VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, agosto 25, 2023

¿Por qué algunos países siguen siendo pobres?

Recuento de "La riqueza de las naciones".

Crédito de la imagen: Wikimedia CC BY SA 3.0

Esta semana, en Pregúntale a un economista tengo una pregunta de un lector llamado Mark. Me dice,

“He trabajado con inmigrantes que se han trasladado recientemente a Estados Unidos y con trabajadores que aún viven en su país de origen y trabajan para mí a distancia.

Mi experiencia es que, por término medio, son mucho más trabajadores y cualificados (incluso en campos técnicos) que mis colegas estadounidenses. Los extranjeros trabajan duro, sin poner excusas, agradecidos por el trabajo, y aprovechan cualquier oportunidad para superarse. Los estadounidenses, en cambio, exigen salarios mucho más altos, se quejan del trabajo y hacen pocos esfuerzos por superarse.

Dado que los habitantes de muchos de estos países pobres son mejores trabajadores, ¿por qué sus países de origen son tan pobres? Por término medio, los inmigrantes crean más empresas y obtienen mejores resultados en Estados Unidos que los ciudadanos nacidos en ese país. Con todas sus habilidades y ambición, parece que sus países de origen deberían ser mucho más ricos que las ciudades estadounidenses, pero no es así. ¿Cuál es la causa de la pobreza de estos países?”.

Mark plantea quizá la pregunta más importante de la historia del pensamiento económico. ¿Por qué algunos países se hacen ricos y otros siguen siendo pobres?

Una larga historia de respuestas

En 1776, el filósofo escocés Adam Smith publicó quizá la obra más influyente de la historia de la economía política: Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

Este libro, habitualmente conocido como “La riqueza de las naciones”, trata de responder a la pregunta que plantea Mark. Desde entonces, los países ricos se han enriquecido mucho más, algunos países pobres también, pero hay un número considerable de países rezagados.

Antes de entrar en la respuesta correcta, deberíamos dedicar algún tiempo a hablar de algunas respuestas erróneas populares.

El economista Bill Easterly ha hecho un gran trabajo describiendo algunas de estas respuestas erróneas en su libro The Elusive Quest for Growth (en español, La esquiva búsqueda del crecimiento).

El argumento de Easterly en el libro es sencillo. A finales del siglo XX y en el siglo XXI, Estados Unidos y otros países han intentado impulsar el crecimiento económico en los países pobres. Estos intentos han fracasado.

Easterly analiza tres panaceas fallidas que los expertos creían que desencadenarían el desarrollo: la inversión, el control de la población y la educación. Sin embargo, antes de examinar cada una de ellas, hay que tener en cuenta el tema unificador. Los países desarrollados tienden a tener mayores niveles de inversión, menores tasas de natalidad y más educación. A partir de ahí, los expertos han intentado deducir que si estas condiciones se reproducen en los países más pobres, el desarrollo vendrá por añadidura.

Esta estrategia ha fracasado. Resulta que estos factores son más una consecuencia del crecimiento que una causa. Veamos cada una de las panaceas fallidas.

1. La inversión

En la década de 1950, los expertos empezaron a creer que el simple hecho de disponer de máquinas y capital financiero para acometer grandes proyectos haría ricos a los países. Esta creencia, irónicamente, se basaba en el (falso) éxito de la Unión Soviética. Las cifras de producción soviéticas estaban por las nubes, y durante décadas los economistas creyeron que superarían a Estados Unidos. ¿Por qué?

La Unión Soviética se industrializaba mediante el ahorro forzoso. Al reasignar los recursos privados a grandes inversiones industriales, parecía que la URSS era capaz de impulsar la economía hacia una industrialización temprana. Resultó que este crecimiento era ilusorio, como predijo acertadamente el economista Murray Rothbard, lo que condujo al colapso de la Unión Soviética.

Pero la Unión Soviética engañó a muchos economistas en la década de 1950, por lo que el modelo de crecimiento planificado centralmente a través de la inversión despegó. La creencia era que como los países pobres estaban en situaciones tan calamitosas, los ciudadanos no tenían capacidad de ahorro. Sin ahorro no hay crecimiento. Un círculo vicioso impedía el crecimiento.

Así que los países en desarrollo podían solucionarlo aportando la inversión necesaria para que los países tuvieran un crecimiento sostenido. Esta inversión aumentaría los ingresos, lo que incrementaría el ahorro y estimularía un crecimiento natural permanente. Easterly llama a esto el enfoque del déficit de financiación.

Sin embargo, el planteamiento fracasó. Los modelos no cumplieron sus predicciones y los países pobres no se enriquecieron gracias a las inversiones lanzadas desde el aire. La razón del fracaso es la misma que señaló Rothbard en su análisis de la economía soviética. La producción es un medio para los fines del consumo. Si su producción no está vinculada de manera significativa al bienestar de los consumidores a través del conocimiento de los precios, los beneficios y las pérdidas, entonces no conducirá a ningún crecimiento sostenido.

Los planificadores centrales intentaron crear la producción por sí misma, lo que condujo a una mala asignación del capital y de los recursos naturales. La inversión por sí sola no es suficiente: hay que tener las inversiones adecuadas.

2. Educación

El siguiente plan natural de los expertos en desarrollo era la educación. Si no bastaba con aumentar la producción mediante el capital físico, tal vez bastara con aumentar el conocimiento o el capital humano. Easterly relata cómo la política de desarrollo de la educación dominó desde los años sesenta hasta los noventa.

Los resultados tampoco lo confirmaron. Easterly relata cómo un estudio tras otro encuentra poca o ninguna correlación entre la educación y el crecimiento económico. Un estudio muestra que a medida que se producía la explosión de la educación en los países pobres, la tasa de crecimiento de los ingresos en estos países descendía en realidad. Esto es exactamente lo contrario de lo que cabría esperar si las teorías de la educación fueran ciertas. Según otro estudio, en los países que crecen un 1% más rápido que la media, la educación sólo puede explicar el 0,06% de ese crecimiento en términos de capital humano.

Easterly señala varios otros tipos de estudios que muestran un resultado simple y consistente: la educación no crea crecimiento económico.

3. Políticas demográficas

Quizá la peor teoría que se probó en el mundo en desarrollo fue la idea neomalthusiana de que las grandes poblaciones eran la causa de la pobreza. Una vez más, estas teorías se basaban en el poco riguroso planteamiento de intentar simplemente reproducir las condiciones de los países ricos (bajas tasas de natalidad) en los países pobres.

A pesar de lo que sugieren los pensadores antipoblación, las personas no son sólo consumidores. Los seres humanos también son productores. He escrito sobre el fracaso de las políticas demográficas en varios artículos para FEE, pero el punto clave es que la gente en la red tiende a crear más soluciones que problemas. Los seres humanos no son un lastre para el desarrollo y, en todo caso, pueden ser una de las causas del crecimiento, como argumentaba el difunto economista Julian Simon.

Las bajas tasas de natalidad en los países ricos no demuestran que sean la causa del crecimiento. Es al revés. A medida que los países se hacen más ricos, los niños tienen más probabilidades de sobrevivir. Los padres ya no tienen que “pasarse” y tener más hijos de los que desean por miedo a perder alguno. Además, a medida que los países se desarrollan tienden a alejarse de la preferencia cultural por los hijos varones, que a menudo empuja a las parejas a tener muchos hijos con la esperanza de tener un primer varón.

Agencias de desarrollo como la ONU aplaudieron las políticas coercitivas contra la población de India y China a lo largo del siglo XX. Los presidentes Lyndon Johnson y Richard Nixon abogaron por vincular la ayuda alimentaria a los países pobres a sus objetivos antipoblación. Esta persecución provocó daños significativos en el mundo en desarrollo, sin ninguna ventaja de aumento del crecimiento.

4. Otras respuestas

Hay otras respuestas populares que Easterly no aborda tan a fondo en La esquiva búsqueda del crecimiento. Una respuesta común es la geografía. Es cierto que los recursos, el clima y las características físicas de un país pueden influir en su futuro económico, pero hay muchos ejemplos que me hacen dudar de que éste sea el motor principal.

Por ejemplo, Estados Unidos es rico en recursos naturales y sus ciudadanos son ricos. Hong Kong, en cambio, tiene muy pocos recursos naturales, pero también un alto nivel de riqueza. Por otro lado, hay países con abundancia de recursos naturales que son pobres, y hay países con muy pocos recursos naturales que son pobres.

Así que parece que la geografía no es el destino cuando se trata de riqueza.

La mejor respuesta

Entonces, si todas estas respuestas son erróneas, ¿cuál es la respuesta correcta? Volvamos a Adam Smith y echemos un vistazo a su famosa conclusión. ¿Por qué se enriquecen los países, según Smith?

“Poco más se necesita para llevar a un estado al más alto grado de opulencia desde la más baja barbarie, salvo paz, impuestos fáciles y una administración de justicia tolerable; todo lo demás se produce por el curso natural de las cosas”.

Smith sostiene que la causa última del crecimiento de un país se debe a sus instituciones. En otras palabras, las normas que rigen su actividad económica diaria están en la base de los diferentes resultados de crecimiento a los que nos enfrentamos en nuestro mundo.

Otra forma de enmarcar esto es que para que la economía de un país crezca, los ciudadanos necesitan libertad económica o acceso a los derechos de propiedad privada.

Cuando las personas tienen propiedad privada, pueden utilizar, vender o alquilar sus bienes. Esto conduce a varios resultados. En primer lugar, la gente tiene un incentivo para maximizar el valor de su propiedad. Si eres propietario de una casa, quieres mantenerla en buenas condiciones porque dejar que se caiga a pedazos significa que pierdes algo de dinero. La propiedad privada incentiva la responsabilidad.

Además, cuando la gente puede vender sus bienes, se forman precios para esos bienes. Los precios reflejan el valor de un bien o servicio en relación con otras cosas e incorporan el conocimiento social sobre el bien. Cuando una plataforma petrolífera se rompe en el océano, el petróleo escasea. No hace falta que nos digan que el petróleo es más escaso para frenar nuestro consumo. El aumento del precio nos hace frenar el consumo, lo sepamos o no.

Los precios también permiten a las empresas llevar una contabilidad para determinar sus beneficios o pérdidas. Si una empresa obtiene beneficios de una venta, esto le indica que los consumidores valoraron el producto final más que el valor de los insumos utilizados para crearlo. Este proceso de transformación de insumos menos valiosos en productos más valiosos está en el centro del crecimiento económico. Parafraseando al economista Peter Boettke: sin propiedad de los diversos bienes utilizados en la producción, no puede haber mercados para ellos. Sin mercados para estos bienes, no hay precios. Sin precios, no puede haber cálculo económico.

Así pues, las instituciones económicamente libres son la causa del crecimiento económico. Los datos lo confirman. Los economistas James Gwartney y el coautor Robert Lawson fueron los pioneros del “Índice de Libertad Económica del Mundo” del Instituto Fraser. El Índice mide el grado de libertad de las economías de los distintos países y utiliza esa información para examinar la conexión entre libertad y prosperidad. Lo que encuentran encaja perfectamente con la teoría aquí expuesta. Los países económicamente libres son más ricos y sanos que los que no lo son.

El economista Peter Leeson también examina las pruebas en un artículo titulado “¿Dos hurras por el capitalismo?”. ¿Su conclusión?

“Según una opinión popular que yo llamo ‘dos hurras por el capitalismo’, el efecto del capitalismo sobre el desarrollo es ambiguo y mixto. Este artículo investiga empíricamente esa opinión. Y concluyo que es errónea. Los ciudadanos de los países que se hicieron más capitalistas en el último cuarto de siglo se hicieron más ricos, más sanos, más educados y políticamente más libres. Los ciudadanos de los países que se volvieron significativamente menos capitalistas durante este periodo sufrieron un estancamiento de los ingresos, un acortamiento de la esperanza de vida, menores avances en educación y regímenes políticos cada vez más opresivos. Los datos demuestran inequívocamente la superioridad del capitalismo para el desarrollo. Los aplausos al capitalismo son bien merecidos y hay que dar tres en vez de dos”.

En The Elusive Quest for Growth, Easterly tiene otra idea que merece nuestra atención sobre esta cuestión. Easterly señala que gran parte de la atención prestada por el gobierno de Estados Unidos al desarrollo a finales del siglo XX fue en realidad un intento de ganar aliados contra la Unión Soviética.

Esto resulta extremadamente irónico, teniendo en cuenta que el gobierno estadounidense estaba incorporando esencialmente una planificación central al estilo soviético para intentar lograr el crecimiento de estos países en desarrollo.

En su lugar, habría sido mejor seguir una búsqueda del crecimiento económico al estilo estadounidense. Las instituciones que permiten el crecimiento económico son el verdadero motor de la creación de riqueza. Una vez que se permite a los individuos competir y cooperar libremente, la fuerza del ingenio humano hace el resto.

¡Pregúntale a un economista! ¿Tienes alguna pregunta sobre economía? Si alguna vez has tenido dudas sobre economía o política económica, desde la inflación al crecimiento económico y todo lo demás, envía tu pregunta al profesor Peter Jacobsen a [email protected]. El Dr. Jacobsen leerá las preguntas y la tuya podrá ser seleccionada para ser respondida en un artículo o incluso en un vídeo de FEE


  • Peter Jacobsen es un Escritor Asociado en la Fundación para la Educación Económica.