasa continuamente, pero se muestra muy atareado mientras intenta ponerse al día. “Tiene mucha prisa”, escribe Webster, “se apresura a prepararse para el trabajo, y lo que se hace con prisa está mal hecho: “pierde parte del día en prepararse”.

Lamentablemente, no es sólo su tiempo el que se pierde en tales esfuerzos. Webster señala que otro efecto negativo de su pérdida de tiempo es que también desperdicia el tiempo de los que trabajan a sus órdenes, lo que probablemente se traduce en una mayor pérdida de beneficios para su empresa.

4. No hay ganancias sin dolor

Para el hombre ahorrador, la previsión rápida y la buena gestión son la clave de sus ganancias monetarias. Acepta las facturas que inevitablemente llegan, y luego las paga puntualmente. De este modo, evita los recargos y las multas, lo que le permite engrosar sus ahorros.

También mantiene sus posesiones en buen estado, “examinando las herramientas para ver si están en buen estado para los obreros”, vigilando “el estado de su casa, granero, parcela y ganado”. Al hacerlo, evita el pánico y la pérdida de tiempo en la que cae el Sr. Despilfarrador, ya que este último acaba en uno de esos escenarios de pesadilla en los que nunca se llega a ninguna parte:

“Cuando supone que está listo para comenzar el trabajo del día, descubre que no tiene las herramientas necesarias, o que algunas de ellas están averiadas: la reja del arado debe ser enviada a media milla a un herrero para que la arregle; uno o dos dientes de un rastrillo o el mango de una azada están rotos; o una guadaña o un hacha deben ser afilados.”

El resultado final

Con el tiempo, cada uno de estos pequeños esfuerzos se van sumando, y el Sr. Frugal se convierte en un hombre rico, propietario de una finca rentable “con varios cientos de acres de tierra, y cien cabezas de ganado.” El Sr. Despilfarrador, sin embargo, experimenta continuas pérdidas debido a sus malas elecciones, “arrastrando algunos años de decepción, miseria y pobreza.”

La diferencia entre los dos, escribe Webster, es “que un hombre gasta sólo el interés de su dinero, mientras que otro gasta el principal”.

La pregunta es, ¿qué hombre eres tú?

Debo confesar que, aunque muchos me considerarían un buen gestor del dinero, los retratos de despilfarrador y frugal me hacen ver mi propio reflejo con demasiada frecuencia en el segundo. Lo que me lleva a preguntarme si, en esta época de posible recesión económica, podríamos estar mucho mejor financieramente de lo que nos hacemos creer.

Todo se reduce a si tenemos el carácter -la diligencia, para ser precisos- de acercarnos a la vida caminando con las botas del Sr. Frugal


  • Annie Holmquist is a cultural commentator hailing from America's heartland who loves classic books, architecture, music, and values. Her writings can be found at Annie's Attic on Substack.