¿Qué significa un 7.5% de inflación? La regla del 72 puede demostrarlo

La regla del 72 nos ayuda a entender por qué se justifica la preocupación que sienten los estadounidenses por la inflación.

Este mes, la inflación alcanzó un nuevo hito. En febrero, la inflación anual (medida por el Índice de Precios al Consumo) saltó a 7.5%.

Probablemente haya sentido los efectos de la inflación en su vida cotidiana. Los viajes al supermercado son más caros, llenar el tanque del auto aumentó los gastos en su presupuesto y tal vez su alquiler haya subido en su contrato más reciente.

Pero, ¿qué significa que los precios sean un 7.5% más altos que el año anterior? ¿Cómo podemos entender el efecto de esa cifra? Podemos empezar utilizando algunas herramientas económicas y financieras básicas.

Inflación, crecimiento y niveles

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la inflación es una tasa, no un nivel. Una tasa es algo que ocurre a lo largo del tiempo. ¿Por qué es importante?

Imagina que gastas 100 dólares a la semana en comida. Un año después, esos mismos alimentos le cuestan 107.50 dólares. Suponiendo que el aumento de precios se haya producido en toda la economía, eso significa que la inflación ha sido del 7.5% anual según la medida del IPC.

Ahora imagine que pasa otro año y que el costo de esos comestibles sigue siendo de 107.50 dólares. Si los precios no suben, entonces la tasa anual de inflación ha caído al 0%. Pero fíjese, incluso con una inflación del 0%, en el segundo año, los precios más altos del primer año no desaparecen.

Por eso es importante darse cuenta de que la inflación es una tasa y no un nivel. A menos que se produzca una futura deflación en la que los precios caigan, los precios se mantendrán en un nivel permanentemente más alto (de 100 a 107.50 dólares), aunque no se produzca más inflación.

Ahora bien, es posible, incluso probable, que los salarios suban para ajustarse a estos precios más altos, pero no hay garantía de que esto ocurra antes de que los trabajadores sufran un recorte significativo de su riqueza real en relación con la que tendrían si no hubiese habido inflación. ¿Por qué?

En primer lugar, porque es poco probable que los salarios sean los primeros en aumentar. Así, mientras que las facturas suben de inmediato, el salario podría no aumentar hasta la próxima revisión anual.

En segundo lugar, a medida que los precios aumentan, el valor del dinero que los trabajadores tienen en ahorros se mantiene igual. Así que el fondo para imprevistos que tienes guardado para emergencias te compra cada vez menos cuanto más dure la inflación.

La regla del 72

Ahora que hemos visto cómo la inflación puntual conduce a precios permanentemente más altos, ¿qué ocurre cuando la inflación se prolonga en el tiempo? ¿Qué significaría mantener una tasa de inflación del 7.5% anual? Después de todo, es difícil visualizar lo que significa que algo crezca un 7.5 por ciento.

Nuestro reciente informe sobre la inflación fue un hito interesante debido a un "truco" utilizado en finanzas para ayudar a pensar en la rapidez con la que las cosas crecen en el tiempo. Ese truco se llama la "regla del 72".

La regla del 72 es la siguiente: si se toma una tasa de crecimiento constante de cualquier cosa (cuentas de ahorro, niveles de precios o incluso el tamaño de los árboles) y se ignora el signo de porcentaje, se divide 72 por ese número, lo que nos dirá cuánto tiempo pasará antes de que la cosa en cuestión duplique su tamaño.

Consideremos el crecimiento de los precios. Si los precios crecen a un ritmo del 7.5% anual, dividimos 72 entre 7.5, lo que da como resultado 9.6. Lo que esto significa es que, si la inflación anual continúa a un ritmo del 7.5%, los precios de los bienes en la economía en general se duplicarán en poco menos de 10 años. Básicamente, una vez que se supera una tasa del 7.2%, se duplican los precios cada década (o antes cuando es más alta).

Considere nuestro ejemplo. Si los costos de 100 dólares en la compra aumentan un 7.5%, son 107.50 dólares al final de un año. Al año siguiente, esos 107.50 dólares también aumentan un 7.5% (107.50 x 1.075) hasta alcanzar los 115.56 dólares. Si haces esta multiplicación diez veces (una por cada año) tienes:

100 $ x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075 x 1.075.

O, simplificado:

$100 x 1.075.10

Esto hace que el precio de nuestros alimentos al final de 10 años sea un poco más de 208 dólares. Como puedes ver, nuestros precios se han duplicado con creces.

Así pues, una tasa de inflación del 7.5% es una especie de hito, pero la siguiente pregunta es: ¿se producirá realmente? ¿Permanecerá la inflación del 7,5% cada año durante diez años? La respuesta es que, en este momento, no parece probable.

Como expliqué en un artículo anterior, un factor importante en el aumento de los precios es el hecho de que la Reserva Federal ha aumentado la oferta de dinero (medida por M2) casi un 42% desde enero de 2020. Este gráfico de la Reserva Federal de St. Louis muestra este significativo aumento.

En última instancia, un aumento del 42 por ciento en la oferta de dinero se traduciría finalmente en un aumento de los precios, en promedio, en la misma cantidad, según la teoría de la cantidad de dinero (QTM), que fue más famosamente desarrollada por el economista Milton Friedman.

Si la teoría de la cantidad de dinero es correcta, se necesitaría un aumento de la oferta monetaria del 100% para que los precios se dupliquen, manteniendo todo lo demás constante.

Por lo tanto, mientras la Reserva Federal no se desvíe por completo (lo cual no es en absoluto un hecho), es probable que los precios no se dupliquen en 10 años.

Sin embargo, la regla del 72 sigue siendo válida y contiene una advertencia funesta.

El hecho de que, si la inflación persistiera a este mismo ritmo, los precios tardarían menos de 10 años en duplicarse es motivo de preocupación. No estamos bajo una "hiperinflación", pero ciertamente los precios están subiendo a un ritmo que le preocupa a la mayoría de los estadounidenses. Y la regla del 72 nos ayuda a entender por qué su preocupación está justificada.