VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 25, 2022

Tres formas en que los mercados protegen nuestro medio ambiente

Los mercados pueden salvar al medio ambiente. De hecho, ya lo están haciendo.

Crédito de la imagen: iStock

Este Día de la Tierra, el pesimismo se cierne sobre la comunidad conservacionista: La guerra en Ucrania parece haber obstaculizado las soluciones climáticas ambiciosas; el aumento de los precios de los combustibles ha puesto de manifiesto nuestra dependencia actual y futura a los combustibles fósiles; y aquí en Occidente, nos estamos preparando para otro verano de sequía. Seguramente estos retos no se resolverán fácilmente. Sin embargo, en el panorama más amplio de la conservación, todavía hay motivos para el optimismo medioambiental y provienen de una fuente poco probable: los mercados.

Los empresarios innovadores están aprovechando el poder de los mercados y los derechos de propiedad para mejorar la conservación de diversas maneras. No siempre son llamativos ni acaparan titulares, pero estos tres ejemplos están teniendo un impacto real que proporciona una esperanza muy necesaria en este Día de la Tierra.

1. Conservar el agua

La sequía es una rutina en Occidente y con el crecimiento de la población, las formas creativas de asignar el agua escasa son más importantes que nunca.

Trout Unlimited es una empresa innovadora que aprovecha los mercados del agua para su conservación. Trout Unlimited trabaja con agricultores y ganaderos de todo el Oeste para desviar temporalmente parte de su agua de su uso agrícola, dejándola en el cauce en épocas críticas del año para apoyar a las poblaciones de peces. A cambio, Trout Unlimited compensa económicamente a los titulares de los derechos de agua, lo que supone un beneficio para los agricultores y los peces.

En los casos en los que el flujo de agua se considera legalmente un uso beneficioso, los titulares de los derechos de agua pueden llegar a un acuerdo voluntario con grupos de conservación para dejar parte de su agua en el cauce sin riesgo de perder sus derechos de agua. El aprovechamiento de los mercados de esta manera permite que este precioso recurso se utilice de la forma más valiosa posible y ofrece a los conservacionistas un mecanismo de precios por el que hacer realidad el valor de conservación del agua.

2. Mantener el hábitat de la vida silvestre

Los estados occidentales, como Montana, se enfrentan a una creciente presión con el crecimiento de la población y el desarrollo urbano. Este crecimiento amenaza la integridad del hábitat de las grandes tierras de labor privadas de la región, que proporcionan un hábitat de invierno esencial para una gran variedad de especies silvestres, incluyendo el alce, una especie clave del ecosistema de la región. Los socios privados están llevando a cabo acuerdos innovadores para conservar estos paisajes y hábitats.

En el Paradise Valley de Montana, el Centro de Investigación de la Propiedad y el Medio Ambiente y la Greater Yellowstone Coalition se han asociado con una familia de ganaderos para conservar 500 acres de su rancho como zona de invernada para los alces. Este acuerdo de ocupación de alces es totalmente voluntario, se financia con fondos privados y no requiere la supervisión del gobierno.

En muchos casos, un propietario está dispuesto a gestionar la tierra para su conservación, pero no está dispuesto a entrar en una servidumbre de conservación gestionada por el gobierno, que requiere la conservación a perpetuidad. El acuerdo de ocupación de alces o el arrendamiento de hábitat a corto plazo ofrecen una alternativa privada menos onerosa para muchos propietarios. Unas herramientas más flexibles como esta significan más oportunidades para conservar el hábitat.

3. Mejorar la salud de los bosques

Los incendios forestales en el Oeste han aumentado de tamaño y de temperatura debido a la acumulación de combustibles, como árboles muertos y vegetación excesiva, tras un siglo en el que el gobierno federal se ha esforzado por apagar todos los incendios forestales rápidamente. Desgraciadamente, esto se ha convertido en la nueva normalidad y las comunidades del oeste se preparan cada temporada para sufrir más incendios devastadores.

El Servicio Forestal ha señalado 63 millones de acres los cuales están en riesgo extremo de incendio y que necesitan una restauración forestal activa. Al ritmo y la escala actuales, la agencia tardaría décadas en abordar el creciente número de proyectos de restauración. Afortunadamente, los innovadores han encontrado una forma de aprovechar el sector privado para ayudar a realizar parte de esta restauración tan necesaria.

Blue Forest es un grupo conservacionista que, en colaboración con el Instituto de Recursos Mundiales, ha creado el Bono de Resiliencia Forestal. Con esta innovadora herramienta financiera, los inversionistas privados, como una compañía de seguros o una empresa de inversión de impacto, financian el bono y las partes interesadas que se benefician de la restauración de los bosques, como un estado o una empresa de servicios públicos, se comprometen a devolver el dinero a los inversionistas más una tasa de rendimiento razonable a medida que se logran los beneficios de la restauración.

El primer Bono de Resiliencia Forestal se puso a prueba en el Bosque Nacional de Tahoe, donde el Servicio Forestal estima que esta herramienta acortará el tiempo del proyecto a 4 años en lugar de una década o más. Este modelo creativo proporciona la ayuda financiera necesaria para aumentar el ritmo y la escala de los proyectos críticos de restauración forestal, un beneficio para la salud de los bosques y las comunidades occidentales.

No cabe duda de que siguen existiendo muchos retos medioambientales que requieren nuestra atención y nuestro pensamiento creativo. Afortunadamente, las herramientas de mercado como los derechos de propiedad, los indicadores de precios y los incentivos están funcionando para conservar nuestro mundo natural mediante acuerdos flexibles y cooperativos. Este tipo de enfoque de mercado ayuda a salvar las diferencias entre las distintas partes interesadas y ofrece soluciones sostenibles. Así que, a pesar de lo que pueda oírse en contra, este Día de la Tierra, gracias a los mercados, tenemos muchos motivos para ser optimistas.




  • Kat Dwyer is a Young Voices contributor and the marketing and media manager of PERC, a non-profit research organization dedicated to improving conservation outcomes through property rights and markets. Follow her on Twitter @KatJDwyer.