¿Quién necesita realmente una definición para la recesión?

Ni las empresas ni los hogares. En verdad sólo sirven un interés.

Las redes sociales arden con una disputa sobre si la economía estadounidense está en recesión.

El debate fue provocado por la declaración de la Casa Blanca sobre los venideros números del PIB. El comunicado afirma:

Aunque algunos sostienen que dos trimestres consecutivos de la caída del PIB real constituyen una recesión, esa no es la definición oficial ni la forma en que los economistas evalúan el estado del ciclo económico.

El debate en las redes sociales gira en torno a si esto es cierto, pero creo que la prioridad es otra cuestión. ¿Por qué nos importa? No estoy preguntando por qué debería importarnos si la economía va mal - eso es obviamente importante.

Lo que pregunto es otra cosa. ¿Por qué nos importa llamarla recesión y por qué necesitamos una definición de recesión?

Las recesiones como herramientas para los planificadores

Los individuos que intentan gestionar sus hogares y empresas no necesitan tener acceso a datos macroeconómicos como el PIB para saber que las cosas van mal en la economía. Cuando las empresas son incapaces de conseguir clientes, cuando los costos aumentan más rápido que los ingresos y cuando los particulares pierden poder adquisitivo, lo saben.

En los negocios, las estadísticas claves a las que deben acceder los empresarios son las ganancias y las pérdidas. Una empresa que obtiene ganancias económicas debe seguir adelante y una empresa que tiene pérdidas económicas debe hacer un cambio. Las cifras del PIB son innecesarias para estas decisiones.

"El consumidor individual", escribió Murray Rothbard, "en sus rondas diarias, tiene poca necesidad de estadísticas; a través de la publicidad, de la información de los amigos y de su propia experiencia, se entera de lo que ocurre en los mercados que le rodean. Lo mismo ocurre con la empresa comercial. El empresario también debe evaluar su mercado particular, determinar los precios que tiene que pagar por lo que compra y cobrar por lo que vende, llevar una contabilidad de costos para estimar sus gastos, etc. Pero ninguna de estas actividades depende realmente del omnium gatherum de datos estadísticos sobre la economía que ingiere el gobierno federal. El empresario, como consumidor, conoce y aprende sobre su mercado particular a través de su experiencia diaria".

La gente no sólo conoce las condiciones económicas relevantes sin datos macroeconómicos, sino que lo sabe antes de que los datos económicos macroeconómicos tengan la oportunidad de ser publicados. Si alguien sale a la calle en un día caluroso, no necesita que una agencia meteorológica le diga la temperatura para saber que hace calor. De hecho, si tratas de decirle a una persona en un día caluroso que tu aplicación meteorológica dice que sólo hay 10 grados, te diría que tu aplicación está equivocada.

Entonces, ¿a quién ayuda exactamente el acceso a los datos del PIB (o de la renta nacional)? En resumen: al gobierno. ¿Por qué? Porque los políticos y los burócratas carecen del conocimiento directo y significativo que tienen los participantes en el mercado. Como explicó Rothbard:

Están decididamente fuera del mercado. Por lo tanto, para poder "entrar" en la situación que intentan planificar y reformar, deben obtener un conocimiento que no es la experiencia personal y cotidiana; la única forma que puede adoptar ese conocimiento es la estadística.

Las estadísticas son los ojos y los oídos del burócrata, del político, del reformista socialista. Sólo a través de las estadísticas se puede saber, o al menos tener alguna idea, de lo que ocurre en la economía.

Por ejemplo, no puedes tener políticas de recesión si no puedes identificar cuantitativamente una recesión, así que nuestros planificadores hacen definiciones y reúnen métricas.

Pero sus definiciones y métricas no tienen sentido desde la perspectiva de los participantes en el mercado. Su única función es política. Como argumenta el economista Ludwig von Mises, "no hay ninguna razón no política para proceder a una suma de todos los ingresos dentro de una 'nación' y no dentro de un colectivo más amplio o más estrecho".

Cuando las cifras del PIB caen por debajo de un determinado nivel, los políticos pueden utilizar esos datos para intentar que los ingresos vuelvan a subir. O tal vez cuando la economía está "demasiado caliente" los políticos pueden utilizar la política fiscal y monetaria para frenar la economía.

Todas estas metáforas sobre economías que se calientan o se estancan se basan en una visión de la economía basada en la planificación central. Según esta visión, la economía es como una máquina que podemos ajustar para obtener los resultados adecuados.

Sin estadísticas macroeconómicas, los planificadores centrales tienen menos medios para justificar determinadas intervenciones. No podemos afirmar que necesitamos estímulos si no podemos señalar algunos datos que indiquen que son necesarios.

¿Por qué esta definición de recesión de "dos trimestres de crecimiento negativo del PIB" está tan extendida en la mente de los economistas? Bueno, una de las razones, como ha señalado Phil Magness en Twitter, es que hay leyes de Estados Unidos que se activan por tener dos trimestres con el crecimiento negativo del PIB:

Obsérvese el papel que juega aquí la medición del PIB. Es presumiblemente una métrica para evocar la legislación. ¿Por qué si no el poder legislativo tendría respuestas automáticas a la métrica?

¿Aún no estás convencido de que las estadísticas macroeconómicas existen para servir a los planificadores? Considere algunas preguntas sencillas de Mises:

¿Por qué la renta nacional de Estados Unidos y no la "renta estatal" del Estado de Nueva York o la "renta del condado" del Condado de Westchester o la "renta municipal" del municipio de White Plains? Todos los argumentos que se pueden esgrimir a favor de preferir el concepto de "renta nacional" de los Estados Unidos frente a la renta de cualquiera de estas unidades territoriales menores también se pueden esgrimir a favor de preferir la renta continental de todas las partes del continente norteamericano o incluso la "renta mundial" frente a la renta nacional de los Estados Unidos. Son simplemente las tendencias políticas las que hacen plausible la elección de Estados Unidos como unidad.

¿Por qué nos centramos tanto en el PIB de Estados Unidos en lugar del PIB de la ciudad o del mundo? Es porque nuestros responsables políticos más poderosos están en el ámbito nacional.

Definir las recesiones

Irónicamente, estas herramientas desarrolladas, en parte para ayudar a los planificadores, se han convertido en una espina en el costado de muchos políticos. Aunque las cifras del PIB pueden ayudar a la planificación económica nacional, no son útiles en las urnas.

Esta es probablemente la razón por la cual la Casa Blanca de Biden está tratando de adelantarse a la publicación de los datos económicos del trimestre más reciente. Si le preocupa que una definición de recesión le haga quedar mal, simplemente elegirá otra definición.

Desafortunadamente para Biden, aunque una colección arbitraria de economistas declare que no estamos en recesión, no hace falta un termómetro para saber si hace calor afuera.

Las cuestiones económicas, especialmente la inflación, encabezan la lista de preocupaciones de los votantes de cara a las elecciones a mediados del 2022 y no están muy cerca.

Así que si la recesión esté definida oficialmente o no, no importa realmente. Cuando hace calor afuera la gente lleva pantalones cortos. Cuando la economía es mala para ellos, responden en consecuencia, independientemente de lo que digan los meteorólogos burocráticos.