Si el Guasón conociera a Jordan Peterson

¿Qué separa a un monstruo de un héroe?

Qué se necesita para convertir a una persona ordinaria en un monstruo? ¿Para crear un tirador masivo, un terrorista, un Guasón?

Según el propio Joker, "Un mal día".

Así es como cuenta su propia historia en Batman: The Killing Joke, una novela gráfica de 1988 de Alan Moore y Brian Bolland. Esta historia de origen clásico influyó en gran medida en la polémica nueva película de Joker.

Una vez, el Guasón fue un hombre común y corriente. Estaba tratando de ser un buen esposo, preparándose para ser padre, y esforzándose para ser cómico. Pero sus bromas eran malas y su familia estaba atrapada en la pobreza. Se sentía un fracasado. Estaba abrumado por la humillación y la culpa.

Entonces una banda criminal le ofreció una salida. Si los ayudaban con un solo crimen, sería rico. Desesperado por cambiar su vida, aceptó.

Pero entonces, tuvo el "un mal día". El día del planeado atraco, su esposa embarazada murió en un extraño accidente. Trató de retirarse del plan criminal, pero la pandilla no lo dejó. Entonces el atraco salió mal. Batman apareció. Tratando de escapar de la captura, el hombre saltó a una piscina de desechos tóxicos. Salió como un payaso loco. Entonces empezó a actuar como tal. Y nunca se detuvo.

Un mal día lo hizo caer. Un mal día lo llevó a la locura y al asesinato.

Puedes imaginarte lo mal que te iría un día como ese. Supongo que no te convertirías en un supervillano o en un asesino en serie. Pero, podría llevarte a problemas serios de salud mental. Tal vez ansiedad. Tal vez depresión. Tal vez algo peor. Para algunos, una gran tragedia en la vida puede llevarlos al límite.

El Joker, conoce a JBP

Esto plantea importantes preguntas de la vida real. ¿Qué podemos hacer frente a la tragedia? ¿Cómo podemos reducir el sufrimiento? ¿Cómo podemos prevenir el mal?

Estos son los retos que el Dr. Jordan B. Peterson se ha planteado toda su vida. Peterson es psicólogo clínico, profesor universitario y una superestrella de YouTube. Muchos jóvenes dicen que sus charlas han cambiado sus vidas para mejor.

También ha estudiado el mal muy profundamente. Ha leído los diarios de tiradores escolares e investigado genocidios y dictadores totalitarios.

¿Y si Jordan Peterson llegara a conocer al Joker? Imagínese al Dr. Peterson trabajando como psicólogo en el Asilo Arkham, donde el Joker pasa la mayor parte de su tiempo cuando no está matando gente. Si Joker fuese el paciente de Jordan Peterson, ¿cómo analizaría el psicólogo de la vida real al psicópata de ficción?

La Creencia Matadora

En primer lugar, el Dr. Peterson diagnosticaría a Joker con un caso severo de nihilismo. El diccionario define el nihilismo como un rechazo a los "principios morales, en la creencia de que la vida no tiene sentido". Peterson identifica el nihilismo como una de las raíces de mucho mal.

En su best seller12 Rules for Life, Peterson escribió que el sufrimiento lleva a algunos a creer que la vida es una "broma que se nos juega". Esto los hace resentidos hacia la sociedad, la vida, incluso la existencia misma. Para algunos, esta visión del mundo ha motivado "asesinatos en masa, a menudo seguidos de suicidio".

Por ejemplo, Peterson señaló que el nihilismo y el resentimiento motivaron a Eric Harris, uno de los autores de la masacre de la escuela secundaria Columbine de 1999. Harris y su compañero asesinaron a diez compañeros antes de suicidarse. El día antes de la masacre, Harris demostró su nihilismo cuando escribió en su diario:

Es interesante, cuando estoy en forma humana, sabiendo que voy a morir. Todo tiene un toque de trivialidad.

Y su abrumador resentimiento estaba expuesto cuando escribió:

"Los odio por dejarme fuera de tantas cosas (...) Tenían mi teléfono, e incluso se los   pedí y todo, pero no, no, no, no dejen que venga ese chico de aspecto tan raro como el de Eric. ODIO  a la GENTE y mejor es que me tengan miedo....".

El sufrimiento lleva a algunos a abrazar el nihilismo y el resentimiento. Y algunos han usado su nihilismo y resentimiento como excusas para actos monstruosos.

En The Killing Joke, eso es exactamente lo que hizo el Guasón. Utilizó su "mal día" como excusa para abrazar el nihilismo y revolcarse en el resentimiento. Proclamó:

¡Todo es una broma! Todo lo que alguien ha valorado o por lo que ha luchado... ¡es una broma monstruosa y demente!

Joker también se quejó sobre "la vida y toda su injusticia aleatoria" y "el hecho ineludible de que la existencia humana es una locura, aleatoria y sin sentido". A propósito, decidió volverse loco, porque, "En un mundo tan psicótico como éste... ¡cualquier otra respuesta sería una locura!"

Joker intentó justificar su elección realizando un experimento monstruoso. Trató de volver loco a un hombre común y corriente dándole su propio "mal día". Secuestró al Comisionado de la Policía, James Gordon, y le dio el peor día de su vida. Quería "probar algo": que la única respuesta a la comedia trágica de la vida era el nihilismo y la locura.

Héroes de todos los días

Pero Peterson le diría a Joker que está equivocado. La gente común puede mantener la moralidad y la cordura incluso frente a la tragedia. De hecho, la gente común lo hace todos los días. Como escribió Peterson:

Conocí a un hombre, herido y discapacitado por un accidente automovilístico, que trabajaba para una empresa de servicios públicos local. Durante años después del accidente trabajó codo con codo con otro hombre, que por su parte padecía una enfermedad neurológica degenerativa. Cooperaron en la reparación de las líneas, cada quien compensaba la insuficiencia del otro. Este tipo de heroísmo cotidiano es la regla, creo, más que la excepción.

En The Killing Joke, el Comisionado Gordon también demostró que Joker estaba equivocado. A pesar de haber sido torturado física y emocionalmente, Gordon retuvo no sólo su cordura sino también sus altos estándares éticos. Después de que Batman lo rescató, Gordon insistió en que Joker fuera arrestado "por la letra" (legalmente). Incluso después de todo lo que pasó, Gordon no cayó en un resentimiento abrumador contra el mundo, ni siquiera contra su verdugo. Se aferró firmemente a su código y llamó, no a la venganza, sino a la justicia y al estado de derecho.

Cuando Batman se enfrentó al Joker, le informó de su fracaso.

Por cierto, hablé con el Comisario Gordon antes de entrar aquí. Él está bien. A pesar de todos sus juegos enfermizos y viciosos, está tan cuerdo como siempre. Así que tal vez la gente común no siempre se quiebra. Tal vez no haya necesidad de arrastrarse bajo una roca cuando surgen problemas. Tal vez eras tú, todo este tiempo.

Según Batman, la gente común puede apartarse del oscuro camino del nihilismo y el resentimiento, incluso frente a la tragedia. Jordan Peterson estaría de acuerdo. Él escribió:

Algunas personas degeneran en el infierno del resentimiento y el odio al Ser, pero la mayoría se niega a hacerlo, a pesar de su sufrimiento, decepciones y pérdidas e insuficiencias y fealdad. De nuevo eso es un milagro para aquellos que tienen los ojos para verlo.

Un superhéroe de la vida real

El heroísmo cotidiano es, en efecto, milagroso. Y sin embargo, el espíritu humano es capaz de hacer aún más. Por ejemplo, Peterson escribió sobre el famoso escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn, quien:

...tenía todas las razones para cuestionar la estructura de la existencia cuando fue encarcelado en un campo de trabajo soviético, a mediados del terrible siglo XX. (...) Había sido arrestado, golpeado y encarcelado por su propia gente. Luego fue golpeado por el cáncer. Podría haberse  resentido y amargado. (...) Pero el gran escritor, el profundo y enérgico defensor de la verdad, no permitió que su mente se volteara hacia la venganza y la destrucción.

En lugar de tomar el camino del nihilismo y el resentimiento, eligió el camino de la superación personal, incluso cuando estaba enfermo y encarcelado. Ese camino le llevó a escribir un libro sobre los horrores del sistema penitenciario soviético llamado El Archipiélago del Gulag. Este libro fue tan poderoso, tan influyente, que contribuyó al colapso del Imperio Soviético. Rusia todavía tiene presos políticos que sufren abusos, pero probablemente muchos menos gracias a Solzhenitsyn.

Una respuesta tan heroica a la tragedia desconcertaría a Joker. En The Killing Joke, dijo que podía ver que Batman también tuvo su propio "mal día". Entonces, ¿por qué, preguntó, no entendió Batman el chiste de la vida? "¿Por qué no te ríes?" se preguntó el Guasón.

"Porque ya lo he oído antes", contestó Batman, "y no fue divertido la primera vez" (y luego lanzó al Joker a través de un espejo).

Como todos sabemos, Batman tuvo "un mal día". Cuando era niño, sus padres fueron asesinados delante de sus ojos. Pero a diferencia del Joker, se negó a ceder al resentimiento y al odio. Como Gordon, mantuvo su decencia humana. Y fue más allá de eso. Al igual que Solzhenitsyn, se aferró a normas morales aún más elevadas y salvó heroicamente a otros de sufrir el tipo de tragedia que él sufrió.

La responsabilidad es la clave

¿Cuál es la diferencia entre Batman y Joker, entre Solzhenitsyn y los asesinos de Columbine? ¿Por qué el sufrimiento vuelve a algunos hacia el heroísmo y a otros hacia la monstruosidad?

La mayor diferencia es la responsabilidad.

Eric Harris seguramente tuvo que soportar algunos sufrimientos e injusticias, especialmente en la escuela. Pero en lugar de asumir ninguna responsabilidad por su situación, eligió culpar a los demás.

Y el "mal día" de Joker fue en gran parte obra suya. Pero no asumió ninguna responsabilidad por ello. En vez de eso, eligió la locura como forma de suprimir tales recuerdos.[1]

Batman tenía una excusa mucho mejor para no asumir la responsabilidad de su propio "mal día". Después de todo, era sólo un niño cuando sus padres fueron asesinados. Pero él asumió la responsabilidad de todos modos. El recuerdo de esa noche lo llevó a hacer todo lo posible para salvar a otros de tal tragedia.

Solzhenitsyn tuvo una respuesta similar a la tragedia. Mientras estaba injustamente encarcelado, también tenía una excusa plausible para pensar sólo en sí mismo como víctima. En su lugar, aceptó un nivel de responsabilidad que muchos considerarían extremo. Como escribió Peterson:

Durante sus muchas pruebas, Solzhenitsyn se encontró con gente que se comportaba noblemente, bajo circunstancias horribles. Contempló profundamente su comportamiento. Entonces se hizo la pregunta más difícil: ¿había contribuido personalmente a la catástrofe de su vida? Si es así, ¿cómo? Recordó su apoyo incondicional al Partido Comunista en sus primeros años. Lo reconsideró toda su vida. Tenía mucho tiempo en los campos. ¿Cómo había fallado en el pasado? ¿Cuántas veces había actuado en contra de su propia conciencia, realizando acciones que sabía que estaban equivocadas? ¿Cuántas veces se había traicionado a sí mismo y había mentido? ¿Había alguna manera de que los pecados de su pasado pudieran haber sido rectificados, expiados, en el fangoso infierno de un gulag soviético?

La elección

Para volver a la pregunta original, ¿qué se necesita para convertir a una persona ordinaria en un monstruo?

"Un mal día" es la respuesta del Guasón. Pero sólo tiene parte de razón. Como nos dice Jordan Peterson, todo depende de cómo uno responda a la tragedia y al sufrimiento.

Si una persona responde huyendo de la responsabilidad, hundiéndose en el nihilismo y el resentimiento, eso lo puede conducir a actos monstruosos que perpetúan la tragedia. Incluso si las cosas no se ponen tan mal, ese camino puede hacer miserable a la gente común.

Pero si respondemos aceptando la responsabilidad, podemos ayudar a prevenir tragedias innecesarias y encontrar el verdadero sentido de la vida.

La responsabilidad es lo que se necesita para convertir a una persona ordinaria en un héroe.

En The Killing Joke, el Guasón dijo:

¿Te acuerdas? ¡Yo no haría eso! Recordar es peligroso. El pasado me parece un lugar tan preocupante y lleno de ansiedad. (...) Así que cuando te encuentres encerrado en ese desagradable tren de pensamiento, dirigiéndote a los lugares de tu pasado donde los gritos son insoportables, recuerda que siempre hay locura. La locura es la salida de emergencia. Siempre puedes salir y cerrar la puerta a todas esas cosas horribles que pasaron. Puedes encerrarlos para siempre.

Jordan Peterson le diría al Joker que esa era una mala idea. Como él escribió:

La memoria es una herramienta. La memoria es la guía del pasado hacia el futuro. Si recuerdas que algo malo sucedió, y puedes averiguar por qué, entonces puedes tratar de evitar que esa cosa mala vuelva a suceder. Ese es el propósito de la memoria. No es "recordar el pasado". Es evitar que esa misma maldita cosa ocurra una y otra vez.

Los recuerdos recurrentes intentan enseñarnos algo. Si, como Joker, huimos de los malos recuerdos, especialmente de los que están cargados de culpa, nunca podremos aprender sus lecciones.