VOLER A ARTÍCULOS
lunes, mayo 30, 2022

Un galón de gasolina cuesta ahora más que el salario mínimo federal en estas ciudades estadounidenses

Los altos precios del combustible son un doloroso recordatorio de que pasar por alto las consecuencias secundarias tiene un precio, incluso en un país tan rico como Estados Unidos.

Crédito de la imagen: iStock

Mientras casi 40 millones de estadounidenses se preparan para viajar el fin de semana del Memorial Day, se enfrentan a una desagradable realidad: los precios de la gasolina están por las nubes.

La semana pasada, por primera vez, los precios de la gasolina superaron los 4 dólares en todos los estados. El miércoles, Florida alcanzó un nuevo récord: 4.57 dólares el galón. Eso es mucho, pero palidece en comparación con California, donde el precio medio del galón era de 6.06 dólares hasta el lunes. En algunas partes del Estado Dorado, sin embargo, los precios son incluso mucho más altos.

Un artículo de CBS News publicado el martes señalaba que el precio de un galón de gasolina en muchas estaciones de servicio de California era superior al salario mínimo federal. Según GasBuddy, los siguientes lugares tenían un precio superior a 7.25 dólares.

Chevron en 901 N. Alameda St. en Los Ángeles: $7.83 el galón

Chevron en 51557 US-395 en Lee Vining: $7.39 el galón

Chevron en 712 North CA-127 en Shoshone: $7.39 el galón

Shell en 453 Main St. en Bridgeport: $7.39 el galón

Valero en 377 Main St. en Bridgeport: $7.35 el galón

Mobil en 8489 Beverly Blvd. en Los Ángeles: $7.29 el galón

Shell en 51424 US-395 en Lee Vining: $7.29 el galón

Mobil en 22 Vista Point Drive en Lee Vining: $7.29 el galón

Chevron en 3600 Alameda Drive en Menlo Park: $7.25 el galón

La dolorosa lección de las consecuencias imprevistas

Mucha gente miraría las cifras anteriores y llegaría a una simple conclusión: ¡hay que aumentar el salario mínimo federal!

Desgraciadamente, es precisamente ese tipo de pensamiento económico el que ha llevado a los estadounidenses a una gasolina por 7.25 dólares.

El afán por imponer cosas “buenas” y prohibir cosas “malas” es la raíz de muchos de los mayores problemas a los que se enfrenta Estados Unidos hoy en día. Ambas acciones tienen un compañero de cama común e inoportuno: las consecuencias imprevistas.

El historiador Niall Ferguson señaló que “la ley de las consecuencias imprevistas es la única ley real de la historia”, y con razón. Es una idea que se remonta al filósofo John Locke, a los economistas Adam Smith y Frédéric Bastiat entre otros.

Cuando los políticos aumentan el salario mínimo, la consecuencia prevista es clara: un salario más alto para los trabajadores. Las consecuencias no deseadas reciben menos atención: menos empleo, precios más altos para el consumidor, reducción de las prestaciones y, en muchos casos, menor remuneración para los trabajadores.

Del mismo modo, cuando los políticos acaban con los oleoductos, restringen la fracturación hidráulica, cancelan los contratos de perforación y aprueban una serie de regulaciones energéticas que apenas pueden contarse, la consecuencia prevista es (más o menos) clara: una menor dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, las consecuencias no deseadas son dolorosas: el aumento de los precios de la energía.

Por eso, el gran escritor Henry Hazlitt, autor de La economía en una lección, decía que era imprescindible tener en cuenta las consecuencias secundarias de una determinada acción, algo que la gente no suele hacer.

“Esta es la persistente tendencia de los hombres a ver sólo los efectos inmediatos de una determinada medida, o sus efectos sólo en un grupo especial”, escribió Hazlitt en su obra fundamental, “y a descuidar la indagación de cuáles serán los efectos a largo plazo de esa política no sólo en ese grupo especial sino en todos los grupos. Es la falacia de pasar por alto las consecuencias secundarias”.

El costo de ignorar las consecuencias secundarias

Los altos precios de la gasolina no impedirán que mi familia disfrute de nuestras mini-vacaciones anuales para el Día de los Caídos.

Viajaremos a Appleton, Wisconsin, para descansar con amigos y familiares. Habrá mucha natación, cornhole, carne a la parrilla y algunas bebidas frías y espumosas para los adultos. Pero tenemos la suerte de que los precios de la gasolina no nos afectan tanto como al promedio de las familias estadounidenses. Mi mujer y yo trabajamos y estamos en nuestra mejor época de ingresos. Nuestros carros y préstamos estudiantiles están pagados. Los niños ya no van a la guardería.

Pero me pregunto cuántas familias de todo el país tendrán dificultades para llenar el tanque este fin de semana del Día de los Caídos y cuántas tendrán que saltarse las vacaciones porque no pueden llegar a fines de mes.

Me entristece pensar en ello, francamente.

Sin embargo, es un buen recordatorio de que incluso en un país como Estados Unidos, que tiene tanto, hay que pagar un precio por pasar por alto las consecuencias secundarias. También es un buen recordatorio de que las prohibiciones y los mandatos no son el camino hacia un futuro próspero.




  • Jonathan Miltimore is the Editor at Large of FEE.org at the Foundation for Economic Education.