VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 14, 2024

Un mercado educativo sólido significa que algunas escuelas fracasarán

Cualquier intento de controlar la creación de nuevas escuelas o de crear "barandillas" en torno a ellas sólo frenará el progreso educativo y obstaculizará el espíritu emprendedor y la innovación.

Crédito de la imagen: WOKANDAPIX - Pixabay

Hace un par de años, presentaba una ponencia en una pequeña conferencia sobre educación en Nueva York cuando alguien me preguntó cuál podría ser un indicador de éxito para un mercado educativo dinámico y descentralizado.

“Cuando veamos que algunas escuelas cierran”, respondí.

En un mercado libre de la educación, los padres son los clientes. Si no están satisfechos con la oferta de una escuela concreta, pueden marcharse y lo harán, igual que dejarían de utilizar cualquier otro producto o servicio que no cumpliera sus expectativas. Si un número suficiente de padres no están satisfechos y se marchan, la escuela cerrará. Esta es la señal de un mercado educativo vibrante y competitivo. Es la última medida de responsabilidad.

Quizá sea porque la verdadera rendición de cuentas en el sistema educativo es tan rara que, cuando se produce, puede suscitar preocupación. Ese fue el caso de una nueva microescuela de Virginia Occidental que cerró tras unos pocos meses de funcionamiento. Los padres no estaban contentos con el programa de sus hijos, así que exigieron, y recibieron, un reembolso y la escuela cerró. Fue un ejemplo de que el mercado funciona bien, no mal. Como escribió el Premio Nobel de Economía Friedrich Hayek en Camino de servidumbre: “Nuestra libertad de elección en una sociedad competitiva descansa en el hecho de que, si una persona se niega a satisfacer nuestros deseos, podemos recurrir a otra”.

Aun así, este pequeño fracaso empresarial hizo saltar las alarmas porque las familias que asistieron a la microescuela recibieron fondos a través del nuevo programa de elección escolar de Virginia Occidental, la cuenta de ahorro educativo (ESA, por sus siglas en inglés) Hope Scholarship, que permite a las familias acceder a una parte de la financiación educativa asignada por el Estado para utilizarla en diversos gastos educativos, incluidas las microescuelas. 

“Aclamadas por los republicanos e impulsadas por la expansión de las ESA, las microescuelas funcionan en hogares, tiendas e iglesias con cierta libertad respecto a la supervisión gubernamental. Pero el episodio de Virginia Occidental demuestra que gestionar esa libertad y mantener al mismo tiempo la responsabilidad pública puede ser un difícil ejercicio de equilibrismo…”, informó recientemente Linda Jacobson, de The 74, añadiendo que la oficina del Tesorero del Estado está llevando a cabo una investigación y algunos defensores están pidiendo “barandillas” en torno a la iniciativa empresarial educativa.

Sin embargo, la “responsabilidad pública” en este caso fue plena e inmediata, gracias a un mercado educativo descentralizado y competitivo. Los padres se marcharon, recuperaron sus becas Hope y la escuela cerró. Esto dista mucho de las escuelas públicas de Virginia Occidental, supuestamente responsables ante los contribuyentes, que se encuentran entre las de peor rendimiento del país y, sin embargo, cuentan con presupuestos cada vez mayores.

“La elección de escuela tiene éxito en el crecimiento de las buenas escuelas y el cierre de las malas”, dijo Katie Switzer, una madre de Virginia Occidental y ardiente partidaria de las políticas de elección de escuela como la Beca Hope. “¿Cuánto tiempo cree que tardaría una escuela pública tradicional con malos resultados en cerrarse o reformarse? Seguramente más de unos meses”, me dijo, refiriéndose a la rapidez con que cerró la indeseable microescuela.

De hecho, las políticas de elección de escuela pueden ayudar a acelerar el espíritu empresarial en la educación, catalizar la innovación y la experimentación, y hacer que las nuevas escuelas K-12 y los espacios de aprendizaje sean más accesibles a más familias. A veces, estas nuevas escuelas y espacios fracasarán, al igual que el 20% de todas las empresas estadounidenses lo hacen en sus dos primeros años, y casi la mitad en sus cinco primeros años. Pero sin duda es mejor dejar que las malas escuelas fracasen que preservar el statu quo, que las mantiene abiertas a perpetuidad.

El fracaso de las microescuelas de Virginia Occidental demuestra una característica del libre mercado, no un defecto. La gran fuerza del enfoque de mercado es que las personas libres pueden elegir libremente productos y servicios acordes con sus necesidades y preferencias individuales y llevar su negocio a otra parte cuando no están satisfechas. 

Cualquier esfuerzo por controlar la creación de nuevas escuelas o crear “guardarraíles” a su alrededor sólo frenará el progreso educativo y obstaculizará el espíritu empresarial y la innovación. Como nos recuerda el economista Milton Friedman “En la mayoría de los argumentos contra el libre mercado subyace una falta de creencia en la propia libertad”. Creamos en la libertad, en la educación y más allá.


  • Kerry McDonald es Escritora Asociada Senior en Educación en FEE y conductora del podcast semanal LiberatED (disponible en inglés). Es autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). Además de su posición en FEE, Kerry también es Asociada de Educación de la Familia Velinda Jonson en State Policy Network, académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual en Forbes. Tiene una maestría en política educativa de la Universidad de Harvard y una licenciatura en economía de Bowdoin College. Vive en Cambridge, Massachusetts, con su esposo y sus cuatro hijos. Puedes suscribirte a su boletín semanal (disponible en inglés) por correo electrónico aquí.