VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, mayo 25, 2023

¿Tienes educación financiera? Responde a estas 5 preguntas para averiguarlo

Entender cómo gestionar el dinero marcará una gran diferencia en tu estabilidad financiera.

Crédito de la imagen: iStock

“El dinero es algo muy poderoso, que apenas se nota cuando va bien, pero que puede crear estragos cuando va mal”. –Milton Friedman 

Un importante estudio realizado por la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera demostró que las personas con mayores niveles de educación financiera tienen más probabilidades de encontrar seguridad o estabilidad financiera. 

Por educación financiera se entiende la capacidad de comprender de forma competente qué es el dinero, cómo conseguirlo y las distintas formas de gestionarlo eficazmente. La educación financiera no garantiza la seguridad financiera, aunque la educación financiera y la seguridad están fuertemente correlacionadas. Las personas que entienden de finanzas tienen más posibilidades de llegar a ser financieramente seguras y ricas. Las personas que no entienden de finanzas tienen muchas menos probabilidades de establecer seguridad financiera o adquirir riqueza personal. 

Al igual que existe una escala para la alfabetización y la comprensión lectora, también existe una escala para la educación financiera. Cuanto más leas, mejor leerás y comprenderás. Del mismo modo, cuanto más estudies y practiques las finanzas, más probable será que mejores tu comprensión y aplicación de los principios financieros y, con suerte, tu bienestar financiero. 

Cómo mejorar la educación financiera

El primer paso para mejorar la educación financiera es entender qué es el dinero. A muchas personas interesadas en las finanzas y la educación financiera les lleva un tiempo comprender lo que significa realmente el dinero. Por desgracia, hay muchos malos ejemplos en el mundo. Esto ha provocado muchas crisis financieras en las finanzas personales de la gente, así como en las finanzas de los gobiernos y en la gestión y aplicación de la política monetaria. El dinero se ha convertido en un término muy debatido, principalmente por razones filosóficas y políticas. En este artículo utilizaremos la perspectiva y la definición de dinero de la Escuela Austriaca de Economía. 

El dinero es un medio de intercambio socialmente derivado, comúnmente acordado y sólido, que mide el precio de todos los demás bienes y servicios. 

Las formas de adquirir dinero honestamente incluyen producir algo que la gente comprará, prestar un servicio por el que la gente pagará, comerciar, adquirir algo por una cantidad inferior y venderlo por más, o recibirlo como regalo.

El segundo paso para mejorar la educación financiera es comprender sus cinco pilares: ganar, ahorrar, proteger, gastar y pedir prestado. Aquí tienes cinco preguntas que puedes hacerte para poner a prueba tu propia educación financiera. 

1. 1. ¿Sabes cuánto ganas?

Saber cuánto ganas puede parecer sencillo, pero es mucho más de lo que crees. Estamos hablando de mucho más que tu salario anual o tu sueldo por hora. 

¿Sabes cuáles son tus prestaciones sanitarias? ¿Tu plan de jubilación? ¿Ofrece tu empresa una compra reducida de acciones (un ESPP)? ¿Recibes una aportación del plan 401k? ¿Haces un seguimiento de las formas de ingresos no primarios que puedas tener? (Diversos estudios han indicado que casi el 45% de los estadounidenses tienen una actividad secundaria para generar más ingresos).

Todas estas son preguntas importantes a tener en cuenta.  

2. ¿Comprendes la importancia de ahorrar e invertir?

Es posible que hayas leído el artículo, 5 pasos fáciles para mejorar tu puntaje de crédito, en el que repaso dos opciones súper fáciles para ahorrar:

  1. Regla 70-20-10. No gastes más del 70% de tus ingresos después de impuestos en gastos de subsistencia, el 20% en deudas y el 10% en ahorros.
  2. Regla 50-30-20. No gastes más del 50% de tus ingresos después de impuestos en gastos de manutención, el 30% en deudas y el 20% en ahorros.

Cuando ahorras tu dinero, en lugar de dejar que se haga un agujero en tu bolsillo cada vez que adquieres algo, te estás asegurando un futuro más seguro con cada dólar que ahorras. Piensa en un ahorro de emergencia para un problema con el coche, problemas de salud, en caso de que pierdas el trabajo, se te rompa el ordenador o el móvil, o una crisis familiar. Disponer de dinero fácilmente es importante para cubrir las necesidades espontáneas, así como para tener confianza y tranquilidad cuando surjan esos imprevistos. Una vez que tengas un plan de ahorro sólido, deberías empezar a considerar la posibilidad de invertir.

La inversión es un elemento importante del ahorro. Utiliza parte de tus ahorros para invertir, en lugar de guardar el dinero en cuentas de ahorro. Al invertir tu dinero, aumentas la probabilidad de obtener mayores beneficios en el futuro. 

Una estrategia para invertir es conseguir una aplicación de inversión como Robinhood, Acorns o WeBull, y luego utilizar parte de tus ahorros para invertir en empresas que crees que lo harán cada vez mejor. Cuanto mejor le vaya a la empresa, mayor será la probabilidad de que sus acciones suban, de modo que cuando vendas tus acciones podrás obtener beneficios. Asegúrate de dedicar tiempo y esfuerzo a investigar las empresas antes de realizar una inversión. Puedes invertir unos pocos dólares o miles, depende de ti y de tus circunstancias individuales. Puedes invertir un porcentaje cada vez que te paguen, utilizar el dinero de un regalo o utilizar tus declaraciones de la renta. Pero invertir una parte del exceso de ingresos cada vez puede ofrecer muchas ventajas.

Por supuesto, ésta no es la única forma de invertir. Se puede invertir en oro, como hace esta familia, que puede ser una forma eficaz de protegerse contra la inflación. La tierra, la plata e incluso criptomonedas como Bitcoin son otros ejemplos populares.

Invertir conlleva riesgos, por supuesto, así que aprender a desarrollar la mentalidad de un trader es una buena idea antes de dar el paso. 

 

3. ¿Sabes cómo proteger tu patrimonio?

Cuando se tiene dinero, hay que salvaguardarlo contra pérdidas, robos, inflación, deterioro, emergencias y otros costes que la vida trae consigo. Meter todo tu dinero debajo del colchón o en una caja fuerte de pared no va a ser la mejor manera de ahorrar dinero si lo único que hace falta para perderlo todo es un incendio o un ladrón. Protege tu dinero con instituciones acreditadas, seguros y el tipo adecuado de caja fuerte si insistes en tener alguna a mano. También es buena idea contar con un servicio de control de crédito e identidad, que muchas compañías de tarjetas de crédito y bancos ofrecen gratuitamente.

Diversificar tu patrimonio y tu cartera se asemeja al dicho: “No pongas todos los huevos en la misma cesta”. Cuando diversificas, te aseguras de que si hay pérdidas en una inversión, como su 401k, IRA tradicional o Roth, o acciones, no perderás todo tu dinero a la vez. En resumen, la diversificación es una estrategia para reducir el riesgo de la cartera, que es una manera de proteger tu riqueza. 

4. ¿Controlas tus gastos?

Vigila en qué gastas tu dinero y comprueba los precios en la medida de lo posible para asegurarte de que obtienes el mejor precio por tus compras. Al ser consciente de los precios, no aumentarás tu riqueza, per se, pero ahorrarás lo que ya tienes. 

Como ávido preparador de comidas y cocinero aficionado, disfruto mucho cocinando y estoy constantemente en el supermercado. Una de las cosas que me gusta cocinar es filete, que es un corte de carne más caro que el pollo, el cerdo o la carne picada. Un filete decente probablemente cueste al menos 15 dólares. Sin embargo, he descubierto que si busco en línea con algo como MyGroceryDeals, o Flipp, puedo encontrar los mejores precios en bistec o cuando se espera que estén en oferta. Esto a veces me puede ahorrar un 50 por ciento en un filete. Imagínate el ahorro que podría suponer para toda una familia.  

Para compras más grandes, siempre es una buena idea buscar precios e investigar antes de hacer una compra. Puedes utilizar tu motor de búsqueda favorito para ver si el artículo se vende en otro sitio a un precio más bajo. También es una buena costumbre ver si se puede comprar nuevo o usado en Facebook Marketplace, Craigslist, eBay o Etsy. Sitios web como CamelCamelCamel ayudan a rastrear las bajadas de precios en Amazon. 

También es importante recordar que si tienes un trabajo estándar como la mayoría de la gente, cada dólar representa una cantidad de tiempo que tendrás que trabajar para pagar algo. Por lo tanto, si ganas 20 dólares por hora y la comida que vas a comer cuesta 20 dólares, es una hora de trabajo que tendrás que dedicar a pagar esa comida. Sopesa tus opciones para determinar si merece la pena dedicarle tiempo y dinero dentro de tu presupuesto. (Si no tienes un presupuesto, no es mala idea empezar a hacer uno). 

5. ¿Conoces lo que debes y no debes hacer cuando pides un préstamo?

A veces hay que pedir dinero prestado para compras importantes. Cosas como la universidad, un vehículo o una casa, tienen costes elevados y no son fáciles de afrontar por adelantado para la gran mayoría de la gente. Mantener una puntuación crediticia alta te permite pedir dinero prestado con facilidad. Para muchas compras, si no tienes una buena, o al menos decente, puntuación crediticia, pedir dinero prestado será difícil y caro, si es que es posible. Pedir prestado, o contraer deudas, no siempre es malo; de hecho, a menudo incluso las personas bastante ricas tienen deudas. La clave está en saber gestionar la deuda y tener un plan para atacarla. 

Si vas a pedir dinero prestado, asegúrate de comprobar los mejores tipos de interés y el plazo para pagarlo, y asegúrate de que puedes hacer frente a los pagos cuando venzan.    

Hay mucho que aprender sobre educación financiera, mucho más de lo que se ha tratado en este artículo. Sin embargo, si tomas las medidas adecuadas teniendo en cuenta estos componentes clave, comenzarás a tomar mejores decisiones financieras y te ayudará a preparar un futuro mejor para ti y, posiblemente, para tus seres queridos. 

Empieza hoy mismo

Si estás listo para comenzar tu educación financiera, asegúrate de consultar más artículos y trabajos ofrecidos por FEE. Cuanto antes empieces, mejor será tu vida. Haz clic aquí para empezar ahora: Educación financiera 101


  • Joshua D. Glawson writes about politics, economics, philosophy, and personal development. He has Bachelor's in Political Science from University of California Irvine.