Red de seguridad social en Taiwán es el mercado en la calle

En 3 años aquí, en una ciudad más grande y más pobre que San Luis, no he visto ni una sola vez a un indigente.

Publicado originalmente el 16 de agosto de 2016.

A menudo se ridiculiza a los partidarios del libre mercado por sugerir que el Estado del bienestar puede ser sustituido sustancialmente por la libre empresa: que nos estamos fumando una hierba rara por apenas sugerir que los adultos sanos estarían mejor con una libertad más vigorizante en lugar de un debilitante subsidio.

El caso de Taiwán

Pues bien, tenemos un fantástico caso de estudio de exactamente esto: Taiwán. Con un PIB per cápita que se sitúa en la mitad de los niveles de Estados Unidos -entre España y Portugal-, Taiwán cuenta con un minúsculo estado del bienestar y con una normativa ligera y poco exigente.

¿El resultado? Una explosión del comercio y, aparentemente, un número casi nulo de personas sin hogar. En cualquier lugar de una ciudad taiwanesa, las calles están llenas de vida, todo el día y toda la noche, con un elenco rotativo de negocios emergentes que emplean principalmente mano de obra poco cualificada, al tiempo que alegran la vida a los consumidores.

Cientos de puestos de trabajo, pequeños ríos de ingresos empresariales que salen de una pequeña calle.

Para que nos hagamos una idea, tomemos una calle cercana a mi universidad, la calle Wenhua de Taichung. A partir de las 5 de la mañana, los agricultores llegan en auto y extienden sus productos en mesas plegables a lo largo de la calle. Los compradores son diversos: personas mayores que pueden ir a pie en lugar de ir en carro a una megatienda, madres con niños, padres que preparan el desayun

Alrededor de las 7 de la mañana, los agricultores recogen y trasladan los locales de desayuno, descargando las mesas plegables y apilando las sillas de sus camionetas. Locales de sándwiches, tiendas de fideos, tortillas y desayunos ingleses completos. Estos locales se mantienen hasta pasado el mediodía, cuando recogen todo en sus camiones y sale el equipo nocturno: un conjunto diferente de restaurantes que venden pollo frito o albóndigas, vendedores de ropa, relojes, juguetes para niños. A medida que avanza la noche se abren las cervecerías, que venden sopa caliente y cerveza fría. Las familias, los adolescentes y los solteros se agolpan en las calles hasta las 3 de la madrugada, cuando salen los limpiadores de calles para preparar la llegada de los agricultores a las 5.

Así pues, cientos de puestos de trabajo, pequeños ríos de ingresos empresariales salen de una pequeña calle. Cada trozo de calle se recicla 3 o más veces al día según lo que quieran los clientes. Y nada de esto sería legal en la mayoría de las ciudades estadounidenses.

La belleza del laissez-faire

Tres resultados interesantes se desprenden de este enfoque de laissez-faire del pequeño comercio. En primer lugar, las calles de Taiwán están llenas de compradores todo el día y toda la noche. No hay ninguno de esos peligrosos desiertos urbanos que abundan en ciudades estadounidenses como DC y Nueva York. Se puede deambular con seguridad a las 3 de la madrugada cualquier día de la semana, y encontrar toneladas de bares o restaurantes pop-up, repletos de gente risueña disfrutando de la noche.

La primera pregunta de sus amigos fue: ¿qué tipo de tienda vas a abrir durante tu búsqueda de empleo?

En segundo lugar, como el laissez-faire permite que se desarrolle un mercado sólido, la comida callejera en Taiwán es segura, deliciosa y ridículamente barata. Pagamos entre 1.50 y 2 dólares por una comida completa, en un país en el que los costos generales son la mitad de los de Estados Unidos. Así que, ajustando los niveles de precios, pagamos entre 3 y 4 dólares por lo que nos costaría fácilmente entre 3 y 5 veces eso en EE UU. Como resultado, mi familia no come fuera una vez a la semana como en Estados Unidos; comemos fuera 2 o 3 veces al día

¿Por qué es tan barato? Porque el mercado se autorregula en gran medida: si un vendedor vende comida mala o sucia, se corre la voz y se queda sin negocio. Los demás vendedores, de hecho, lo imponen, ya que la reputación de toda la calle está en peligro. El resultado es que los vendedores limpian escrupulosamente sus equipos todos los días; de hecho, hay servicios que se dedican a limpiar sus puestos de comida por encargo. Es como una desregulación anidada: un servicio no regulado prestado a otro servicio no regulado que, en última instancia, es "vigilado" por los propios clientes.

Libertad y oportunidad: eso es lo que sustenta el verdadero bienestar y la seguridad.

Desde mi perspectiva como cliente, el resultado final es fantástico: comida limpia y deliciosa que podemos permitirnos comer todos los días del mes. Por cierto, eso es lo que aparentemente hacen ahora la mayoría de los taiwaneses: es habitual que la gente no cocine nunca en su casa, sino que se limite a recoger comidas de 2 dólares todas las noches para la familia y sólo cocine para ocasiones especiales o para una merienda a medianoche.

En tercer lugar, y posiblemente el más importante, es el impacto en el empleo y la autosuficiencia. Un amigo taiwanés anunció que había perdido su trabajo, y la primera pregunta de sus amigos fue: ¿qué tipo de tienda vas a abrir durante tu búsqueda de empleo? Como es tan fácil montar un negocio de bolsillo, hay toda una industria que se dedica a ello. Puedes perder tu trabajo, coger el autobús, alquilar un puesto de comida durante un mes, pagar 50 dólares por poner un cartel, hacer que te lo entreguen en un lugar muy transitado y ponerte a trabajar esa noche con twinkies fritos, bollos con salchichas, lo que creas que la gente quiere comer. Así que vende salchichas por la noche, sigue buscando trabajo por el día, y cuando encuentre un trabajo, devolverá el puesto a cambio de la fianza.

Libertad y oportunidad: eso es lo que sustenta el verdadero bienestar y la seguridad. Los resultados son sorprendentes: en 3 años aquí, en una ciudad más grande y más pobre que San Luis, no he visto ni una sola vez a un indigente. Lo más parecido que he visto es una señora mayor que cultiva orquídeas y las vende en una bolsa.

Así que elige una: regulaciones que matan empleos y un Estado de bienestar, o reducir las cargas de las pequeñas empresas y liberar a la gente.