VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, marzo 25, 2024

¿Qué es realmente la escasez?

A menudo se habla de escasez. Pero, ¿hablamos todos de lo mismo?


El concepto más básico de la economía es la escasez. Si abre un libro de texto de economía, en el primer capítulo se mencionará sin duda este concepto.

Desgraciadamente, el concepto de escasez adolece del problema del multisentido. En otras palabras, la escasez se utiliza tanto dentro como fuera del campo de la economía para referirse a más de una cosa. No sólo eso, sino que a veces la palabra se utiliza para describir conceptos que están reñidos con la economía sólida.

Exploremos, pues, la escasez y lo que significa y lo que no significa.

Escasez económica

La primera definición de escasez en la que nos centraremos la llamo “escasez económica”. Esta es la escasez en la que se centran los libros de texto de economía.

La escasez económica describe la relación entre las personas, los fines que persiguen y los medios de que disponen para alcanzarlos.

Vivimos en un mundo de escasez económica, en el que los fines que deseamos superan nuestros medios para alcanzarlos. En resumen, queremos más de lo que tenemos.

La prueba de ello es sencilla: ¡la gente actúa! Todos los días, usted y yo actuamos porque queremos algo que no tenemos. ¿Por qué la gente va a la universidad, forma una familia o consigue un trabajo? Tienen un objetivo final que intentan alcanzar. Esta idea procede principalmente del economista Ludwig von Mises en su obra magna La acción humana. Mises dice:

Los medios son necesariamente siempre limitados, es decir, escasos con respecto a los servicios para los que el hombre quiere utilizarlos. Si no fuera así, no habría ninguna acción con respecto a ellos. Cuando el hombre no está limitado por la cantidad insuficiente de cosas disponibles, no hay necesidad de ninguna acción.

La acción consciente implica escasez económica. Mientras las personas actúen intencionadamente, demuestran que tienen deseos que aún no están satisfechos.

En consecuencia, mientras haya acción humana siempre habrá escasez. Incluso en historias utópicas supuestamente posteriores a la escasez, como Star Trek, la escasez está presente. La escasez económica está presente incluso en el mundo bíblicamente perfecto del Jardín del Edén. Adán actúa en el Jardín, lo que indica su deseo de cambiar su estado de cosas.

En cierto sentido, este tipo de escasez es binario. Desafía la simple medición en términos de más o menos. Si hay algo (tangible o intangible) que una persona desea pero no tiene, entonces se enfrenta a la escasez.

En la medida en que podemos medir la escasez económica, la mejor manera de hacerlo sería medir el coste de obtener algún fin deseado. Cuando actuamos y utilizamos recursos, renunciamos a alguna acción y uso alternativos de esos recursos. Los economistas llaman a esta pérdida de oportunidad de una acción su coste de oportunidad.

Si el coste de oportunidad de algo aumenta, probablemente tenga sentido pensar que esa cosa es “más escasa”. Hay distintas formas de intentar cuantificar el coste de oportunidad. El economista Julian Simon sostenía que la mejor forma de cuantificar la escasez económica era observar los precios ajustados a la inflación a lo largo del tiempo. Gale Pooley y Marian Tupy, en su reciente libro Superabundance, intentan poner los costes en términos del tiempo que tarda la persona media en adquirir algo (llaman a esta medida precio temporal).

Así pues, si el coste de obtener un bien o un fin disminuye, tiene sentido pensar que se está volviendo menos escaso; pero, por las razones expuestas, no debemos pensar erróneamente que la disminución de la escasez de un bien significa que algún día eliminaremos la escasez.

La economía trata fundamentalmente de cómo cooperan los seres humanos en condiciones de escasez. Las instituciones económicas que creamos para abordar este problema pueden cambiar a medida que cambia de forma, pero estos sistemas y su estudio siempre serán relevantes mientras los humanos actúen para conseguir las cosas que desean. En este sentido, nunca superaremos la escasez.

La mentalidad de la escasez

La escasez económica puede ser un hecho inevitable, pero eso no significa que no podamos superar algunos de los otros “tipos” de escasez.

Otra forma de utilizar la palabra escasez está relacionada con la mentalidad de escasez. En resumen, la mentalidad de la escasez considera que la ganancia de una persona es la pérdida de otra. Si a uno le va bien, a otro le tiene que ir mal. Si tú ganas, alguien tiene que perder. Los economistas lo llaman una visión del mundo de suma cero.

Ver el mundo como un juego de suma cero o los recursos como un pastel fijo es la esencia de la mentalidad de escasez. A veces, cuando la gente dice: “Los recursos son escasos”, lo que realmente está diciendo es: “Todas las interacciones tienen un ganador y un perdedor”. Mi colega Patrick Carroll aborda esta falacia con más detalle aquí, y le debo el haber llamado mi atención sobre cómo esto está conectado con la mentalidad de escasez.

Esta visión de la escasez es errónea. No es cierto que el beneficio de una persona vaya siempre en detrimento de otras. Los seres humanos tienen el potencial de crear nuevo valor y nuevos recursos económicos.

El ejemplo más sencillo es el intercambio. Por la mañana, mi mujer y yo damos vitaminas a nuestras hijas para empezar el día. La mayor prefiere las de color rosa y su hermana pequeña las de color morado. Por desgracia para ellas, no me entretengo rebuscando en el bote de vitaminas sus colores favoritos. Cuando se trata de que papá regale vitaminas, se hace lo que se hace.

Pero a veces ocurre algo mágico. A la mayor le toca una vitamina morada y a su hermana pequeña una rosa. No tardamos mucho en descubrir la magia del intercambio mutuamente beneficioso.

Cuando reciben el favorito de la otra, lo intercambian. Cuando hacen esto, ambas están más contentas. Fíjate, el número de vitaminas sigue siendo el mismo, pero la felicidad creada por las vitaminas aumenta gracias al intercambio. El “pastel” de la satisfacción no es fijo por el mero hecho de que los recursos sean contables. El comercio aumenta el tamaño del pastel económico.

Esta capacidad de aumentar el tamaño de la tarta crece cuando consideramos que los seres humanos también pueden comportarse empresarialmente y crear recursos de valor. Hubo un tiempo en que el petróleo no tenía ningún valor para los seres humanos. No era más que una molestia. Entonces, unos brillantes innovadores descubrieron que podía convertirse en energía utilizable y barata para generaciones de seres humanos.

La creación de valor está a nuestro alrededor. Esto no significa que no haya juegos de suma cero en el mundo. A veces hay un ganador y un perdedor: pensemos en los deportes. Pero la cuestión es que a veces hay situaciones en las que todos ganan. A veces las personas creativas hacen crecer el pastel. En la medida en que la gente utiliza la escasez para decir que el pastel es fijo y no puede crecer, se equivoca.

Esto también nos ayuda a reconciliar dos ideas que parecen opuestas, pero que en realidad no lo son.

El economista Thomas Sowell dijo: “La primera lección de la economía es la escasez: nunca hay suficiente de nada para satisfacer plenamente a todos los que lo quieren. La primera lección de la política es ignorar la primera lección de la economía”.

En aparente tensión con esto, Julian Simon hace una afirmación interesante:

Nuestros suministros de recursos naturales no son finitos en ningún sentido económico. La experiencia del pasado tampoco da motivos para esperar que los recursos naturales sean cada vez más escasos. Más bien, si la historia sirve de guía, los recursos naturales serán progresivamente menos costosos, y por tanto menos escasos, y constituirán una proporción menor de nuestros gastos en los próximos años.

¿Cómo cuadran estas dos citas? ¿Se contradicen? En absoluto.

Thomas Sowell se refiere al ámbito de la política. En política, todas las políticas las paga alguien. Cada dólar gastado en el ejército es un dólar que el contribuyente podría haber gastado en otra cosa. La política es suma cero.

Por otro lado, Simon habla de cómo la creatividad humana canalizada en los mercados y el intercambio voluntario puede conducir a una disminución de la escasez. Obsérvese que Simon afirma que los recursos no son finitos en un sentido económico (más adelante hablaremos de ello), pero nunca afirma que los recursos no sean escasos en un sentido económico. Simon está de acuerdo con Sowell: los recursos son escasos. Sin embargo, añade que el ingenio humano en los mercados nos ofrece la posibilidad de reducir la escasez. Podemos rechazar la mentalidad de la escasez de suma cero, manteniendo al mismo tiempo que el gobierno es incapaz de proporcionar un almuerzo gratis.

Escasez física

Una última forma de hablar de la escasez es en un sentido físico. La gente cuenta los recursos que tiene a su alrededor y considera que este recuento es una medida de la escasez. Llamaré a este tipo de escasez escasez física.

Es importante señalar que, aunque contar según alguna métrica física es importante en un sentido ingenieril, lo es mucho menos para entender la escasez económica. Para ver por qué, basta con observar que el hecho de que algo sea limitado en cantidad no lo convierte en algo que la gente desee.

Imaginemos que los científicos descubren un elemento que emite una radiación importante. Ahora imaginemos que no hay forma segura de manipular o convertir el elemento (ni siquiera como arma). ¿Cuánto estaría dispuesta a pagar la gente por un elemento así? Yo creo que no. De hecho, la gente probablemente pagaría por evitarlo. Incluso si este elemento es físicamente raro, puede que no ayude a la gente a conseguir sus fines. En ese caso, no es escaso.

En cambio, podemos imaginar que algo físicamente abundante sea escaso. Hay miles de toneladas de oro que existen bajo la superficie terrestre. ¿La existencia de esta cantidad física de oro hace que sea menos escaso? No. Si no es accesible para utilizarlo con fines humanos, no alivia la escasez. La escasez física y la escasez económica no son lo mismo.

Como último ejemplo, podemos imaginar un recurso natural que se vuelve menos escaso sin que cambie su cantidad física. Esto ocurre con la gasolina. Imaginemos que, de repente, un empresario inteligente desarrolla un nuevo motor de automóvil más eficiente que eleva la eficiencia del combustible a 100 millas por galón. La oferta física de gasolina no cambia, pero la escasez económica de gasolina disminuiría inmediatamente.

Esto no quiere decir que no exista ninguna relación entre la escasez física y la económica. Existe alguna relación. Pero la cuestión es que lo que importa directamente a los humanos es la escasez económica del recurso, que disminuye gracias a la creatividad humana. Parafraseando a Julian Simon, el petróleo proviene de la mente humana, no del suelo.

Esperanza abundante

Es probable que haya más formas de utilizar y mal utilizar el término escasez, pero éstas son las tres principales.

Separar estos tres conceptos diferentes que describen la escasez nos ayuda a reconciliar la inevitabilidad de la escasez con un optimismo inquebrantable.

Es cierto que la gente siempre tendrá metas que aún no ha alcanzado, pero esto no debe hacernos pesimistas. En su búsqueda de estos objetivos, los seres humanos utilizan su creatividad y perseverancia para hacer crecer el pastel y aliviar la escasez económica que nos rodea. Hacerlo no tiene por qué significar que otro salga perdiendo. Por el contrario, un mundo de escasez económica, abundancia natural y escenarios en los que todos ganan puede existir sin contradicciones.


  • Peter Jacobsen es un Escritor Asociado en la Fundación para la Educación Económica.