VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, marzo 31, 2024

Ya se conocen los resultados del nuevo salario mínimo de 20 dólares para la comida rápida en California

Miles de puestos de trabajo ya han sido eliminados por la ley de California para aumentar el salario mínimo a $20 para los trabajadores de restaurantes, que entra en vigor el 1 de abril.


Durante ocho años, Michael Ojeda repartió comida para un Pizza Hut en Ontario, California, utilizando los ingresos que recibía para mantener a su familia.

En diciembre, el joven de 29 años recibió una carta de la franquicia de pizzas en la que se le informaba de que en febrero se ponía fin a su relación laboral. La noticia le conmocionó. 

“Pizza Hut ha sido mi carrera durante casi una década y me la han quitado sin apenas avisar”, afirma Ojeda, cuya historia ha sido destacada recientemente por el Wall Street Journal.

Ojeda parece ser sólo una de las miles de víctimas de una nueva ley de California que aumentará el salario mínimo de los trabajadores de la comida rápida a 20 dólares la hora el 1 de abril para todas las cadenas de restaurantes que tengan al menos 60 locales en todo el país.

Ganar 20 dólares en lugar de 15 parece una victoria, pero la economía demuestra que no existe el almuerzo gratis. Los legisladores de California acaban de demostrarlo.

Cuando sube el salario mínimo, el dinero para pagar a los trabajadores tiene que salir de algún sitio, y normalmente proviene de tres lugares: precios de consumo más altos, reducción de costes laborales en otras áreas (menos trabajadores, menos horas, prestaciones reducidas, etc.), y menores beneficios y gastos de capital.

Muchos defensores del salario mínimo quieren centrarse sólo en este último punto (los beneficios) e ignorar las demás consecuencias adversas de esta política. Pero los acontecimientos de California demuestran que es un error.

Franquicias de restaurantes como Chipotle, Jack in the Box y McDonald’s ya han anunciado que subirán los precios para cubrir el aumento de los costes laborales, que se espera que aumenten en unos 250.000 dólares por local para muchos de estos restaurantes (aunque la economía aquí es matizada).

Pero el aumento de los precios de los menús no es la única respuesta de los restaurantes californianos. Los registros presentados al Estado muestran que Pizza Hut y Round Table Pizza planean despedir a casi 1.300 repartidores. Otras cadenas están tomando medidas similares, y muchos restaurantes han dejado de contratar a nuevos trabajadores.

Esto no es inesperado. Los críticos de la ley predijeron que daría lugar a menos empleo, y eso es exactamente lo que ha sucedido.

“California tenía 726.600 personas trabajando en comida rápida y otros restaurantes de servicio limitado en enero”, informa el Wall Street Journal, “un 1,3% menos que en septiembre pasado, cuando el estado respaldó un acuerdo para el aumento de los salarios.”

Esta no es la única forma en que los restaurantes reducirán los costes laborales, por supuesto. También están sobre la mesa recortes de prestaciones, menos horas y un cambio hacia la automatización. Pero los despidos en los restaurantes californianos son lo que más atención está generando actualmente, y con razón.

El trabajo no es sólo un sueldo. Para muchos, es algo que aporta significado, una idea que el autor David Sturt exploró en su exitoso libro Great Work (Gran trabajo), en el que demostró que incluso los llamados “trabajos poco glamurosos” suelen proporcionar un propósito y un sentido de la responsabilidad a quienes los desempeñan.

Esta es una de las razones por las que los investigadores afirman que perder un trabajo puede ser psicológicamente devastador. Destruye ese sentido del propósito y, al mismo tiempo, priva a la gente del mayor antídoto contra la pobreza: un empleo.

Esto no es mera retórica. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales muestran que sólo el 4% de las personas que pasan al menos 27 o más semanas al año en la población activa se sitúan por debajo del umbral de la pobreza (frente al 12.4% global). Los datos del censo muestran que la tasa desciende al 2.4% para quienes trabajan a tiempo completo todo el año.

No es exagerado decir que un empleo es el camino más importante para salir de la pobreza.

Por eso tantos economistas lamentan las leyes de salario mínimo. Reducen el empleo al aumentar el coste de la mano de obra por encima del valor que el trabajador puede aportar al empresario. Por eso las leyes de salario mínimo tienden a recaer con más fuerza sobre los trabajadores más vulnerables de la sociedad, enviando a la cola del paro a los que tienen menos cualificaciones y pueden ofrecer menos valor a los empresarios.

“Sólo hay una manera de considerar una ley de salario mínimo: es desempleo obligatorio, y punto”, afirmó el economista Murray Rothbard.

Si lo dudan, piensen en Ojeda, que, tras ocho años como conductor de Pizza Hut, fue despedido sin contemplaciones. El salario y las propinas que recibía como conductor han desaparecido, y recientemente ha solicitado el subsidio de desempleo.

No está claro cómo Ojeda seguirá manteniendo a su madre y a su pareja. Pero sí lo está cómo llegó hasta aquí: Los legisladores californianos prohibieron su trabajo por presumir de saber cuál es el salario “justo” para los trabajadores de restaurantes.

Ahora, la legislatura californiana se apresura a establecer exenciones adicionales para los restaurantes.

Para Ojeda y los otros miles de trabajadores de la comida rápida que se han quedado sin trabajo por la ley de California, ya es demasiado tarde. Y estas pérdidas de empleo revelan la verdad del famoso adagio del economista Thomas Sowell: el salario mínimo real es de 0 dólares.

Este artículo apareció originalmente en The Washington Examiner.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.