VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, diciembre 29, 2022

¿Se cumplieron las predicciones catastrofistas sobre la muerte de la “neutralidad de la red”?

Pregunta a un economista nº 6

Crédito de la imagen Wikimedia|CC BY 2.0

Esta semana en Pregúntale a un economista respondo a una pregunta que me envió Lawrence. Pregunta: “¿Cuál [ha sido] el efecto de eliminar la neutralidad de la red?”.

Para responder a esta pregunta, tenemos que retroceder el reloj hasta 2017. El entonces presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Ajit Pai, lideró con éxito un esfuerzo para derogar un conjunto de regulaciones de 2015 sobre las empresas proveedoras de servicios de Internet (ISP) originalmente puestas en marcha por la Administración Obama.

El resumen más sencillo de la normativa sobre neutralidad de la red es que obligaba a los ISP a permitir el acceso a los contenidos en Internet a la misma velocidad y por el mismo coste. Por ejemplo, que su proveedor de Internet le cobre por obtener velocidades más rápidas en YouTube o bloquee el acceso a la alta definición en Netflix serían ejemplos de violaciones de la neutralidad de la red.

La idea de pagar más a tu proveedor de Internet para acceder a determinados sitios web asusta, pero parece que los peores temores asociados al fin de la neutralidad de la red eran exagerados. Hasta cierto punto, los defensores de la neutralidad de la red son víctimas de su propio marketing apocalíptico.

Los rumores sobre la muerte de Internet eran muy exagerados

Si pasaste algún tiempo en Internet durante la muerte de la neutralidad de la red, era difícil no darse cuenta. El 12 de julio de 2017 sitios web de todo internet coordinaron sus mensajes para la “batalla por la red.”

Sitios web como Amazon, Netflix, YouTube y Reddit llamaron a sus usuarios a luchar por “un internet libre y abierto.”

En Twitter, #SaveTheInternet prosperó, dando a entender aparentemente que la propia Internet se enfrentaba a una amenaza existencial.

Tras la decisión de la FCC, la CNN declaró brevemente que era “el fin de Internet tal y como lo conocemos“.

Por desgracia para todo tipo de profetas del día del juicio final, la retórica extrema siempre parece tonta en retrospectiva cuando no resulta.

Obviamente, no estamos viendo que los ISP cobren a los usuarios diferentes cantidades por utilizar diferentes sitios web de forma sistemática. Todavía no hay ningún paquete de “paga a tu ISP para acceder a Hulu”. Así que ya está claro que parte del pesimismo era exagerado.

Tampoco parece que se hayan materializado los temores a que los ISP ofrezcan “vías rápidas” para que los usuarios paguen más por un mejor servicio. El único ejemplo de este tipo que pude encontrar fue una prueba de Cox Communications de un servicio “Elite Gamer”. Pero este servicio no se parecía a las “vías rápidas” promocionadas por los defensores de la neutralidad de la red, ya que nunca ofreció una experiencia de menor estrangulamiento y habría estado permitido según las antiguas normas de neutralidad de la red.

Una de las mayores preocupaciones sobre la derogación de estas normas era que llevaría a los ISP a favorecer sus propios servicios. Por ejemplo, AT&T es propietaria de Time Warner y HBO Max. En teoría, AT&T podría estrangular silenciosamente la velocidad de plataformas de streaming competidoras como YouTube y Netflix, destruyendo así la competencia.

¿Ha ocurrido esto? Es difícil de decir. Los ISP no publican exactamente un informe anual del tráfico de Internet que estrangulan. Pero tampoco estamos totalmente a oscuras.

Investigadores de la Universidad de Northeastern desarrollaron un método de control de la limitación conocido como Wehe. Los investigadores probaron el estrangulamiento de datos antes y después de la neutralidad de la red, y los resultados son sorprendentes.

Si los investigadores están en lo cierto, los ISP estrangulan los servicios, pero ya lo hacían antes de la derogación de las normas de neutralidad de la red. En otras palabras, la derogación de la neutralidad de la red tuvo un impacto mínimo o nulo en el estrangulamiento. Puedes consultar los datos tú mismo.

Los defensores de la neutralidad de la red pueden ver esto como una victoria porque proporciona pruebas de que los ISP participan en este proceso. Pero a mí me parece que esto perjudica más que nada a los defensores de esta normativa. ¿Por qué?

Los datos, si son correctos, muestran que la Internet por la que luchaban los defensores de la neutralidad de la red cuando hacían campaña para mantenerla no era diferente de la Internet sin esas regulaciones. La Internet que los defensores luchaban por salvar ya tenía estrangulamiento.

Para mí, esto es similar a alguien que cree que está bebiendo una Coca-Cola y se queja de que es peor que la Pepsi, sólo para que le digan que en realidad está bebiendo una Pepsi.

Otro problema que presentan los datos es que la mayoría de las tarifas de datos estranguladas son lo suficientemente rápidas como para transmitir vídeos de definición estándar en YouTube, por ejemplo. Algunas son incluso lo bastante rápidas para transmitir en alta definición.

Es cierto que los distintos servicios de streaming requieren velocidades de datos diferentes y que algunos usuarios prefieren la alta definición, pero a mí personalmente me cuesta preocuparme por si me “estrangulan” para que mis vídeos de YouTube se vean como cuando era pequeño. Es cierto que nunca me han obsesionado los “gráficos”, pero 480p siempre me ha parecido bien.

Entonces, ¿ha estado la derogación de la neutralidad de la red totalmente exenta de inconvenientes? Algunos grupos afirman que ha habido efectos negativos. Por ejemplo, un informe enumera las desventajas:

  1. Según la Universidad Northeastern, los ISP están estrangulando los datos.
  2. La vía rápida de los jugadores de 15 dólares
  3. Las compañías de telefonía móvil pueden vender la localización de los consumidores en tiempo real.
  4. Frontier Communications está cobrando cuotas obligatorias por el alquiler de equipos, incluso a los clientes que no los alquilan.

Los puntos uno y dos ya han sido abordados. El informe de la Universidad de Northeastern muestra que el estrangulamiento existía antes de la derogación de la neutralidad de la red, y el carril rápido para jugadores (que, por lo que sé, ya no existe) también cumplía las normas de neutralidad de la red.

El tercer punto puede preocupar a algunos, pero no parece que se derive claramente de la derogación de la neutralidad de la red. No está claro que el gobierno no pudiera abordar esa cuestión por separado.

Además, el caso de Frontier Communications ya se abordó legalmente sin recurrir a las leyes de neutralidad de la red.

Hay que admitir que podría haber un estrangulamiento preferencial a un ritmo mayor que desconocemos y quizá otros problemas, pero el veredicto que puedo sacar es que las preocupaciones sobre la derogación de la neutralidad de la red eran enormemente exageradas.

Mientras tanto, la UE, que sí apoya la regulación de la neutralidad de la red, parece haber obtenido peores resultados que Estados Unidos durante la pandemia. Los reguladores europeos pidieron directamente a los servicios de streaming que redujeran la velocidad de los vídeos.

¿Cuál es la razón económica para la limitación?

Parece que las desventajas de acabar con la normativa de neutralidad de la red han sido mínimas, pero ¿es cierto que los ISP tienen un incentivo para estrangular los datos? ¿Y es malo que lo hagan?

Los defensores de la neutralidad de la red suelen argumentar en contra de la capacidad de un ISP para hacerlo porque ofrecer 5 mbps de velocidad en Netflix cuesta lo mismo que ofrecer 5 mbps de velocidad en YouTube, por ejemplo.

Pero eso no es exactamente cierto. Es cierto que tecnológicamente proporcionar la misma velocidad a diferentes plataformas es lo mismo, pero económicamente es diferente.

Para entender por qué, pensemos en el mercado de la alimentación. Imaginemos que Dan, Patrick y Jon son los tres únicos clientes del mercado de naranjas. Patrick está dispuesto a pagar como máximo dos dólares por una naranja, Dan está dispuesto a pagar como máximo tres dólares y Jon está dispuesto a pagar un dólar. Supongamos que el coste de producción de una naranja es de 50 céntimos.

¿Cuánto debería cobrar el supermercado por las naranjas? Pues bien, si cobra tres dólares venderá una sola naranja a Dan por tres dólares de beneficio y 50 céntimos de coste. El beneficio total es de 2,50 dólares.

¿Y si la tienda baja el precio a dos dólares? Pues bien, Dan sigue comprando una naranja y esta vez paga dos dólares. Con el precio más bajo, Patrick está dispuesto a comprar una naranja por dos dólares. La tienda genera cuatro dólares de ingresos y le cuesta un dólar (50 céntimos por naranja vendida). Esto significa que la tienda ha obtenido tres dólares de beneficio, que es más de lo que obtuvo por vender la naranja a un precio más alto.

¿Y si la tienda baja el precio a un dólar? Jon, Dan y Patrick compran una naranja por 1 dólar cada uno, lo que supone tres dólares de beneficio total. Cada una de las tres naranjas cuesta 50 céntimos, lo que da un coste total de 1,50 dólares. Esta vez la tienda sólo obtiene 1,50 dólares de beneficio. Esto es menos beneficio que la opción de dos dólares, por lo que la tienda no bajará el precio a un dólar. Dos dólares es el precio máximo de beneficio para la tienda. (Estas cifras se resumen en la tabla siguiente).

Precio

Naranjas compradas 

(Dan)

Naranjas compradas (Patrick)

Naranjas compradas 

(Jon)

Total Naranjas compradas

Total Ingreso

Total Costo

Ganancia

$3

1

0

0

1

1x$3=$3

$0.50

$2.50

$2

1

1

0

2

2x$2=$4

$1

$3

$1

1

1

1

3

3x$1=$3

$1.50

$1.50

Tabla 1: Beneficios de una tienda de comestibles con un precio uniforme para las naranjas

Hasta ahora en nuestro ejemplo, hemos supuesto que las tiendas sólo cobran un precio por las naranjas. Esta suposición no es mala. En muchos mercados, existe un único precio establecido para todos los clientes en un momento dado. Pero no tiene por qué ser así.

Imaginemos que la tienda de comestibles pudiera cobrar distintos precios por las naranjas a distintos clientes. La tienda podría cobrar a Dan tres dólares, a Patrick dos dólares y a Jon un dólar. En este caso, la tienda obtendría seis dólares de ingresos (3+2+1) y tendría un coste de 1,50 dólares (0,50+0,50+0,50), con un beneficio total de 4,50 dólares. ¡Este es el mejor resultado para la tienda hasta el momento!

Los economistas se refieren a esta práctica de cobrar a los clientes precios diferentes en función de su disposición a pagar como discriminación de precios. Y la discriminación de precios existe en todas partes.

Los descuentos para la tercera edad, los asientos de primera clase en los aviones, los precios algorítmicos y los cupones en los supermercados son métodos con los que las empresas intentan evaluar y cobrar a los clientes en función de su disposición a pagar.

¿Es esto “malo”? Bueno, la economía, como campo libre de valores, no puede responder a esa pregunta, pero puede darnos algunas ideas que nos ayuden a tomar una decisión.

La primera pregunta que debemos hacernos es: “¿quién se beneficia más de la discriminación de precios?”. Hay dos grupos que se benefician directamente. Consideremos nuestro ejemplo de la tienda de comestibles. Los propietarios de las tiendas pueden obtener más beneficios cuando discriminan precios con éxito. Éste es un beneficiario. El otro beneficiario son los clientes con baja disposición a pagar.

Si no se permitiera a la tienda de comestibles cobrar precios diferentes a clientes diferentes, veríamos que el precio que maximiza el beneficio es de dos dólares. Jon no está dispuesto a pagar dos dólares, así que no compra una naranja. Sin embargo, en el mundo de la discriminación de precios, la tienda es capaz de vender a Jon una naranja por un dólar. La tienda intentará que Jon pague todo lo que esté dispuesto a pagar, pero nunca le cobrará un precio tan alto que no se considere beneficiado por la compra.

Si aquí hay un “perdedor” debido a la discriminación de precios, es Dan. Sin discriminación de precios, Dan compraría una naranja por dos dólares. Con ella, la tienda puede cobrarle tres dólares.

Es importante destacar que Dan no sale perdiendo por comprar la naranja. Sigue estando dispuesto a pagar tres dólares por una naranja, así que, por definición, valora la naranja en más de tres dólares. El intercambio sigue siendo beneficioso para ambas partes, pero Dan preferiría que le hubieran cobrado dos dólares, manteniendo el resto de factores constantes.

¿Qué puede enseñarnos esto sobre la estrangulación de datos? La estrangulación consiste en cobrar tarifas relativamente más altas por diferentes servicios (ya sea aumentando el precio o disminuyendo la calidad). En otras palabras, la estrangulación es una forma de discriminación de precios. Y, como en el caso de las naranjas, ofrecer velocidad a los clientes para diferentes servicios de streaming o juegos no significa que el ISP pague más por ofrecerla.

La producción de las naranjas del ejemplo anterior siempre costaba 50 céntimos a la tienda. Pero cobrar diferentes precios a distintos clientes permitía a la tienda obtener más beneficios, por lo que cobrar un precio único tiene un coste implícito (en forma de pérdida de mayores beneficios).

Los ISP, al igual que las tiendas de comestibles, pueden obtener más beneficios cobrando diferentes tarifas por diferentes velocidades en los sitios web. Esto no difiere de las tiendas de comestibles que se benefician de enviar cupones por correo para cobrar diferentes precios por el mismo producto, o de las aerolíneas que se benefician de vender billetes de primera clase a los clientes que quieren pagar por el lujo.

Los que están menos dispuestos a pagar por Internet tienen más posibilidades de permitírselo cuando los ISP discriminan los precios. Así que, al igual que Jon se benefició de la discriminación de precios, algunos consumidores también lo harían aquí.

En cuanto a los grupos que preferirían que no hubiera discriminación de precios, es posible que los grandes usuarios de Internet que pasan mucho tiempo haciendo streaming y jugando online pagaran más si los ISP pudieran discriminar precios.

Pero, al menos por ahora, parece que el beneficio para los ISP de la discriminación de precios es bastante bajo, como demuestra el mínimo impacto de acabar con la neutralidad de la red.


  • Peter Jacobsen es un Escritor Asociado en la Fundación para la Educación Económica.