VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, diciembre 6, 2020

Por qué el mensaje de Jordan Peterson sobre la gratitud es más importante que nunca

Seguir cargando con la responsabilidad, a pesar de las lanzas y flechas de la vida, no es una tarea fácil. Deberíamos estar agradecidos de que tanta gente lo siga haciendo, nos recuerda Jordan Peterson.


Alrededor del Día de Acción de Gracias, muchos de los norteamericanos tratamos de hacer una pausa y reflexionar sobre las cosas por las que estamos agradecidos en nuestras vidas.

La gratitud no es fácil para los humanos, pero el cuarto jueves de noviembre muchos de nosotros hacemos lo posible para tratar de estar agradecidos, al menos por este día del año.

Hay muchas cosas por las que estoy agradecido. Vivimos en una época que destaca por su paz y abundancia, ambas notables comparadas con cualquier otro período de la historia de la humanidad. Estoy agradecido por la buena salud que disfruto hoy y la relativa falta de sufrimiento que he tenido que soportar en más de cuatro décadas en esta tierra. En mi vida personal, estoy agradecido por los amigos y la familia que me han dado tanto, y por una esposa devota que me ha dado tres hijos sanos, y mucho más.

Es bueno estar agradecido por esas cosas, creo, pero anoche se me ocurrió que también me faltaba algo. Mi hija se acababa de dormir y yo estaba re-leyendo el libro de Jordan Peterson, 12 Reglas de la Vida en el piso. (Leemos libros juntos antes de irnos a dormir).

Alguien me había comentado recientemente que Peterson habla de la gratitud en el segundo capítulo del libro, “Trátate como alguien a quien eres responsable de ayudar”. Por supuesto, cerca del final del capítulo Peterson menciona un milagro de la vida por el que siente una profunda y “aturdida” gratitud: la persistencia que tienen los seres humanos, bajo intenso dolor, de continuar llevando las cargas de la vida.

Son ellos, argumenta Peterson, los que mantienen unida a la sociedad a través de algo más que la agallas y el espíritu tenaz.

“La mayoría de los individuos se enfrentan a uno o más problemas de salud serios, mientras que llevan productivamente sus asuntos”, escribe Peterson.

“Si alguien tiene la suerte de tener un raro período de gracia y salud, personalmente, entonces suele tener al menos un miembro cercano de la familia en crisis”, continúa. “Sin embargo, la gente prevalece y continúa haciendo tareas difíciles y sin esfuerzo para mantenerse a sí mismos, a sus familias y a la sociedad”.

Es fácil olvidar el número de personas que sufren en este mundo. Por la naturaleza de su profesión, Peterson, un psicólogo clínico, es más consciente del dolor que los humanos soportan, que la mayoría. 

Lo que le sorprende a Peterson, y lo hace estar profundamente agradecido, es la masa de gente que sufre y que no cede a la desesperación, sino que continúa cargando con la responsabilidad a pesar de las lanzas y flechas de la vida.

“La gente está tan torturada por las limitaciones y restricciones del Ser, que me sorprende que alguna vez actúen correctamente o que miren más allá de sí mismos en lo absoluto”, escribe Peterson. “Pero lo suficiente para que tengamos calefacción central, agua corriente e infinita potencialidad en computación y electricidad y lo suficiente para que todos tengan que comer e incluso tengan la capacidad de vislumbrar el destino de la sociedad más amplia y la naturaleza, la terrible naturaleza, en sí misma”.

“Toda esa compleja maquinaria que nos protege de congelarnos y morirnos de hambre y por falta de agua tiende incesantemente al mal funcionamiento por la entropía, y es sólo la atención constante de personas cuidadosas lo que la mantiene funcionando tan increíblemente bien”, continúa. “Algunas personas degeneran en el infierno del resentimiento y el odio al Ser, pero la mayoría se niega a hacerlo, a pesar de su sufrimiento, sus decepciones y pérdidas e insuficiencias y fealdad, y de nuevo eso es un milagro para los que tienen ojos para verlo”.

En cierto sentido, esta es la otra cara de Atlas Shrugged, la popular obra maestra de Ayn Rand de 1957 sobre el individualismo y el capitalismo. Rand vio a los atlas del mundo como los empresarios productivos que trabajaban incansablemente para crear valor, a pesar de los saqueadores que buscaban robarles los frutos de su trabajo.Los atlas del mundo, como lo ve Peterson, son los millones y millones de personas, sin rostro, que perseveran ante la adversidad y el sufrimiento que llevaría a tantos a la desesperación.

Por eso la gente debe tratarse a sí misma como alguien a quien tienes la responsabilidad de ayudar. Debemos cuidarnos para poder soportar la carga y el sufrimiento que la vida nos impondrá inevitablemente, argumenta Peterson.

“Debes considerar el futuro y pensar, ‘¿Cómo sería mi vida si me cuidara adecuadamente? ¿Qué carrera desafiaría y me haría productivo y útil, para que pudiera asumir mi parte de la carga y disfrutar de las consecuencias? ¿Qué debería hacer, cuando tenga algo de libertad, para mejorar mi salud, ampliar mis conocimientos y fortalecer mi cuerpo?”

El cielo, explica Peterson, no llegará por sí solo. Y si no nos fortalecemos, podemos encontrar su opuesto aquí en la tierra.

Así que este pasado Día de Acción de Gracias, sólo pude expresar mi más profundo agradecimiento a todas las personas que siguen perseverando a pesar del caos y el dolor, que se niegan a sucumbir ante la desesperación, el resentimiento, la envidia y la crueldad.

Ustedes también son los atlas de este mundo, especialmente en esta época de desesperación y sufrimiento.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.