VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, junio 24, 2023

Por qué el socialismo causa contaminación


A menudo se acusa a las empresas de expoliar el medio ambiente en su afán de lucro. Se supone que la libre empresa es incompatible con la preservación del medio ambiente, por lo que es necesaria la regulación gubernamental.

Tal pensamiento es la base de las actuales propuestas para ampliar enormemente la regulación medioambiental. Se han propuesto y promulgado tantos controles nuevos que el difunto periodista económico Warren Brookes pronosticó en una ocasión que la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) bien podría convertirse en “la agencia gubernamental más poderosa del planeta, implicada en niveles masivos de gasto e interferencia económica, social, científica y política”.

Pero si el afán de lucro es la causa principal de la contaminación, no cabría esperar encontrar mucha contaminación en los países socialistas, como la antigua Unión Soviética, China y los antiguos países comunistas de Europa Central y Oriental. Es decir, en teoría. En realidad ocurre exactamente lo contrario: el mundo socialista sufre la peor contaminación del planeta. ¿Será que, después de todo, la libre empresa no es tan incompatible con la protección del medio ambiente?

I. La contaminación socialista

La Unión Soviética

En la Unión Soviética existía un vasto cuerpo de leyes y reglamentos medioambientales que supuestamente protegían el interés público, pero estas limitaciones no han tenido ningún beneficio perceptible. La Unión Soviética, como todos los países socialistas, sufrió una masiva “tragedia de los comunes”, tomando prestado el término utilizado por el biólogo Garrett Hardin en su clásico artículo de 1968. Cuando la propiedad es comunal o gubernamental y se trata como un recurso gratuito, es inevitable que los recursos se utilicen en exceso sin tener en cuenta las consecuencias futuras.

Los imperativos de crecimiento económico del gobierno soviético, combinados con la propiedad comunal de prácticamente todos los bienes y recursos, causaron tremendos daños medioambientales. Según el economista Marshall Goldman, que estudió y viajó mucho por la Unión Soviética, “La actitud de que la naturaleza está ahí para que el hombre la explote es la esencia misma de la ética de producción soviética.”

Un ejemplo típico del daño medioambiental causado por el sistema económico soviético es la explotación del Mar Negro. Para cumplir los planes quinquenales de construcción de viviendas y edificios, la grava, la arena y los árboles de las playas se utilizaron durante décadas como materiales de construcción. Al no existir propiedad privada, “no se atribuye ningún valor a la grava de la orilla del mar. Como, de hecho, es gratis, los contratistas se la llevan”. Esta práctica provocó una erosión masiva de las playas que redujo la costa del Mar Negro en un 50% entre 1920 y 1960. Con el tiempo, hoteles, hospitales y un sanatorio militar se hundieron en el mar a medida que la costa cedía. Se han registrado frecuentes corrimientos de tierras, hasta 300 al año.

La contaminación del agua es catastrófica. Los efluentes de una planta química mataron a casi todos los peces del río Oka en 1965, y se han producido muertes similares de peces en los ríos Volga, Ob, Yenesei, Ural y Dvina septentrional. La mayoría de las fábricas rusas vierten sus residuos sin limpiarlos en absoluto. Minas, pozos petrolíferos y barcos vierten libremente residuos y lastres en cualquier masa de agua disponible, ya que todo es un gran (y trágico) “bien común”.

Sólo seis de las 20 principales ciudades de Moldavia disponían de alcantarillado a finales de los años 60, y sólo dos de ellas se esforzaron por tratar las aguas residuales. Las condiciones son mucho más primitivas en el campo.

Los mares Aral y Caspio han ido desapareciendo gradualmente a medida que se desviaban grandes cantidades de sus aguas para el regadío. Y como las aguas residuales no tratadas desembocan en los ríos alimentadores, también están muy contaminados.

Algunas autoridades soviéticas expresaron su temor de que a finales de siglo el mar de Aral no sea más que una marisma salada. Un periódico informó de que, debido al aumento del contenido de sal del Aral, los peces que quedan desaparecerán rápidamente. Recientemente se ha revelado que el mar de Aral se ha reducido en un tercio. Su costa “es un desierto árido y el viento arrastra depósitos secos de sal a miles de kilómetros de distancia. La tasa de mortalidad infantil [en esa región] es de cuatro a cinco veces superior a la media nacional”.

El descenso del nivel de las aguas del mar Caspio ha sido catastrófico para su población piscícola, ya que las zonas de desove se han convertido en tierras áridas. La población de esturiones ha quedado tan diezmada que los soviéticos han experimentado con la producción de caviar artificial. Cientos de fábricas y refinerías a lo largo del mar Caspio vierten residuos sin tratar en el mar, y las principales ciudades vierten habitualmente aguas residuales sin tratar. Se calcula que la mitad de todo el efluente vertido es arrastrado por el río Volga, que desemboca en el mar Caspio. La concentración de petróleo en el Volga es tan grande que los barcos de vapor están equipados con carteles que prohíben a los pasajeros arrojar cigarrillos por la borda. Como era de esperar, la muerte de peces a lo largo del Volga es una “calamidad común”.

El lago Baikal, considerado el lago de agua dulce más antiguo del mundo, es también uno de los más grandes y profundos. Es cinco veces más profundo que el Lago Superior y contiene el doble de volumen de agua. Según Marshall Goldman, fue también “el ejemplo más conocido del mal uso de los recursos hídricos en la URSS”.

Las fábricas y plantas de celulosa llevan décadas vertiendo cientos de millones de galones de efluentes al lago Baikal cada año. Como consecuencia, la vida animal del lago se ha reducido en más de un 50% en el último medio siglo. Las aguas residuales sin tratar se vierten en prácticamente todos los afluentes del lago.

Se han observado islas de aguas residuales alcalinas flotando en el lago, incluida una de 18 millas de largo y tres de ancho. Estas “islas” han contaminado el aire que rodea el lago, así como el agua que contiene. Miles de acres de bosque que rodean el lago han sido despojados, causando tal erosión que se han registrado tormentas de polvo. Se ha destruido tanto terreno forestal en la región del lago Baikal que algunos observadores han informado de arenas movedizas que enlazan con el desierto de Gobi; se teme que el desierto se adentre en Siberia y destruya el lago.

En otras regiones, el hecho de que no haya que pagar indemnizaciones por las tierras inundadas por proyectos hidráulicos ha facilitado que los ingenieros gubernamentales sumerjan grandes extensiones de tierra. “Se ha perdido tanta tierra por inundación y salinización como la que se ha añadido por irrigación y drenaje en la Unión Soviética”.

Estos ejemplos de degradación del medio ambiente en la Unión Soviética no pretenden ser exhaustivos, sino ilustrar el fenómeno de la contaminación comunista. Como ha observado Goldman, los grandes problemas de contaminación en Rusia se derivan del hecho de que el gobierno determinó que había que perseguir el crecimiento económico a cualquier precio. “Los funcionarios del gobierno de la URSS suelen estar más dispuestos a sacrificar el medio ambiente que los funcionarios de una sociedad con empresas privadas en la que existe cierto grado de responsabilidad pública. En la URSS existe prácticamente un imperativo tanto político como económico de devorar los recursos ociosos.”

China

En China, como en Rusia, poner al gobierno a cargo de la asignación de recursos no ha tenido consecuencias medioambientales deseables. La información sobre el estado del medio ambiente en China no es alentadora.

Según el Worldwatch Institute, más del 90% de los árboles de los pinares de la provincia china de Sichuan han muerto a causa de la contaminación atmosférica. En Chungking, la mayor ciudad del suroeste de China, un bosque de 4.500 acres se ha reducido a la mitad. La lluvia ácida ha causado pérdidas masivas de cosechas.

También se ha informado de proyectos de obras hidráulicas y vertederos que obstaculizan gravemente la migración de los peces. La cría de peces se ha descuidado tan gravemente que el pescado ha desaparecido en gran medida de la dieta nacional. El agotamiento de los bosques propiedad del gobierno los ha convertido en desiertos, y millones de acres de pastos y tierras de cultivo en las llanuras del norte de China se volvieron alcalinas e improductivas durante el “Gran Salto Adelante.”

Europa Central y Oriental

Con el colapso del comunismo, ha empezado a correr la voz sobre los desastres medioambientales de Europa del Este. Según el Programa de Vigilancia Mundial del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, “la contaminación en esa región es una de las peores de la superficie terrestre”. Jeffrey Leonard, del Fondo Mundial para la Naturaleza, concluyó que “la contaminación formaba parte integrante del sistema que molestaba a la población [de Europa del Este] en su vida cotidiana”. Cada vez hay más pruebas de “una pesadilla medioambiental”, el legado de “décadas de desarrollo industrial con poco o ningún control medioambiental.”

Polonia

Según la Academia Polaca de Ciencias, “un tercio de los 38 millones de habitantes del país vive en zonas de desastre ecológico”. En la región polaca de Katowice, fuertemente industrializada, la población sufre un 15% más de enfermedades circulatorias, un 30% más de tumores y un 47% más de enfermedades respiratorias que el resto de los polacos. Médicos y científicos creen que la contaminación es una de las principales causas de estos problemas de salud.

La lluvia ácida ha corroído tanto las vías férreas que los trenes no pueden superar los 24 kilómetros por hora. El aire está tan contaminado en Katowice que hay “clínicas” subterráneas en las minas de uranio donde los enfermos crónicos pueden ir a respirar aire limpio.

El bombeo continuo de agua de las minas de carbón ha provocado el hundimiento de tantos terrenos que más de 300.000 apartamentos quedaron destruidos al derrumbarse los edificios. Los lodos de las minas se han bombeado a ríos y arroyos junto con aguas residuales sin tratar, lo que ha hecho que el 95% del agua no sea apta para el consumo humano. Más del 65% del agua del país es incluso no apta para uso industrial porque es tan tóxica que destruiría los metales pesados utilizados por la industria. En Cracovia, la antigua capital de Polonia, la lluvia ácida “disolvió tanto el techo de oro de la Capilla Segismundo del siglo XVI que recientemente tuvo que ser sustituido”.

El polvo industrial llueve sobre las ciudades, depositando cadmio, plomo, zinc y hierro. El polvo es tan pesado que enormes camiones recorren diariamente las calles de las ciudades rociando agua para reducirlo. Según algunas estimaciones, cada año caen ocho toneladas de polvo en cada kilómetro cuadrado de Cracovia y sus alrededores. El alcalde de Cracovia declaró recientemente que el río Vístula -el mayor río de Polonia- “no es más que un canal de aguas residuales”. El río tiene niveles de mercurio que triplican lo que los investigadores consideran seguro, mientras que los niveles de plomo son 25 veces superiores a lo que se considera seguro.

La mitad de las ciudades polacas, incluida Varsovia, ni siquiera tratan sus residuos, y en los últimos años se han extinguido 41 especies animales en Polonia. Aunque las estadísticas sanitarias son irregulares -no eran una prioridad del gobierno comunista-, los datos disponibles son alarmantes. Un estudio reciente de la región de Katowice reveló que el 21% de los niños de hasta 4 años enferman casi constantemente, mientras que el 41% de los menores de 6 años tienen graves problemas de salud.

La esperanza de vida de los hombres es inferior a la de hace 20 años. En Alta Silesia, considerada una de las regiones más industrializadas del mundo, los niveles de enfermedades circulatorias son un 15 por ciento más altos, los de enfermedades respiratorias un 47 por ciento más altos y se ha producido “un aumento espantoso del número de niños retrasados”, según la Academia Polaca de Ciencias. Aunque no se puede culpar a la contaminación de todos estos problemas de salud, médicos y científicos atribuyen gran parte de la culpa a esta fuente.

Checoslovaquia

En un discurso pronunciado el día de Año Nuevo de 1990, el Presidente checoslovaco Vaclav Havel dijo: “Hemos arrasado nuestro suelo y los ríos y los bosques… y hoy tenemos el peor medio ambiente de toda Europa”. No exageraba, aunque es evidente que la competencia por el título de “peor medio ambiente” es feroz. Las concentraciones de dióxido de azufre en Checoslovaquia son ocho veces superiores a las de Estados Unidos, y “la mitad de los bosques están muertos o moribundos”.

Debido al uso excesivo de fertilizantes, las tierras de cultivo de algunas zonas de Checoslovaquia son tóxicas hasta más de un palmo de profundidad. En Bohemia, al noroeste de Checoslovaquia, las colinas permanecen desnudas porque su vegetación ha muerto en un aire tan viciado que se puede saborear. Un informe describe la campiña checa como un lugar donde “las mesetas estériles se extienden a lo largo de kilómetros, salpicadas de tocones y esqueletos de pinos. Bajo la nieve yacen miles de hectáreas de tierra envenenada, donde durante siglos habían crecido espesos bosques”. Hay un tramo de más de 350 millas en el que han desaparecido más de 300.000 acres de bosque y los árboles que quedan se están muriendo. Una densa neblina marrón se cierne sobre gran parte del norte de Checoslovaquia durante unos ocho meses al año. A veces parece gas lacrimógeno, según las autoridades locales. Hay leyes medioambientales, pero no se cumplen. Se han registrado niveles de azufre en el aire 20 veces superiores a los permitidos. El suelo de algunas regiones es tan ácido que se libera aluminio atrapado en la arcilla. Los científicos descubrieron que el aluminio ha envenenado las aguas subterráneas, matando las raíces de árboles y plantas y filtrándose al agua potable.

La grave erosión de los bosques diezmados ha provocado inundaciones primaverales en las que toda la nieve derretida cae en cascada por las laderas de las montañas en pocas semanas, causando más erosión y provocando escasez de agua en verano.

En su búsqueda de carbón, el gobierno comunista ha utilizado excavadoras a una escala tan masiva que han “convertido ciudades, granjas y bosques en toscos desiertos marrones y enormes huecos”. Como la minería a cielo abierto es más barata que la subterránea, y se ha practicado ampliamente, en algunas zonas de Checoslovaquia “se tiene una devastación total de la tierra.”

Alemania Oriental

El nuevo gobierno alemán ha afirmado que casi el 40% de la población de Alemania Oriental sufre los efectos nocivos de los contaminantes del aire. En Leipzig, la mitad de los niños reciben tratamiento cada año por enfermedades que se cree que están asociadas a la contaminación atmosférica. El 80% de las aguas superficiales de Alemania Oriental están clasificadas como no aptas para la pesca, el deporte o el consumo, y uno de cada tres lagos ha sido declarado biológicamente muerto debido a décadas de vertidos de residuos químicos sin tratar.

Gran parte del paisaje de Alemania Oriental ha quedado devastado. Entre el 15% y el 20% de sus bosques están muertos, y se dice que otro 40% está agonizando. Entre 1960 y 1980, al menos 70 pueblos fueron destruidos y sus habitantes desarraigados por el gobierno, que quería explotar minas de lignito con alto contenido en azufre. El campo está ahora “sembrado de cráteres lunares” y “sembrado de restos de lo que fueron abetos y pinos, entre nubes de rancio smog”. El aire de algunas ciudades está tan contaminado que los residentes utilizan los faros de sus coches durante el día, y se sabe de visitantes que vomitan por respirar el aire.

Problemas casi idénticos existen en Bulgaria, Hungría, Rumania y Yugoslavia.

Científicos visitantes han llegado a la conclusión de que la contaminación en Europa Central y Oriental “es más peligrosa y generalizada que cualquier cosa que hayan visto en las naciones industriales occidentales.”

II. Estados Unidos: La contaminación del sector público

El último refugio de quienes abogan por soluciones socialistas a la contaminación ambiental es la afirmación de que es la falta de procesos democráticos lo que impide a las naciones comunistas servir verdaderamente al interés público. Si esta teoría es correcta, el sector público de una democracia establecida como Estados Unidos debería ser uno de los mejores ejemplos de responsabilidad medioambiental. Pero las agencias gubernamentales estadounidenses se encuentran entre las más displicentes en lo que respecta a la gestión medioambiental.

Hay muchas pruebas que refutan la teoría de que sólo las empresas privadas contaminan. En Estados Unidos, basta con mirar a nuestros propios organismos públicos. Estas instituciones del sector público, como el Departamento de Defensa (DOD), se encuentran entre los peores infractores. El DOD genera actualmente más de 400.000 toneladas de residuos peligrosos al año, más de lo que producen las cinco mayores empresas químicas juntas. Para empeorar las cosas, la Agencia de Protección del Medio Ambiente carece del poder de control sobre el sector público que posee sobre el sector privado.

La laxa situación descubierta por la Oficina General de Contabilidad (GAO) en la base aérea de Tinker (Oklahoma) es típica de la forma en que muchos organismos federales responden a las directrices de la EPA. “Aunque la política del Departamento de Defensa exige que los servicios militares … apliquen la normativa de gestión de residuos peligrosos de la EPA, descubrimos que Tinker ha estado vendiendo … aceite usado, combustibles y disolventes en lugar de reciclarlos”, informó la GAO.

Uno de los lugares más venenosos del mundo se encuentra a unos 16 kilómetros al noreste de Denver, en el Rocky Mountain Arsenal del Ejército. Gas nervioso, proyectiles de mostaza, el aerosol anti-cultivos TX y artefactos incendiarios han sido vertidos allí en fosas durante los últimos 40 años. Tratar sólo una “cuenca” de este vertedero costó 40 millones de dólares. Seiscientas mil yardas cúbicas de tierra y lodo contaminados tuvieron que ser raspadas y enterradas en una pila de residuos de 16 acres y doble revestimiento.

Hay muchos otros ejemplos de instalaciones del Departamento de Defensa que necesitan una limpieza a fondo. De hecho, es difícil calcular los costes totales de la limpieza del Pentágono a largo plazo. Algunos funcionarios han admitido que el precio podría superar los 20.000 millones de dólares.

Las centrales eléctricas estatales son otro ejemplo de contaminación del sector público. Estas centrales son una fuente importante de emisiones de dióxido de azufre. La Autoridad del Valle del Tennessee (TVA) del gobierno federal explota 59 centrales eléctricas de carbón en el sureste, donde ha tenido importantes enfrentamientos legales con los gobiernos estatales que quieren que la agencia federal cumpla la normativa medioambiental estatal. La TVA ha luchado durante años contra los gobiernos estatales por el cumplimiento de sus normas de aire limpio. Obtuvo una importante victoria en el Tribunal Supremo cuando éste dictaminó que, como empresa del gobierno federal, podía quedar exenta de la normativa medioambiental que deben cumplir las centrales eléctricas del sector privado y de los gobiernos locales.

La política agrícola federal también ha sido una importante fuente de contaminación, ya que en el pasado fomentó la sobreexplotación de tierras sujetas a erosión. Los poderosos grupos de presión agrícolas han protegido a las fuentes “difusas” de contaminación de la mano dura de la reglamentación que se aplica a otras industrias privadas.

III. Implicaciones políticas

Estos ejemplos de degradación medioambiental en todo el mundo sugieren algunas lecciones valiosas. En primer lugar, no es la libre empresa per se la que causa los daños medioambientales; si así fuera, el mundo socialista sería prístino desde el punto de vista medioambiental.

El núcleo del problema radica en el fracaso de nuestras instituciones jurídicas, no en el sistema de libre empresa. En concreto, las leyes estadounidenses fueron debilitadas hace más de un siglo por los tribunales de la Era Progresista que creían que el progreso económico era de interés público y, por tanto, debía prevalecer sobre los derechos individuales.

La tradición inglesa del derecho consuetudinario de protección de los derechos de propiedad privada -incluido el derecho a no sufrir contaminación- se fue anulando poco a poco. En otras palabras, muchos problemas medioambientales no están causados por “fallos del mercado”, sino por la incapacidad del gobierno para hacer cumplir los derechos de propiedad. Es una parodia de la justicia que los residentes aguas abajo, por ejemplo, no puedan responsabilizar a un contaminador aguas arriba por dañar sus propiedades. Hay que recuperar la tradición del derecho consuetudinario si queremos disfrutar de una economía de mercado sana y un medio ambiente más limpio. Los contaminadores potenciales deben saber de antemano que serán considerados responsables de sus actos.

La segunda lección es que el saqueo del medio ambiente en el mundo socialista es un gran ejemplo de la tragedia de los comunes. Bajo la propiedad comunal, donde nadie posee o es responsable de un recurso natural, la inclinación es que cada individuo abuse o agote el recurso antes de que otro lo haga. Ejemplos comunes de esta “tragedia” son que la gente ensucia las calles y parques públicos mucho más que sus propios patios; las viviendas privadas están mucho mejor mantenidas que los terrenos públicos, pero mantienen exuberantes pastos en su propia propiedad; los bosques nacionales están descuidadamente sobreexplotados, pero los bosques privados están cuidadosamente gestionados y reforestados por las empresas madereras con “superárboles”; y los peces de caza están habitualmente sobreexplotados en las vías fluviales públicas, pero prosperan en los lagos y arroyos privados. La tragedia de los comunes es una lección para quienes creen que una mayor nacionalización y control gubernamental de los recursos naturales es la solución a nuestros problemas medioambientales.

Estos dos pilares de la libre empresa -leyes sólidas de responsabilidad que responsabilicen a las personas de sus actos y la aplicación de los derechos de propiedad privada- son peldaños importantes para la protección del medio ambiente.

Publicado originalmente el 1 de marzo de 1992