VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, octubre 20, 2021

4 aterradores gráficos muestran la rapidez con la que el gobierno federal norteamericano se dirige al desastre fiscal

Los estadounidenses acabarán pagando el precio de la imprudencia del gobierno federal.

Image Credit: Brian Riedl

La deuda nacional se acerca rápidamente a los $29 billones de dólares. El gobierno federal debe ahora la asombrosa cifra de $228.999 dólares por contribuyente. Mientras tanto, los políticos de Washington D.C. discuten si deben gastar $4.5 billones de dólares más o “sólo” $1.5 billones. Sin embargo, en el debate sobre la llamada bonanza del gasto en “infraestructuras” se ha omitido casi por completo el hecho de que el gobierno federal ya se encuentra al borde del precipicio fiscal, tal y como deja claro un nuevo análisis. 

Brian Riedl, del Manhattan Institute, acaba de publicar su Libro de Gráficos 2021, que presenta un panorama devastador de las finanzas del gobierno federal. Aquí hay 4 gráficos que muestran lo rápido que se está acercando al desastre presupuestario. 

1. La deuda nacional casi se duplicará desde 2019 hasta 2031

Crédito de la imagen: Brian Riedl, Manhattan Institute

Riedl estima la trayectoria de la deuda nacional, incluso bajo la suposición optimista de que no se añadan nuevos programas de gastos. No obstante, muestra que la deuda federal casi se duplicará en 2030.  

2. Las propuestas presupuestarias de Biden harían que la deuda nacional superara el 250% del PIB en 30 años

Crédito de la imagen: Brian Riedl, Manhattan Institute

Lo que importa no es sólo la cifra de la deuda total, sino cómo se relaciona con el tamaño global de nuestra economía, medido por el Producto Interno Bruto (PIB), que refleja cuánto produce Estados Unidos en un año. Ahora mismo ya estamos por encima del 100% de la relación entre deuda y PIB, lo que normalmente se considera una señal de alarma, pero con las adiciones propuestas por Biden a la base presupuestaria la deuda alcanzaría un asombroso 250% del PIB en 30 años. Así es: Estados Unidos debería 2.5 veces más de lo que genera anualmente. 

3. El aumento de los déficits en la Seguridad Social y el Medicare impulsan casi todo el aumento del déficit (no pandémico) para 2019-2031

Crédito de la imagen: Brian Riedl, Manhattan Institute

A algunos progresistas les gusta citar el gasto militar y los recortes de impuestos como impulsores de los problemas de déficit de la nación. (Y ciertamente hay mucho espacio para recortar el presupuesto de defensa). Sin embargo, la realidad es que los diversos programas de ayuda social del Estado con beneficios sociales son los que realmente están causando el problema. Riedl muestra que los futuros déficits proyectados hasta 2031 están impulsados principalmente por los enormes fondos que se necesitarán para evitar el colapso de la Seguridad Social y de Medicare.   

4. Los recortes de impuestos del 2017 son una contribución relativamente menor al aumento de los déficits

Crédito de la imagen: Brian Riedl, Manhattan Institute

No, no son los recortes fiscales de 2017 del Partido Republicano los que realmente están impulsando este problema. Sí, las reducciones de la tasas de impuestos a las corporaciones, los recortes del impuesto sobre la renta y otros cambios probablemente conducirán a que el gobierno federal recaude menos ingresos de los que tendría. Sin embargo, ese es un pequeño precio a pagar por reducir la dura carga del impuesto de corporaciones sobre los trabajadores y, en general, por permitir que los estadounidenses conserven más de su propio dinero. Y, como muestra Riedl, sólo contribuye de forma marginal al aumento vertiginoso de los déficits previstos. 

¿Por qué es importante todo esto?

Es posible que muchos estadounidenses vean estas cifras y gráficos y sientan que se aburren. Las pésimas finanzas del gobierno federal pueden parecer un tema abstracto o lejano. Pero a menos que el Congreso frene drásticamente su adicción al gasto, los estadounidenses sentirán las consecuencias en su vida cotidiana. 

En cuestión de años, los pagos anuales de intereses de la deuda que deben financiar los contribuyentes alcanzarán el billón de dólares. Si los tipos de interés aumentan aunque sea modestamente, esa suma podría dispararse. Ahora mismo, incluso antes de toda esta nueva deuda, los contribuyentes gastan $800 millones de dólares al día sólo en el servicio de los intereses de la deuda nacional. Seguir avanzando por este camino significará, en última instancia, un aumento masivo de los impuestos. 

También nos enfrentaremos a un crecimiento económico más lento y a una reducción de los salarios, ya que la deuda desplaza la inversión del sector privado y arrastra la economía.

“El gasto deficitario extrae recursos de la verdadera economía y no hay ninguna garantía de que el gobierno utilice estos recursos mejor que el sector privado”, dijo Veronique de Rugy, miembro del Mercatus Center, en una previa entrevista.

De hecho, muchos estudios muestran que una mayor deuda conduce a un menor crecimiento económico, es decir, a un menor crecimiento de los ingresos de los estadounidenses.

“Es probable que ya estemos pagando por el aumento de la deuda en forma de niveles de vida más bajos”, dijo de Rugy. “Y seguiremos sufriendo si seguimos así”.

Es más, seguimos a la espera de una crisis fiscal en un futuro próximo o a medio plazo. Según la Fundación Peter J. Peterson, los altos niveles de deuda federal significan un “mayor riesgo de una crisis fiscal” que “podría desestabilizar aún más la economía estadounidense y erosionar la confianza en la moneda estadounidense a escala internacional”.

Así que los votantes deberían encontrar las tendencias expuestas por las revelaciones de Riedl profundamente preocupantes. Si el gobierno federal no pone su casa en orden, serán los estadounidenses comunes, y no los políticos, los que acaben pagando el precio.   

Haz clic aquí para ver el informe completo de Brian Riedl.