VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, abril 24, 2023

Por qué domar a nuestra bestia tribal interior es imperativo para la civilización, no sólo para el civismo

En su libro, "La llamada de la tribu", el premio Nobel Mario Vargas Llosa explora la naturaleza destructiva de la mentalidad tribal.

Crédito de la imagen: Mobilus In Mobili-Flickr | CC BY-SA 2.0

En Bawku, Ghana, una ciudad de unos 40.000 habitantes, los líderes tribales africanos ven con buenos ojos la actividad de Al Qaeda en la zona.

Desde hace más de 65 años, las tribus Mamprusi y Kusasi se disputan qué tribu gobierna Bawku. Los vecinos intercambian disparos de ametralladora; cada tribu ve a la otra como un enemigo acérrimo. Se han quemado casas. Los estudiantes se esconden en sus casas. Los negocios se han hundido porque nadie de una tribu se atreve a ir a las tiendas del territorio dominado por la otra tribu.

Para Salifu Bashru, líder de los mamprusi, un ataque de militantes de Al Qaeda es una buena noticia; cree que “probablemente matarán primero a sus rivales de la comunidad kusasi”.

No sabemos si, a puerta cerrada, los miembros de la tribu se cuestionan semejante locura, pero sus líderes tribales están decididos a mantener el conflicto. Un consejero de Kusasi dijo sobre el conflicto: “Debería haber cesado hace tiempo”. Pero luego añadió: “No toleraremos a ningún Bawku naba [jefe supremo] aparte de los kusasi”.

Con el odio tribal como estrella polar, Salifu “disfruta con la idea de pistoleros de Al Qaeda asaltando los barrios de Kusasi”. Juró: “No ayudaremos a los kusasi en absoluto”.

No está claro por qué Salifu está tan seguro de que Al Qaeda no se volvería contra su tribu; tal es la locura del pensamiento tribalista. La pérdida de otro es vista como tu ganancia. Tus anteojeras mentales son tan gruesas que la fuente de tu sufrimiento -tu odio tribal- no se examina. A los miembros de una tribu les puede parecer que sus líderes les dominan, pero en realidad están dominados por su decisión de excluir a los demás como seres tan dignos de prosperar como ellos.

No es de extrañar que Al Qaeda vea en Bawku un terreno fértil para expandirse en África.

Las mentalidades erróneas generan sufrimiento y pobreza. Puedo compartir estadísticas, pero una historia de la vida cotidiana puede explicar mejor mi punto de vista. Elizabeth Neeld comparte una oración que escuchó de un conductor de autobús mientras viajaba por Ghana:

Señor, el motor que tengo debajo se está calentando.

Señor, hay veintiocho personas y mucho equipaje en este camión.

Debajo tengo los neumáticos en mal estado.

Los frenos no son fiables.

Por desgracia, no tengo dinero y las piezas son difíciles de conseguir.

Señor, confío en ti.

El conductor de Neeld puede ser un hombre maravilloso con sueños de una buena vida. Sin embargo, los miembros de su tribu, si se rigen por creencias erróneas, trabajan para obstaculizar su éxito y su felicidad, por no hablar de la seguridad de sus pasajeros.

Las personas son iguales, pero las ideas no. Si en Ghana hay menos respeto por la vida, es porque han arraigado ideas que no valoran a los seres humanos.

La mentalidad estadounidense puede parecer alejada de la ghanesa, pero abundan los casos de nuestra propia política de identidad tribal. Recientemente, la secretaria de prensa del gobernador de Arizona deseó el mal a quienes no compartían sus opiniones sobre cuestiones transgénero. En las redes sociales, durante la pandemia de Covid-19, personas de ambos lados de la cuestión de la vacunación sentían un placer perverso cuando caían enfermos quienes tomaban decisiones médicas diferentes.

Los acontecimientos actuales pueden despertar la desesperación; mejor, podemos entender cómo ir más allá de la mentalidad tribal. En su libro, La llamada de la tribu, el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa analiza la obra de grandes pensadores liberales como Friedrich Hayek, Adam Smith y Karl Popper. Explora cómo sus ideas le ayudaron a cambiar su visión del mundo del marxismo al liberalismo clásico.

 

El libro de Llosa es una guía que nos ayuda a comprender la naturaleza destructiva de la mentalidad tribal.

Los impulsos tribales primitivos no están reservados únicamente a algunos líderes africanos. Lo que el filósofo Karl Popper denominó el “espíritu de la tribu” atrae a los políticos autoritarios contemporáneos y a los individuos corrientes, como ocurrió con totalitarios como Stalin, Hitler y Mao.

El “espíritu de la tribu”, escribe Llosa, se refiere “a la irracionalidad del ser humano primitivo que anida en los recovecos más secretos de todos los pueblos civilizados… cuando los hombres y las mujeres eran todavía una parte inseparable del colectivo, subordinados al hechicero o jefe todopoderoso que tomaba todas las decisiones por ellos”.

El atractivo de este estado mental primitivo es una falsa sensación de seguridad, “libres de responsabilidades, sumisos, como animales en una manada o rebaño, … [que] odiaban a los de fuera, a la gente diferente a ellos, a quienes podían culpar de todas las calamidades que le ocurrían a la tribu”.

El tribalista ve el mundo a través de ojos de suma cero, creyendo que su necesidad puede satisfacerse cuando se sacrifican las necesidades de los demás. A medida que se inculcan los odios tribales, todos sufren en un mundo en el que todos pierden. Cuanto más sufren los tribalistas, más seguros están de que la culpa es de la otra tribu.

Llosa ve en el liberalismo clásico, propugnado por Hayek y Smith, “la mayor protección contra la inextinguible ‘llamada de la tribu'”.

El liberalismo clásico, escribe Llosa, “es ante todo una actitud ante la vida y la sociedad basada en la tolerancia y el respeto, el amor a la cultura, el deseo de convivir con los demás y la firme defensa de la libertad como valor supremo.” Sin el apoyo a ese “valor supremo”, explica Llosa, los ciudadanos pueden abandonar la racionalidad, volver a los impulsos primitivos y dejarse seducir por “líderes carismáticos espantosos”.

Nos volvemos hacia la libertad cuando un número suficiente de personas se da cuenta de que debe haber un camino mejor que ser gobernados por la brutalidad del odio tribal. Llosa explica que para “despojarse de la barbarie” y expulsar a “la bestia que llevamos dentro” se requiere una mentalidad que no sólo valore el imperio de la ley, sino que respete a “los otros iguales o diferentes a [nosotros mismos]”.

En un discurso pronunciado en 1968 con motivo del septuagésimo cumpleaños del fundador de FEE, Leonard Read, Hayek advirtió de que “lo que está amenazado por nuestras actuales tendencias políticas [antiliberales] no es sólo la prosperidad económica, no es sólo nuestra comodidad, o la tasa de crecimiento económico. Es mucho más. Es lo que yo entendía por la frase ‘nuestra civilización'”.

En su discurso, Hayek expuso el malentendido fundamental de que la civilización es producto de un orden planificado. Argumentó que “si en algún momento del pasado el hombre hubiera trazado su futuro sobre la base del conocimiento entonces existente y luego hubiera seguido este plan, no estaríamos donde estamos”.

Hayek explica por qué personas por lo demás “razonables” menosprecian lo que no pueden comprender:

Este proceso de crecimiento al que debemos la aparición de lo que ahora más apreciamos, incluido el crecimiento de los propios valores que ahora sostenemos, se presenta hoy a menudo como si fuera algo no digno de un ser razonable, porque no estuvo guiado por un diseño claro de lo que los hombres pretendían. Pero nuestra civilización es, en efecto, en gran medida un resultado imprevisto y no buscado de nuestro sometimiento a reglas morales y jurídicas que nunca fueron “inventadas” con tal resultado en mente, sino que crecieron porque las sociedades que las desarrollaron poco a poco prevalecieron a cada paso sobre otros grupos que seguían reglas diferentes, menos propicias para el crecimiento de la civilización.

Nuestras instituciones surgidas del orden espontáneo, explicó Llosa, “son instituciones pragmáticas pero también morales porque, gracias a ellas, no sólo ha evolucionado la realidad material, nuestro nivel de vida, sino también nuestras costumbres, cómo nos comportamos con los demás, nuestras nociones de ciudadanía y ética”.

Hoy se nos asegura sin cesar que el gobierno nos hace morales y civilizados. Sin respeto al orden espontáneo, explica Hayek, no sólo seríamos “mucho más pobres, no sólo seríamos menos sabios, sino también menos gentiles, menos morales: de hecho, seguiríamos teniendo que luchar brutalmente entre nosotros por nuestra propia vida”.

Podemos sentirnos tentados de atribuir motivos siniestros a los tribalistas que parecen socavar deliberadamente la civilización. Aun así, Hayek, haciéndose eco de un tema común en los libros de Read, argumentó que si nuestros oponentes carecen de una comprensión de las fuerzas espontáneas que dan forma a la civilización, debemos hacerlo mejor: “Pero si aún no les hemos convencido, la razón debe ser que nuestros argumentos aún no son lo bastante buenos, que aún no hemos explicitado algunos de los fundamentos en los que se apoyan nuestras conclusiones”.

Llosa también advierte que la lucha contra la mentalidad tribal antiliberal continúa: “Porque esta llamada es oída una y otra vez por naciones y pueblos y, dentro de las sociedades abiertas, por individuos y colectividades que luchan sin cesar por cerrar estas sociedades y negar la cultura de la libertad”.

Puede que la verdad no haga cambiar de opinión a alguien empeñado en aferrarse a su mentalidad tribal. Sin embargo, muchos que quieren una vida mejor para sí mismos y para sus hijos se volverán hacia un camino mejor si se les exponen ideas que se ha demostrado que ayudan a la humanidad a florecer. El precio será más alto mañana, pero hoy el precio para domar a la bestia que llevamos dentro es relativamente bajo. Simplemente, ten la humildad de respetar los procesos espontáneos que nunca podrás comprender o controlar del todo. A medida que nuestra atención se desplaza hacia las fuerzas civilizadoras de la tolerancia y la libertad, la bestia que todos llevamos dentro se amansa.

Este artículo ha sido adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis del mercado libre como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.




  • Barry Brownstein is professor emeritus of economics and leadership at the University of Baltimore. 

    To receive Barry's essays subscribe at his Substack, Mindset Shifts.

    His essays also appear at the American Institute for Economic Research, Intellectual Takeout, Learn Liberty, The Epoch Times and many other publications. Barry’s essays have been translated into many languages, most frequently Spanish and Portuguese. He is the author of The Inner-Work of Leadership.

    Barry holds a Ph.D. in economics from Rutgers University and a B.S. in mathematical statistics from CCNY.