VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, enero 20, 2021

3 evidentes problemas con el nuevo paquete multimillonario de Joe Biden para enfrentar el COVID-19

Cualquier paquete legislativo destinado a reactivar la economía no debería incluir políticas que catapulten el desempleo de millones de personas.

Image Credit: YouTube screenshot

El jueves por la noche, Joe Biden presentó una amplia propuesta de 1,9 billones de dólares más en gastos para el alivio y estímulo de la economía por COVID-19. 

“Creo que tenemos una obligación moral”, dijo Biden durante un discurso en Delaware anunciando el plan. “En esta pandemia en Estados Unidos, no podemos dejar que la gente pase hambre, no podemos dejar que la gente sea desalojada, no podemos ver a las enfermeras, educadores y otros perder sus trabajos, los necesitamos tanto”. Debemos actuar ahora, y debemos actuar con decisión”.

Es una propuesta masiva, y cualquier texto legislativo final basado en ella sería sin duda cientos de páginas (si no miles). Pero aquí están algunas de las principales disposiciones del paquete: 

  • 1.400 dólares adicionales en cheques de “estímulo” para la mayoría de los estadounidenses, aumentando los pagos de 600 a 2.000 dólares. 
  • Renovación y aumento de los beneficios de desempleo ampliados que extienden los pagos a nuevas clases de trabajadores hasta septiembre de 2021. La propuesta de Biden añadiría 400 dólares a la semana en pagos federales, además de los beneficios existentes a nivel estatal.
  • Ampliación del crédito fiscal por hijos y del crédito fiscal por ingresos de trabajo. 
  • Aumento de los beneficios de cupones para alimentos.
  • Un salario mínimo de 15 dólares en todo el país.
  • Extensión de la moratoria de desalojo del gobierno federal.
  • 350.000 millones de dólares para los gobiernos locales, estatales y comunitarios.
  • 160.000 millones de dólares para la distribución de vacunas y otras medidas sanitarias por el COVID-19. 
  • Permiso pagado para millones de trabajadores, gran parte del cual sería pagado por los contribuyentes.

El derroche de gastos propuesto por Biden se produce en el contexto de que el gobierno federal ya ha gastado la asombrosa suma de 3 billones de dólares y más en esfuerzos para el alivio y estímulo de la economía ante el COVID-19. Muchas de las diversas iniciativas económicas del gobierno han demostrado ser ineficaces y estar plagadas de fraude, pero el plan de Biden simplemente duplicaría este enfoque y vertiría más dinero en él. 

Por supuesto, los defensores dirían que el gobierno tiene el deber moral y prudencial de intervenir y dirigir la economía para sacarla de los números rojos. “Este [plan] lleva el dinero rápidamente a los bolsillos de millones de estadounidenses que lo gastarán rápidamente”, dijo Biden.

Pero aquí hay tres problemas claves con la propuesta multimillonaria de Biden.

1. Ignora la raíz de la causa de nuestro malestar económico

A pesar de ser aparentemente un proyecto de ley para el alivio por el COVID-19, la propuesta de Biden ignora en gran medida la causa fundamental de nuestra aflicción económica: los cierres del gobierno y las restricciones a la economía. Los grandes centros económicos como California y Nueva York permanecen en gran parte bloqueados, con negocios cerrados y la gente confinada en sus casas. (A pesar de la amplia y creciente evidencia de que los cierres severos no son una táctica efectiva de contención para el COVID-19).   

La desafortunada verdad es que el gobierno federal podría aprobar un proyecto de ley de estímulo de 100 billones de dólares y aún así no podría revivir una economía que está encadenada por las restricciones del gobierno local.

“Si los estados levantaran los cierres draconianos, no tendríamos que volver a visitar las conversaciones sobre el gasto de estímulo”, argumentó la congresista republicana Lisa McClain. “Necesitamos más trabajos, no más rescates del gobierno”.

2. Incluye disposiciones que matan el trabajo y desalentarían el empleo

Uno podría asumir comprensiblemente que un proyecto de ley para el alivio económico por el  COVID-19 debería promover el trabajo y el crecimiento del empleo, no matarlo. Pero la propuesta de Biden cambia esta suposición.

Al mismo tiempo que el presidente electo promete llevar a la nación a la renovación económica, propone la expansión de un ultra generoso sistema de beneficios de desempleo para los próximos 7 meses. Es Economía 101, y una cuestión intuitiva de incentivos básicos, en realidad, que los programas del gobierno que hacen el desempleo más atractivo -en muchos casos este programa expandido pagaría cerca o más que el trabajo regular de la gente- perjudican el crecimiento de los empleos y prolongan el desempleo.

Los economistas Casey Mulligan y Stephen Moore estiman que el proyecto de ley Biden destruiría al menos 4 millones de empleos debido a los desincentivos laborales que crearía. ¿Qué les parece eso como “estímulo”?

Y la inclusión de un salario mínimo federal de 15 dólares es igualmente contraproducente. 

Incluso dejando de lado la objeción de que tal prioridad partidista no debería deslizarse en un paquete de emergencia por COVID-19, la política por sus méritos solamente aplastaría a las pequeñas empresas. Una encuesta reciente encontró que casi el 60% de los propietarios de pequeñas empresas dijeron que no esperan que su empresa sobreviva hasta junio de 2021. Aumentar los salarios – a menudo el mayor gasto de una empresa – sería sin duda un golpe mortal para muchas de estas empresas.

“Si realmente quería crear más puestos de trabajo durante esta pandemia, ¿por qué imponer un costoso salario mínimo de 15 dólares a las pequeñas empresas?” El congresista republicano Greg Murphy preguntó. “Este es sólo otro ejemplo de los progresistas tratando de aprobar su agenda liberal bajo el disfraz de alivio de COVID-19”.  

Un salario mínimo federal de 15 dólares también perjudicaría a los trabajadores directamente al matar millones de empleos. Es economía básica que cuando el costo de un servicio sube, se exige menos. Por lo tanto, no es sorprendente que la Oficina Presupuestaria del Congreso, que no es partidista, haya proyectado que un salario mínimo federal de 15 dólares eliminaría entre 1.3 y 3.7 millones de puestos de trabajo.

Cualquier paquete legislativo destinado a reactivar la economía no debería incluir políticas proyectadas para dejar a millones de personas sin trabajo.

3. Envía cientos de miles de millones del dinero de los contribuyentes a personas no necesitadas

Otra falla evidente que afecta al paquete de Biden es que gran parte de sus gastos no irían a los necesitados o a los realmente empobrecidos por la crisis de COVID-19 y los cierres, sino a los norteamericanos ricos o acomodados. Considere el deseo declarado del presidente electo de enviar más cheques de “estímulo”, por ejemplo.

Podemos asumir con seguridad que Biden usaría los mismos o similares requisitos de elegibilidad que los demócratas de la Cámara de Representantes hicieron con su proyecto de ley para enviar cheques de 2.000 dólares. Bajo este escenario, los contribuyentes estarían en el anzuelo por los miles de millones enviados a las familias ricas. Como el economista Peter Jacobsen y yo explicamos anteriormente para la Fundación para la Educación Económica FEE

El Comité para un Presupuesto Federal Responsable, Marc Goldwein, examinó la propuesta de los demócratas de la Cámara de Representantes de impulsar la legislación de los cheques de estímulo. Informó que un adulto soltero con un salario de 100.000 dólares obtendría 750 dólares por cortesía de los contribuyentes de EE.UU., incluso si sus (bastante considerables) ingresos no se han visto afectados en absoluto. Una pareja casada con 3 niños con un ingreso familiar de 200.000 dólares obtendría 7.500 dólares en dinero de los contribuyentes.

Estos son sólo dos ejemplos. Pero es cierto, en términos generales, que estas propuestas rociarían miles de millones de dólares -financiados por nuestros impuestos y deudas- a personas acomodadas cuyo empleo no ha sido afectado negativamente por los cierres de COVID-19.

En una línea similar, el paquete de Biden asigna cientos de miles de millones en dinero de los contribuyentes para rescatar a los gobiernos estatales y locales mal administrados. 

“Este es un paquete de rescate para los estados azules por sus malas políticas, por sus políticas de cierre”, explicó el congresista republicano Michael Waltz, que representa a Florida. Después de todo, en marcado contraste con el estado natal de Waltz, en California y Nueva York las draconianas políticas de cierre han causado una crisis presupuestaria. (Lo que no han causado es mucha mejoría de la pandemia, que es mucho peor en California y Nueva York que en Florida). 

“Tienen que llenar ese agujero”, dijo Waltz. “Los estados tienen que equilibrar su presupuesto, no el gobierno federal. Así que el AOC y ahora Joe Biden van a la gran alcancía en el cielo que imprime dinero sin parar”. 

Basta con decir que no es justo ni prudente obligar a los contribuyentes federales a rescatar a los estados de las consecuencias de sus malas decisiones. El alivio que esos estados realmente necesitan es el alivio de las políticas empobrecedoras de sus gobiernos.

La cereza del pastel: Usar la crisis para expandir el poder del  gobierno

El nuevo plan de estímulo de Biden puede ser una salva inicial en las negociaciones. Muchas de las disposiciones anteriores podrían no llegar al proyecto de ley final que el Congreso termine considerando. Pero la propuesta radical del presidente electo todavía ofrece al público un ejemplo evidente de un principio intemporal: Los políticos siempre explotarán una crisis para expandir su poder.

Este es el peligro que el economista Robert Higgs identificó en su trabajo seminal Crisis y Leviatán como “el efecto escala”.

Higgs mostró cómo a lo largo de la historia, las crisis han sido utilizadas para excusar las tomas de poder del gobierno. Después de cada crisis, el gobierno suelta parte del poder, pero nunca todo. Como resultado, el poder del gobierno federal (el Leviatán) se ha “incrementado”, crisis tras crisis, a lo largo de los últimos cien años.

Por lo tanto, los estadounidenses no deben tratar la propuesta para el estímulo por el COVID-19 de Biden como los términos y condiciones de servicio de una aplicación y simplemente aceptarla después de un breve repaso. Debemos protegernos de las grandes tomas de poder por parte del gobierno y de las intervenciones económicas radicales que se nos imponen en nombre de la respuesta a la crisis.