Sí, hay compensaciones entre la prevención de enfermedades y la destrucción económica

Lo que muchos economistas imploran es que los responsables de la toma de decisiones no empujen ciegamente todas las fichas al centro de la mesa del COVID-19, sin preocuparse por otros objetivos valiosos.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto lo diferente que piensan los economistas y quienes no son economistas. En todo el mundo, variaciones de la misma discusión han tenido lugar durante la última semana más o menos es lo siguiente. Un economista discute el costo de las respuestas gubernamentales a la pandemia y rápidamente se encuentra con acusaciones de tratar cínicamente de "ponerle precio a una vida". El campo de los economistas trata de explicar su razonamiento mientras que el campo de los no economistas está horrorizado de que alguien "dejara morir a los ancianos para proteger a los ricos" o "priorizara la economía sobre la salud".

Las compensaciones a la luz de la escasez

Lo que realmente sucede aquí es que los economistas y los no economistas tienen mentalidades muy diferentes. Los economistas están constantemente pensando en compensaciones. Es algo natural. Se encuentra en el núcleo mismo de la economía. Todos los problemas que los economistas intentan resolver implican varias opciones y la posibilidad de encontrar la más óptima.

Esto se basa en el entendimiento de que vivimos en un mundo de escasez. Todos los medios son escasos, por lo que asignarlos para servir a ciertos fines debe necesariamente dejar otros fines insatisfechos. Los economistas intentan asegurar que los escasos recursos se utilicen de manera eficiente. Esto no es tan simple como poner dos números en un pedazo de papel y elegir el más grande. Todas las elecciones ocurren bajo la incertidumbre. No tenemos pleno conocimiento, y como tal siempre existe la posibilidad de hacer la elección equivocada.

El concepto de costos de oportunidad es una de las primeras cosas que se enseñan a los economistas principiantes. El beneficio de cada acción debe ser sopesado contra el beneficio perdido de la acción no tomada. Los costos de oportunidad son por definición invisibles y por lo tanto pueden ser fácilmente pasados por alto.

Obsérvese que el concepto de prioridades no se ha introducido deliberadamente hasta ahora. Tanto los economistas como los no economistas buscan generalmente las opciones que traerán la mayor cantidad de bienestar humano, ahora y en el futuro. En este caso, los economistas se preguntan si las amplias medidas adoptadas por los gobiernos para limitar la propagación de COVID-19 están perjudicando demasiado a la economía.

Ahora bien, esto no se debe a que los economistas estén preocupados por las cuentas bancarias de las personas más ricas del mundo, sino a que las depresiones económicas acarrean una plétora de malos efectos y limitan nuestras opciones futuras. Está bien establecido que las depresiones económicas llevan a más muertes y suicidios relacionados con el estrés. Pero utilizar nuestros escasos recursos para luchar contra COVID-19 a toda costa, sacrificando así nuestro bienestar económico y limitando nuestro crecimiento futuro, también significa que seremos relativamente más pobres en el futuro y pueda que entonces no podamos salvar tantas vidas como en un escenario alternativo en el que no utilicemos medidas tan drásticas contra la pandemia.

La toma de decisiones con el COVID-19

Esto básicamente equivale a un dilema del tranvía, el experimento de pensamiento ético en el que un tren desbocado está a punto de atropellar a cinco personas. La única forma de salvarlos es desviar activamente el tren a un carril lateral, matando a otra persona en el trayecto. Esto, por supuesto, representa un choque entre el utilitarismo y la deontología como el kantismo.

Parece que quienes no son economistas, que se reunieron con los debates sobre las compensaciones de la respuesta de COVID-19, sin darse cuenta se niegan a reconocer las limitaciones del problema de los tranvías. "¡Debemos salvar a todos, hoy y mañana!" Pero así como no podemos hacer que el carro vuele y evitar cualquier resultado propuesto, no podemos al mismo tiempo comprometer todos nuestros medios para múltiples fines. Simplemente tiene que haber una compensación. No es menos ley de la naturaleza que la gravedad.

Lo que muchos economistas imploran hoy en día es que los responsables de la toma de decisiones lo recuerden y no empujen ciegamente todas las fichas al centro de la mesa del COVID-19, sin preocuparse por otros objetivos valiosos. Si evalúan el beneficio de los esfuerzos actuales y descubren que efectivamente superan el costo, incluyendo el costo de oportunidad no visto, ¡entonces genial! Compartir el análisis con el público probablemente ayudará a convencer a los escépticos de que el curso actual es el correcto.

Para concluir: no, los economistas no son cínicos bastardos que están tan ciegamente obsesionados con el mercado de valores y no les importa si tu abuela muere. Ellos, como todo el mundo, quieren maximizar el bienestar humano. En general, cuando se encuentran con una opinión que parece loca, hay dos opciones: tratar de entender el argumento o asumir que la otra persona es estúpida y/o malvada. Hoy en día, demasiada gente elige lo último.