Por qué el clip de Beavis y Butt-Head es tan cómico y es una verdadera amenaza para la teoría del privilegio blanco

A diferencia de la mayoría, Beavis y Butt-head no se sienten ofendidos o avergonzados cuando se les dice que tienen "privilegio blanco". Están entusiasmados, pero las cosas se voltean rápidamente.

En 1937, Boris Orman trabajaba en una panadería en Rusia cuando compartió un chiste mientras tomaba el té con su colega.

"Stalin estaba nadando, pero empezó a ahogarse. Un campesino que pasaba por allí se metió en el agua y lo arrastró hasta la orilla", decía el chiste, según el escritor británico Jonathan Waterlow. "Stalin le preguntó al campesino qué quería como recompensa. Al darse cuenta de a quién había salvado, el campesino gritó: '¡Nada! Por favor, no le digas a nadie que te salvé".

El chiste no es el más divertido jamás contado, pero Orman fue, sin embargo, uno de los innumerables rusos de la Unión Soviética que recibió una condena de 10 años en un campo de trabajo por haber pronunciado la broma. Aleksandr Solzhenitsyn, el gran escritor ruso que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1970, lo tuvo más fácil. Sólo fue condenado a ocho años de prisión en el Gulag después de que las autoridades soviéticas interceptaran una carta que le escribió a un amigo en 1945 en la que se burlaba de Stalin y criticaba el sistema soviético.

Uno podría estar tentado a pensar que los soviéticos simplemente tenían muy mal sentido del humor, pero hay una razón por la que los totalitarios y los autoritarios tratan de suprimir las bromas.

La historia demuestra que el humor es una herramienta que da poder. Puede fortalecer a los seres humanos en tiempos oscuros y mortales, y puede destruir una idea con la misma eficacia que la razón, aunque podría decirse que es más poderoso cuando se combina con la razón.

El ejemplo más famoso podría ser el clásico ensayo de Jonathan Swift Una propuesta modesta, una obra maestra de la sátira que exponía las condiciones de empobrecimiento de la época diciendo que las familias irlandesas pobres podían aliviar su condición vendiendo sus hijos sobrantes a los ricos a cambio de comida.

Combinar el humor con un agudo comentario social es una estrategia empleada por innumerables cómicos, antiguos y nuevos, como Eddie Murphy, George Carlin, Dave Chappelle y Bill Burr.

Lo que me lleva a Mike Judge.

Beavis y Butt-Head sobre el privilegio blanco

Judge, guionista, animador y director, es probablemente más conocido por Beavis y Butt-Head, un programa de animación que se emitió en la MTV en los años 90 y que se convirtió en un largometraje, Beavis and Butt-Head Do America, estrenado en 1996.

Desde entonces, Beavis y Butt-Head se han retirado en su mayor parte, ya que Judge se dedicó a otros numerosos proyectos, como Office Space (1999), Idiocracy (2006) y la exitosa serie de HBO Silicon Valley (2014-2019). Pero Beavis y Butt-head -un par de imbéciles con cabeza de metal que se ríen de cosas infantiles y hacen observaciones burdas sobre las "nenas" y la "puntuación"- están de vuelta.

A principios de este mes, se publicó un tráiler de una nueva película de Beavis y Butt-head, anunciando una fecha de estreno para el 23 de junio (disponible exclusivamente en Paramount+) y una trama tan mala como cabría esperar.

El escritor de entretenimiento, Christian Toto, nos ofrece una sinopsis:

Nuestros "héroes" llegan al campamento espacial después de destruir la exposición de la feria de ciencias de su escuela. La afición de los chicos por las metáforas sexuales les hace conseguir un trabajo en un transbordador espacial de verdad y ahí es donde entra en juego la trama del viaje en el tiempo.

Los chicos sabotean la misión y entran en un agujero negro. El error los catapulta de los años 90 a 2022, pero su comandante espacial (Andrea Savage) les sigue la pista. Ahora es una gobernadora con ambición política y la supervivencia de los chicos amenaza su ascenso.

Esto parece una tontería -especialmente cuando el tráiler muestra a Beavis y Butt-Head repitiendo los mismos chistes y actos burdos que hacían 30 años antes ("Soy Cornholio; necesito TP para mi bocota")- pero eso es precisamente lo que la está haciendo atractiva para el público.

"Este es uno de los conceptos más estúpidos para una película de Beavis y Butt-Head que me pueda imaginar", dijo un comentarista de YouTube, "es perfecto".

Sin embargo, no todos los chistes son refritos. Un clip posterior cayó y explora un tema que el público de Beavis y Butt-Head en los años 90 nunca escuchó: el privilegio blanco.

El clip muestra a Beavis y Butt-Head en la universidad, donde aparecen llegando tarde a clase y son reprendidos por su profesor.

"Este es un caso clásico de privilegio blanco", explica el instructor. "Y ambos lo tienen".

El dúo no tiene ni idea de lo que es el privilegio blanco, pero varios miembros de su clase tienen la amabilidad de explicárselo.

"Entonces, el privilegio blanco es cuando la gente, particularmente los hombres, asumen automáticamente que pueden tomar lo que quieran", explica una joven.

"Y nunca tienen que preocuparse de que les pare la policía", añade otra.

"Y tienen ventaja para cualquier trabajo...".

Ya te das una idea. Lo más divertido del video es que, a diferencia de la mayoría de la gente, Beavis y Butt-Head no se sienten ofendidos o avergonzados cuando escuchan esto. Están emocionados.

"Vaya", dice *Butt-Head. "¿Y nosotros tenemos eso?"

"Seguro que sí", responde el profesor.

Naturalmente, Beavis y Butt-Head deciden utilizar este poder recién descubierto, pero las cosas no salen como estaban previstas.

Por qué Beavis y Butt-Head son una amenaza

Para los menos familiarizados con el privilegio blanco, es sólo un aspecto de un movimiento intelectual más amplio conocido como Teoría Crítica de la Raza (TCR). Los escritores de la Fundación para la Educación Económica (FEE) y otros destacados pensadores han explicado extensamente por qué la TRC es una filosofía peligrosa y perjudicial, que socava la individualidad, fomenta una mentalidad de víctima y nos divide con parámetros raciales en lugar de unirnos en nuestra humanidad común.

Es importante presentar los argumentos filosóficos contra la TRC, pero no creo haber visto un solo artículo o conferencia académica que exponga el privilegio blanco y sus puntos de discusión con tanta eficacia como lo hizo Mike Judge en ese clip de dos minutos de Beavis y Butt-Head.

Lo que me lleva de nuevo al poder del humor.

La sátira y el humor siguen teniendo el poder de destruir ideas, quizás más que nunca. Esta es precisamente la razón por la que comediantes como Dave Chappelle y sitios como The Babylon Bee se han convertido en objetivos del movimiento woke, que continúa en su esfuerzo por suprimir el discurso que viola sus dogmas sobre raza, género y clase.

Afortunadamente, los comentaristas de hoy en día en Estados Unidos no se enfrentan a penas de prisión como lo hicieron Boris Orman y Alexander Solzhenitsyn cuando hicieron chistes que criticaban a la ortodoxia ascendente, pero siguen corriendo riesgos.

Los intentos de despedir a Chappelle por su programa de humor "The Closer", que incluía a la comunidad trans entre sus muchos objetivos, fracasaron. La Babylon Bee fue suspendida por Twitter por referirse a la Secretaria de Salud y Servicios Humanos, Rachel Levine, biológicamente un hombre que se identifica como mujer, como un hombre, pero la Bee sigue publicándose.

Las acciones contra Chappelle, la Bee y otros creadores tienen un claro efecto amedrentador sobre la expresión, que es todo el sentido de la cultura de la cancelación. Las élites actuales, al igual que las del siglo XX, reconocen claramente que el humor tiene el poder de socavar sus ideas y su poder y por eso se esfuerzan tanto en suprimirlo cuando se desvía de la narrativa.

Sin embargo, cada vez más productores se niegan a ser silenciados. Beavis y Butt-Head se enfrentan a los privilegios de los blancos.

Con su desmantelamiento de la CRT en dos minutos, Mike Judge no sólo puso de manifiesto lo absurdo de los argumentos del privilegio blanco, sino que consiguió una victoria para la libertad de expresión y asestó un golpe a la cultura de la cancelación.

Este artículo fue adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis de libre mercado como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.