VOLVER A ARTÍCULOS
martes, enero 30, 2024

Por qué las barreras comerciales perjudican especialmente a los pobres

Las políticas comerciales proteccionistas encarecen la vida de todos, pero golpean más a los pobres.


¿Por qué la gente comercia entre sí? Porque así están mejor. Como abre el artículo de Iain Murray y mío “Traders of the Lost Ark“:

Imagínese en una isla tropical. Mucho sol, árboles que dan sombra y hermosas playas de arena blanca alrededor. Tienes todo el lugar para ti. Este paraíso idílico sería uno de los lugares más pobres de la Tierra. ¿Por qué? Porque no tendrías con quién comerciar.

En el resto del mundo, todo el mundo es bueno en algo, pero nadie es bueno en todo. Por eso la gente se especializa y comercia entre sí. Puede que se te dé bien pescar, pero que no sepas trabajar la madera para construir un refugio sólido. Si tienes a otra persona contigo en la isla, puede que sea hábil con la construcción, pero no muy buena pescando. En lugar de trabajar por separado en ambas tareas con resultados mediocres, podrías especializarte: tú pescas y ella construye un refugio. Ambos tendrán el estómago lleno y un techo, y estarán mejor.

Ahora, en lugar de dos especialistas, imaginemos 7.000 millones de ellos. En ambos casos se aplica la misma lógica. Por eso, durante más de 75 años, uno de los mayores proyectos de la comunidad internacional de posguerra ha sido, sin prisa pero sin pausa, levantar las barreras comerciales en países de todo el mundo. Aquí, en Estados Unidos, el arancel medio sobre un bien gravable era del 59% tras la entrada en vigor del arancel Smoot-Hawley en 1930. Esa cifra se redujo al 5% cuando Trump asumió el cargo, más de un 90% de reducción. Otros países del mundo pueden contar historias similares. Un comercio más libre es una de las razones por las que el PIB mundial real per cápita ha pasado de menos de 1,25 dólares al día en 1960 a casi 30 dólares al día en 2017.

Aquí, en Estados Unidos, la persona media gana más de 163 dólares al día, frente a los 8,24 dólares de 1960. Se trata de una enorme mejora del nivel de vida, especialmente para los pobres. Las crecientes oportunidades comerciales y la especialización tienen mucho que ver con ello.

Las barreras comerciales perjudican a todos, especialmente a los pobres

La defensa del libre comercio va más allá de la eficacia económica. En el fondo, el libre comercio es una cuestión moral. Todos los que quieren que el mundo sea mejor deberían abogar por la reducción de las barreras comerciales en todo el mundo. El regreso de la administración actual a las políticas comerciales preindustriales no es solo mala política y mala economía; las políticas comerciales de Trump perjudican desproporcionadamente a los pobres.

“Los principios básicos de una sociedad libre son atemporales, pero necesitan ser reaprendidos cada generación”.

Los aranceles sobre los productos agrícolas implican un aumento de los precios de los alimentos. En proporción a sus ingresos, los pobres gastan más en alimentos que sus congéneres más acomodados, con lo que les queda menos para otras necesidades, como el transporte y el alquiler. Hablando de eso, los nuevos aranceles sobre el acero significan coches y edificios más caros. Adivinen quién paga proporcionalmente más por el transporte y el alquiler. Y así sucesivamente, con aranceles sobre miles de bienes que no existían hace un año.

Los principios que sustentan el libre comercio son económicamente sólidos y moralmente correctos. Los economistas, que discrepan entre sí en casi todo lo demás, han favorecido casi unánimemente el libre comercio desde los tiempos de Adam Smith.

Como también señalamos en nuestro documento, “los principios básicos de una sociedad libre son intemporales, pero hay que volver a aprenderlos cada generación”. Esta lección se aplica a los conservadores de esta generación más que a la mayoría. Si había alguna duda de que la afiliación partidista triunfa sobre los principios, esas dudas se disiparon cuando un Congreso controlado por los republicanos se quedó de brazos cruzados mientras el presidente Trump promulgaba un arancel tras otro, además de un rescate para algunos de los agricultores perjudicados por esos aranceles. Al igual que muchos progresistas necesitan que se les recuerde que la apertura y el comercio ayudan a los pobres, también los conservadores necesitan que se les recuerde que su defensa de la tradición debe remontarse más allá de un año y medio.

Para más información, lea el artículo completo “Traders of the Lost Ark” aquí.

Reimpreso del Competitive Enterprise Institute.

[Artículo publicado originalmente el 21 de agosto de 2018].


  • Ryan Young is the Competitive Enterprise Institute's fellow focusing on regulatory and monetary policy and financial regulation. He also hosts CEI’s weekly podcast and writes the popular “Regulation of the Day.”