VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, febrero 14, 2020

¿Y si la caridad reemplazara los impuestos?

Tal vez si el gobierno exigiera menos (coercitivamente), la gente daría voluntariamente más.


La atención de la salud y la educación, entre otros, se han considerado tan importantes que la mayoría de los gobiernos actuales hacen un enorme esfuerzo para proporcionarselos a las personas con ingresos inadecuados. Seguramente, sería una locura negar lo importante que son estos bienes.

En una encuesta realizada en 2016 por la Universidad de Indiana y la Universidad de Purdue en Indianápolis (IUPUI) titulada “The 2016 US Trust Study of High Net Worth Philanthropy”, se le pidió a los individuos que seleccionaran las cuestiones de la política pública que más les importaban. Los dos temas principales fueron precisamente la atención sanitaria (29%) y la educación (28%).

Estableceremos aquí una premisa audaz: las entidades privadas subsidiadas por la caridad son normalmente más eficaces que las entidades públicas.

Sin embargo, ¿la publicidad a través de la actividad estatal es la única o la mejor manera de proporcionar esos servicios a los pobres? ¿Tenemos alternativas? ¿Y la caridad? ¿No podría la caridad sustituir a los impuestos? Podría… y con sólidas ventajas.

Hay cuatro razones principales para ello: moral, política, financiera y psicológica.

Comencemos con el alegato moral

¿Son los impuestos tan diferentes de la caridad? Bueno, sacar nuestra billetera para donar dinero a una organización no gubernamental (responsable de ofrecer salud o educación) es diferente a abrir nuestros bolsillos a los señores de los impuestos que nos amenazan: “¡Si no pagas tus impuestos, acabarás en la cárcel!” Tenemos aquí una fuerte diferencia moral entre un acto forzado y un acto voluntario: los impuestos son coacción, mientras que la caridad es benevolencia.

De hecho, los países ricos que se adhieren a un modelo de Estado con beneficios sociales y (por supuesto) a una alta fiscalidad no son los más generosos. Según las clasificaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Francia tiene la mayor proporción de impuestos en relación con el PIB en el mundo (46 %), seguida de Dinamarca (46 %) y Bélgica (44,6 %).

Cuando comprobamos el Índice Mundial de Donación de la Fundación de Ayuda Caritativa (CAF), Francia está en el 72º lugar en la lista de generosidad, Dinamarca en el 24º y Bélgica en el 39º. Por otro lado, la proporción de los impuestos de Irlanda con respecto al PIB es del 22,8 % , y la de los Estados Unidos es del 27,1%. Irlanda está en quinto lugar en el índice de donaciones mundiales de la CAF, y los Estados Unidos en cuarto lugar. Interesante, ¿no?

A continuación, podemos esgrimir un alegato político

Existe un enorme riesgo al permitir la expansión de las fuerzas del Estado, incluso cuando se trata de áreas tan importantes como la atención sanitaria y la educación.

La educación pública abre una vía a la imposición de la hegemonía cultural a través del adoctrinamiento. Si la educación es proporcionada por varias entidades independientes (patrocinadas por la caridad), es más difícil controlarla. Pero cuando la educación se centraliza en las manos del Estado (costeada por los impuestos), se convierte fácilmente en un aparato ideológico, haciendo realidad los sueños de Antonio Gramsci y Louis Althusser.

El gobierno se gana el poder de decirnos qué comer y beber, cómo conducir o manejar, qué podemos hacer o no, y más.

Una vez las fuerzas públicas asuman la responsabilidad de la atención sanitaria, la vida se somete a cálculos explícitos del poder del Estado, con lo que Michel Foucault y Giorgio Agamben llamaron biopoder o biopolítica: La vida misma se convierte en un objeto a disputar para obtener el poder. Como resultado, los individuos ven la desaparición de cualquier límite contra la intervención pública en sus vidas. El gobierno obtiene el poder de decirnos qué comer y beber, cómo montar o conducir, qué podemos hacer o no, y más.

Nos lleva a un alegato financiero

Estableceremos aquí una premisa audaz: las entidades privadas patrocinadas por la caridad son normalmente más eficaces (son más baratas o tienen un mejor perfil de costo-beneficio) que las entidades públicas. Pueden hacer lo mismo con menos recursos.

Por ejemplo, en Brasil, tenemos universidades públicas y privadas. Las investigaciones demuestran que un estudiante de una universidad privada brasileña cuesta un 60% menos que en una universidad pública. Tal vez los países pobres podrían hacer más con menos dinero si invirtieran en el sector privado y pensaran en cómo promover la caridad en lugar de depender sólo de los servicios públicos y los impuestos.

“Quizás si el gobierno exigiera menos (coercitivamente), la gente daría más voluntariamente”.

Quizás si el gobierno exigiera menos (coercitivamente), la gente daría más voluntariamente.

La encuesta de la IUPUI de 2016 preguntó a la gente rica qué harían si se eliminaran los impuestos. ¿Qué crees que dijeron? El 17% indicó que aumentarían la cantidad que dan a las donaciones, y el 6% dijo que aumentarían drásticamente (el 72% se mantendría igual, y sólo el 5% reduciría la contribución). En 2013, las cifras estaban aún más a favor de la caridad: el 47% se mantendría igual, el 31% aumentaría y el 18% aumentaría drásticamente.

Teniendo en cuenta que esta gente rica daría más dinero y que podemos hacer más con menos (invirtiendo el dinero donado en el sector privado), ¿por qué no podemos creer que la caridad es una alternativa financieramente viable? Como dice el eslogan de un famoso político: iSí, podemos!

Por último (pero no menos importante), un alegato psicológico

Varios psicólogos sociales, entre ellos Elizabeth Dunn, sostienen que las personas que dan dinero a la caridad son más felices que las que no lo hacen. Y podemos ver los beneficios de dar un donativo cuando las personas sienten una verdadera conexión con aquellos a quienes  están ayudando y pueden fácilmente imaginar el impacto que están haciendo en la vida de esos individuos.

Por ejemplo, UNICEF es una organización benéfica tan grande y amplia (¿no se parece al Estado?) que puede ser difícil darse cuenta de cómo nuestra pequeña donación hará una diferencia. ¿Qué es lo que pasa? El retorno emocional de la inversión se elimina cuando la gente da dinero a UNICEF (imagina lo que pasa cuando “damos” el dinero al Estado). Esto sugiere que simplemente dar dinero a una caridad que vale la pena (o al Leviatán) no es suficiente. Necesitamos ser capaces de imaginar cómo exactamente nuestro dinero va a tener impacto.

Se podría decir que necesitamos encontrar una manera de demostrar los resultados de la recaudación de impuestos y hacer que el Estado sea mejor en la prestación de servicios públicos.

La encuesta de la IUPUI confirma esta afirmación. Discutiendo las motivaciones de las donaciones caritativas, los donantes dieron tres razones principales: 1) Creían en la misión de la organización (54%); 2) Creían que su donación podía marcar la diferencia (44%); 3) para la satisfacción, el disfrute o la realización personal (38%).

Además, el estudio demostró que las personas tienen más confianza en los individuos (el 87% informó de “algo” o “mucho”) y en las organizaciones sin fines de lucro (el 86% informó de “algo” o “mucho”) para resolver problemas sociales o mundiales. Una proporción considerable de los entrevistadores tenía “apenas” confianza en el poder legislativo (58%), el poder ejecutivo (46%) y los gobiernos estatales o locales (41%).

Se podría decir que hay que encontrar la manera de mostrar los resultados de la recaudación de impuestos y mejorar la prestación de servicios públicos por parte del Estado (en un análisis de costo-beneficio). Bueno, incluso con estas mejoras, ¿qué pasa con el alegato moral? ¿Seguiremos actuando por la fuerza? Y si se piensa que la gente paga impuestos voluntariamente, ¿qué pasa con el alegato político? ¿Seguiremos dando lugar al intervencionismo? Aunque los defensores de los impuestos se niegan a admitirlo, estas preguntas siguen sin tener respuestas satisfactorias.

Al final del día…

Solíamos pensar que ayudar a los demás era algo que todos debían hacer. Y así es. Pero mientras pensemos en ello como una obligación legal (materializada en impuestos), seguiremos siendo incapaces de crear conexiones significativas entre los individuos y, por lo tanto, incapaces de afrontar los desafíos que hoy parecen abrumadores, como la forma de proporcionar asistencia sanitaria y educación en los países pobres.

Si queremos hacer más y mejor trabajo, debemos dejar de ver al Estado (y a los impuestos) como el único medio de hacer las cosas en la sociedad.


  • Jean Vilbert holds a Bachelors and a Masters of Law. He is currently a Judge, Writer and Professor in São Paulo, Brazil. He has been teaching Philosophy of Law, History of Law and Law and Economics. You can reach him on Twitter @jean_vilbert