VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, febrero 12, 2023

Por qué la economía represiva de China es contraproducente para el crecimiento y la innovación

China ha creado un ciclo de represión que está socavando el espíritu empresarial y la inversión.

Crédito de la imagen: Paul Kagame-Flickr | CC BY-NC-ND 2.0

Muchos fines de semana durante mis estudios en Changzhou, China, salíamos a tomar algo sólo para darnos cuenta de que nuestro bar favorito no estaba abierto esa noche. De hecho, todas las discotecas de la ciudad estaban cerradas. ¿El motivo? La policía decidió tomar medidas enérgicas contra estos locales nocturnos. En la mayoría de los casos, las medidas estaban relacionadas con las drogas, pero también con la prostitución. Parecían ir por ciclos. Una vez que se tomaban medidas, la situación se enfriaba durante un tiempo y luego volvía a aumentar gradualmente hasta llegar a un punto culminante, en el que se tomaban otras medidas.

Al igual que los clubes nocturnos de Changzhou, las medidas enérgicas son un tema bien conocido en la economía china.

Hoy en día, cualquier búsqueda sobre la economía china arroja resultados que incluyen la palabra “crackdown“. Existe el patrón de que, de vez en cuando, el gobierno chino toma medidas enérgicas contra uno de los grandes sectores, empresas específicas e incluso individuos. Las razones son diferentes, pero la historia sigue siendo la misma. A veces, una empresa cualquiera es considerada incumplidora por decisión de algún organismo regulador. Otras veces, un empresario influyente se hace oír demasiado y critica al gobierno, mientras que en muchos casos se necesita un chivo expiatorio para traer la paz, ya que al gobierno se le puede toser por una especie de crisis.

Las medidas enérgicas adoptan distintas formas. Una de las más comunes es la aplicación de una nueva normativa. Otra es la aplicación más estricta de la normativa vigente. Por supuesto, también está lo que le ocurrió a Jack Ma. De vez en cuando ha convenido a los dirigentes del país relajar su férreo control de la economía y permitir cierto grado de libertad económica. La corrupción también juega un papel importante en estas relajaciones, porque entran en juego los intereses personales. El libertario que hay en mí piensa también que, a veces, se trata simplemente de la incompetencia del gobierno y de su incapacidad para hacer cumplir la normativa a todo el mundo, todo el tiempo.

China fue una vez el país líder en minería de criptomonedas. En mayo de 2021, el gobierno chino se comprometió a poner fin a las operaciones de minería y el comercio en China, que desde el punto de vista regulatorio habían sido ilegales desde 2019. Al poco tiempo, se publicaron vídeos de cientos de procesadores siendo destruidos -algunos usando apisonadoras-. Los datos del Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin que rastrea las direcciones IP de los operadores de instalaciones mineras que se conectan a los servidores de los “pools” de minería de bitcoin muestran que la tasa de hash de las operaciones mineras de China pasó del 75,73 por ciento el 19 de septiembre al 21,11 por ciento a partir del 22 de enero. Desde 2013 se vienen aplicando medidas similares. Se argumentó que la criptomoneda era un medio para proteger la estabilidad del crecimiento económico de China, pero con la creciente vigilancia estatal sobre las transacciones, la represión parece estar causada por el creciente temor de que el gobierno y el banco central pierdan su control sobre la soberanía monetaria.

Era la primera vez que el banco central y los reguladores con sede en Pekín unían sus fuerzas para prohibir explícitamente todas las actividades criptográficas. Definitivamente, no es una unión con la que meterse. Además, con el yuan digital soberano en fase piloto avanzada, las criptodivisas entrarían en competencia directa, algo que el Gobierno no prefiere.

DiDi, la aplicación similar a Uber, cayó bajo el radar de los reguladores cuando intentó cotizar sus acciones en la Bolsa de Nueva York y lo más probable es que no contara con la bendición de los burócratas de Pekín. La aplicación, que contaba entonces con 500 millones de usuarios (muchos más que su equivalente estadounidense), parece haber disgustado a los funcionarios del Gobierno, que desplegaron su fuerza reguladora contra ella. Empezaron a surgir acusaciones, como la de que DiDi había violado las normas sobre datos personales. Estas acusaciones bastaron para prohibir la aplicación en todas las tiendas de aplicaciones móviles de China. Como suele ocurrir, la normativa estaba en vigor desde hacía tiempo, y la ofensiva se produjo cuando convenía al Gobierno. Las acciones de DiDi cayeron más de un 20%. Cotizar en bolsa en Estados Unidos o Hong Kong es el camino que han seguido casi todas las grandes empresas tecnológicas chinas. Y hay cientos de startups que aún no han seguido los pasos de los gigantes cotizando sus acciones en bolsas extranjeras, ya que ahora las empresas tienen que preocuparse de seguir el mismo camino que DiDi.

El famoso Jack Ma cayó por el mismo camino. Una vez que criticó ligeramente al sector financiero chino, parece haber perdido más que nadie. Ma era un antiguo profesor de inglés que lideró el boom tecnológico que transformó para siempre la esfera económica de China y construyó un imperio increíble. El Grupo Alibaba se fundó inicialmente como un sitio de mercado B2B y más tarde se expandió a una amplia gama de áreas. Su historia inspiró a una generación de empresarios chinos. Alibaba incluye empresas de comercio electrónico, tecnología y pagos en línea, la más importante de las cuales es The Ant Group, propietaria de AliPay, la mayor plataforma de pagos del mundo, que presta servicio a más de 1300 millones de usuarios y 80 millones de comerciantes, con un volumen total de pagos (TPV) que alcanzará los 118 billones de RMB en junio de 2020.

A finales de 2020, Ma estaba preparando la salida a bolsa de Ant Group en una OPV de 37.000 millones de dólares, que habría sido la mayor de la historia en ese momento. Pero el 24 de octubre de 2020, semanas antes de la cotización, Ma pronunció un discurso ahora famoso en la Cumbre de Finanzas Bund en Shanghái en el que comparó a los bancos estatales de China con casas de empeño y culpó a los reguladores chinos de sofocar la innovación.

“El juego en el futuro es la innovación, no sólo la capacidad reguladora”, dijo Ma, un abierto crítico de la intervención gubernamental. El 3 de noviembre, una semana después de su discurso, los reguladores chinos suspendieron la salida a bolsa de Ant. La empresa fue multada con 2.780 millones de dólares en abril de 2021 y obligada a someterse a una reestructuración sistemática de su negocio, con la dimisión de Ma.

No podemos asegurar que todo esto ocurriera a causa del discurso. Es posible que simplemente hubiera llegado el momento de que la creciente influencia de Ma en China disminuyera. Pero lo que sí podemos afirmar es que el gobierno chino no permitirá que ningún individuo ostente tanto poder. En los últimos años, muchos de los principales jefes tecnológicos de China han ido abandonando sus puestos de liderazgo en medio de la amplia represión de Pekín sobre el sector.

Los efectos de estas medidas varían desde algo tan intrascendente como no poder acceder a un pub favorito hasta la pérdida de miles de millones de dólares. Lo más preocupante de todo es el estado de incertidumbre que rodea a los empresarios y a todo el sector privado en China. La era que lideró Jack Ma ha terminado, y lo que está ocurriendo actualmente en China podría cerrar todas las puertas a la innovación. La cuestión de China en Occidente no deja de crecer, y lo más probable es que sea el centro de todos los debates, ya sean geopolíticos o económicos.

Como dice Peter Robinson en una entrevista reciente con Peter Thiel, Estados Unidos ya no puede fabricar más que China ni gastar más que China. El único camino que le queda es innovar más que ella. Es una caracterización justa, a pesar de que China tiene cuatro veces la población de su principal rival y es muy probable que pronto tenga el mayor PIB. La mayoría de las métricas parecen indicar que China liderará el siglo XXI. Sin embargo, para que un país lidere la era tecnológica, tiene que liderar realmente la innovación tecnológica. Hasta ahora, China ha estado copiando a Occidente en cada paso bueno que daba, mientras evitaba inteligentemente los malos.

¿Qué ocurrirá cuando no haya nadie a quien copiar? China se estancará tecnológicamente y, por tanto, económicamente.

Con un ciclo de represión en marcha, el futuro no pinta bien para China ni para los empresarios chinos.

Sin embargo, si el gigante asiático abandonara este enfoque, tendría muchas posibilidades de recuperarse. Después de todo, Silicon Valley está en el centro del wokeismo y, con todos los fracasos políticos de California, el espíritu empresarial parece brillar siempre.