VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, mayo 17, 2024

Una TikToker explica (accidentalmente) la teoría monetaria moderna

Si no has aprendido el concepto económico de escasez, es posible que realmente creas que la expansión de la oferta monetaria no tiene costos.


Recientemente, Internet se divirtió burlándose de una joven influencer de TikTok que dijo que la solución a los crecientes problemas fiscales de Estados Unidos era simplemente imprimir más dinero.

“EE.UU. está endeudado. Todo el mundo está endeudado. ¿Por qué no imprimimos más dinero?”, preguntó. “Basta con poner en marcha las impresoras”.

Este tipo de pensamiento económico es vergonzoso, pero tal vez es de esperar de una TikToker que nunca ha estudiado economía o leído historia.

Si no has aprendido el concepto económico de la escasez, es posible que creas que ampliar la masa monetaria no tiene costes. Si no has asistido a una clase sobre la hiperinflación en la Alemania de Weimar, la Hungría de los años 40 o cualquier otro ejemplo, es posible que no sepas apreciar los efectos perniciosos de la inflación.

Lo que es más preocupante es cuando tales ideas son presentadas por personas que tienen poder e influencia. Un ejemplo de ello es Jared Bernstein, actual presidente del Consejo de Asesores Económicos, que recientemente afirmó que “el gobierno de Estados Unidos no puede quebrar porque podemos imprimir nuestro propio dinero”.

La entrevista procede de Finding the Money, un nuevo documental centrado en el esfuerzo de la economista Stephanie Kelton por “replantear el debate sobre la deuda nacional”. Kelton es la principal defensora de la teoría monetaria moderna, una escuela marginal de economía que sostiene que no hay límites al gasto público porque Estados Unidos tiene su propio banco central y, por tanto, puede imprimir todo el dinero que quiera.

Por supuesto, Bernstein no se equivoca al afirmar que la Reserva Federal puede imprimir dinero a su antojo, pero no puede hacerlo sin consecuencias, algo que no menciona. Y las cosas empeoraron con su respuesta incoherente y farragosa a una pregunta sobre por qué el gobierno federal pide dinero prestado si puede simplemente imprimir dólares.

“Algunos de los términos y conceptos [de la TMM] son confusos”, dijo. “Quiero decir, el gobierno definitivamente imprime dinero y definitivamente presta ese dinero, por lo que el gobierno definitivamente imprime dinero y luego presta ese dinero mediante la venta de bonos. ¿Es eso lo que hacen? ¿Venden bonos?”

No está claro si Bernstein está de acuerdo con Kelton en que imprimir cantidades interminables de dinero está bien porque la Reserva Federal no puede quedarse sin dinero (igual que un carpintero no puede quedarse sin pulgadas o un estadio no puede quedarse sin puntos). Lo que es tristemente evidente es que Bernstein tiene un conocimiento deficiente del funcionamiento de la Reserva Federal.

Muchos han hecho hincapié en el hecho de que Bernstein ni siquiera tiene un título en economía a pesar de que es presidente del Consejo de Asesores Económicos. Pero el hecho de que Bernstein sea licenciado en música en lugar de en economía no es el problema. No es un problema de credenciales (Kelton tiene un doctorado en economía, después de todo). Es un problema de no comprender la economía básica.

Cuando el líder del Consejo de Asesores Económicos tiene que preguntar a su entrevistador cómo se venden los bonos del Tesoro, tenemos un problema. Pero la incapacidad de Bernstein para explicar por qué la Reserva Federal no puede imprimirse a sí misma la prosperidad es peor.

Contrariamente a lo que dice Bernstein, no hay nada “confuso” en la TMM. Es una escuela de economía en bancarrota que cree que la solución a la deuda nacional de 35 billones de dólares es dejar de preocuparse por los déficits y simplemente imprimir más dinero para hacer frente a los déficits de financiación.

Como señalaba un perfil de Kelton en el New York Times, los discípulos de la MMT consideran que “¿cómo lo pagarás?” es una pregunta insípida. Porque los que imprimen dinero hacen brrrrr.

Resulta chocante que Bernstein no pudiera simplemente explicar que imprimir dinero no resuelve la realidad de la escasez, la idea económica de que nunca hay suficientes cosas -mercancías, productos, servicios, etc.- para satisfacer nuestros infinitos deseos.

La Reserva Federal no es una gallina de los huevos de oro, e imprimir dinero no añade recursos ni productos a una economía. Expandir la oferta monetaria más rápido de lo que una economía produce nuevos bienes y servicios es lo que causa la inflación (si utilizamos mal el término para describir el aumento de los precios frente a la expansión de la oferta monetaria).

“Las causas de la inflación no son, como se dice tan a menudo, ‘múltiples y complejas'”, escribió Henry Hazlitt, el autor de La economía en una lección, “sino simplemente el resultado de imprimir demasiado dinero”.

Esta debería haber sido la respuesta de Bernstein, o al menos parte de ella, sobre los peligros de la TMM. Que no lo fuera sugiere que demasiadas personas en Washington están abrazando un pensamiento (y una política) económica que está aterradoramente cerca de la del influencer de TikTok que dice: “Simplemente pon en marcha las impresoras.”

Este artículo apareció originalmente en The Washington Examiner.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.