VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, diciembre 11, 2023

Si tus hijos no son felices en el colegio, búscales otro

Si tus hijos no son felices en el colegio, nunca ha habido mejor momento para salir a buscar otra cosa.

Crédito de la imagen: Caleb Woods - Unsplash

“Odiaba ir a la escuela cuando era niño”, dijo Elon Musk en una entrevista en 2015. “Era una tortura”. 

Al decidir cómo se educarían sus propios hijos, Musk rechazó la escolarización tradicional y creó su propia microescuela basada en proyectos, Ad Astra, en 2014, en su campus de SpaceX. “A los niños realmente les encanta ir a la escuela”, dijo Musk sobre Ad Astra en esa misma entrevista, añadiendo que “en realidad piensan que las vacaciones son demasiado largas, ya que quieren volver a la escuela.” En 2020, Ad Astra evolucionó hasta convertirse en la escuela totalmente en línea, Astra Nova, y su popular derivado de enriquecimiento matemático, Synthesis

No hace falta ser multimillonario para encontrar -o crear- una escuela ideal para tus hijos. Si no están contentos en el colegio, nunca ha habido mejor momento para cambiar de aires.

Hoy en día, hay muchas escuelas de bajo coste y espacios de aprendizaje en todo EE.UU. que fomentan el aprendizaje alegre, y son cada vez más accesibles debido a las políticas generalizadas de elección de la educación que permiten que los fondos de los contribuyentes sigan a los estudiantes en lugar de ir a las escuelas de distrito. 

“Cuando las escuelas se centran en las necesidades de los adultos y no en las de los niños, los niños salen perdiendo, y eso es lo que está ocurriendo en muchos sistemas escolares de todo el país”, afirma Jack Johnson Pannell, antiguo fundador de una escuela pública concertada en Baltimore, que este otoño puso en marcha una microescuela privada, Trinity Arch Preparatory Academy for Boys, en Phoenix. Decidió abrir su pequeña escuela en Arizona debido a las políticas de elección de escuela universal del Estado y a la relativa facilidad de ser empresario de la educación allí.

Pannell se sintió frustrado por las limitaciones institucionales de la enseñanza tradicional, que dificultaban el mejor servicio a los alumnos, como la imposibilidad de añadir más tiempo de recreo, eliminar los deberes o facilitar el aprendizaje individualizado en paralelo, todas ellas características de la experiencia Trinity Arch Prep. Cree que tanto los alumnos como los padres están cada vez más frustrados. 

“Cualquier niño que entre en una escuela tradicional y se siente en una silla siete horas al día, cinco días a la semana, espero que esté gritando a los educadores: No podemos seguir así. ¡No queremos seguir haciendo esto! No estoy aprendiendo nada preparándome para este examen y aquel examen y aquella prueba, y peleándome con el profesor si los deberes están hechos o leídos o no”, me dijo Pannell en nuestra reciente entrevista en podcast. “Creo que los niños y las familias exigirán un cambio real en la educación”, añadió. 

Sus hijos deberían ser felices en la escuela. Si, por el contrario, temen los lunes por la mañana o cuentan las horas que faltan para que llegue el fin de semana, es una buena señal de que estarían mejor en otro colegio o entorno de aprendizaje. Si dedica lo que debería ser tiempo de calidad en familia con sus hijos a batallas de deberes y discusiones sobre la preparación de exámenes y las notas, quizá merezca la pena plantearse otras opciones educativas en las que sus hijos encuentren mayor felicidad y satisfacción. 

“El objetivo último de la conducta de cada uno de nosotros, como individuo, es maximizar su propia felicidad y bienestar”, escribió el periodista económico y miembro fundador de la junta directiva de la FEE, Henry Hazlitt, en Foundations of Morality. Continuó explicando que “no hay dos personas que encuentren su felicidad o sus satisfacciones precisamente en las mismas cosas”, razón por la cual es la “cooperación social descentralizada la que mejor permite a cada uno de nosotros perseguir sus propios fines”. 

Estamos viendo cómo un ecosistema educativo descentralizado conduce a una mayor felicidad y bienestar, a medida que las familias encuentran el aprendizaje adecuado para sus hijos y los educadores reavivan su amor por la enseñanza como fundadores de escuelas. 

Para algunos estudiantes, la mejor opción puede ser una microescuela basada en la fe y centrada en el carácter, como Trinity Arch Prep, mientras que para otros puede ser una Academia Acton, o una escuela Sudbury, o una escuela clásica, o un pod Prenda, o una escuela Montessori, o un KaiPod, o un centro de aprendizaje autodirigido, o un programa híbrido de educación en casa o una cooperativa de educación en casa, o una escuela online de alta calidad, o una de las miles de microescuelas independientes, grupos de aprendizaje, colaboraciones de educación en casa y escuelas privadas de bajo coste que están surgiendo por todo el país. 

A medida que la educación pasa de una escolarización coercitiva de talla única a un vibrante mercado de opciones, las personas y las familias están en mejores condiciones de tomar decisiones de aprendizaje que mejoren su propia felicidad y bienestar, sea cual sea su definición.