Podría pagar mi préstamo estudiantil de 50 mil dólares en pocos años, si el gobierno dejara tranquilo mi dinero

Si se les permitiera a más universitarios ya graduados quedarse con los dólares que ganan, saldrían de la deuda mucho más rápido.

Eso es lo que el gobierno tomará de mis ingresos esta temporada de impuestos. Como graduada de la universidad, habría utilizado este dinero para empezar a atacar mi deuda estudiantil de más de 50.000 dólares.

Pero en lugar de utilizar este dinero para pagar dos de mis préstamos estudiantiles este año, el gobierno se quedará con esta buena suma de mi dinero ganado, con intenso trabajo.

Esta es la triste realidad de muchos universitarios graduados quienes, como yo, trabajan a tiempo completo y siguen teniendo dificultades para cubrir sus necesidades básicas diarias, como el alquiler, la comida, la gasolina, el seguro del auto, el seguro médico, etc. Muchos de nosotros nos sentimos como Rachel Green de Friends cuando recibimos nuestros cheques de pago, diciendo: "¿Quién es el FICA? ¿Y por qué se lleva todo mi dinero?".

Para quienes cuentan con préstamos estudiantiles, un ahorro promedio de 12.000 dólares al año sería realmente transformador.

Pero en lugar de eso, nos enfrentamos a una verdadera crisis de endeudamiento para los prestamistas de todos los grupos demográficos y edades, lo que hace que la deuda estudiantil sea la segunda categoría de deuda más alta en EE.UU., por detrás de la deuda hipotecaria, según Forbes. La deuda total de los préstamos estudiantiles ascendió a 1.56 billones de dólares sólo el año pasado.

La investigación también muestra que "los graduados universitarios de 35 años o menos, con préstamos estudiantiles, actualmente están gastando casi una quinta parte (18%) de sus salarios actuales en pagos de préstamos estudiantiles y que el 60% ahora espera estar pagando estos préstamos estudiantiles hasta los 40 años", según el Citizens Bank.

A medida que la deuda universitaria aumenta, no es de extrañar que cada vez más políticos aboguen por programas de condonación de préstamos estudiantiles.

Pero en esta temporada de impuestos, no estoy pidiendo la condonación de los préstamos estudiantiles o un programa especial del gobierno para sacarme de apuros. Sólo pido poder conservar más de mi dinero ganado con esfuerzo.

Tus intereses personales hace que el mundo sea mejor

Insto a mis compañeros de préstamos estudiantiles a que imaginen un mundo en el que puedan conservar todos sus ingresos y decidir cómo gastar mejor su dinero. Me atrevería a decir que la mayoría de los estudiantes prestamistas utilizarían ese dinero para pagar sus préstamos lo más rápido posible. ¿Por qué? Porque los prestamistas tienen un incentivo para salir de la deuda.

Estar libre de deudas sería transformador para mí. Por fin podría mudarme al estado de mis sueños, comprar una casa que podría diseñarla desde cero, ayudar a mis padres a pagar su hipoteca, ahorrar para mis futuros hijos, donarle más a mi iglesia y cumplir con la lista de cosas que he anotado para cuando esté libre de deudas.

Verás, cuando los prestamistas se liberan de las deudas, su poder financiero cambia drásticamente. Están más inclinados a hacer grandes compras financieras como las que he compartido.

Nuestro interés racional por liberarnos de las deudas libera nuestra capacidad de hacer grandes compras financieras que promueven la actividad económica, beneficiando a la economía en su conjunto.

Adam Smith, el padre de la economía moderna, discute esta idea del interés propio racional en su libro, La Riqueza de las Naciones, donde explica que el mejor beneficio económico para todos se puede lograr cuando los individuos actúan en la búsqueda de su propio interés.

La mayor parte de la actividad económica que vemos a nuestro alrededor es el resultado de un comportamiento interesado. La agente inmobiliaria que vende la casa de mis sueños actúa en función de su propio interés para conseguir un sueldo con el que quizá pueda irse de vacaciones. Los obreros que cortan las baldosas para colocarlas en mi nuevo baño actúan en su propio interés para acumular ahorros y poner un techo sobre sus cabezas, los obreros de la construcción que construyen la casa, actúan en su propio interés para comprarle comida a sus familias, etc.

La belleza del interés propio racional es que se necesitan muchas personas con interés propio para trabajar en una casa, pero como todos actuamos en función de nuestro propio interés, inevitablemente nos servimos unos a otros y, aún más, producimos una actividad económica que nos sirve a todos.

Tus decisiones de gasto son más racionales que las del gobierno

Mientras que utilizar los impuestos sobre la renta para pagar la deuda puede ser una decisión de gasto racional y encomiable, las decisiones de gasto del gobierno son a menudo ineficientes e ineficaces.

El historial de gastos del gobierno con el dinero de los contribuyentes es, simplemente, horrible. GoBankingRates informa de que el dinero de los contribuyentes se utiliza para cosas como el estudio de las babas de los monos, el examen de cómo podrían reaccionar las religiones del mundo si los seres humanos hicieran contacto con los extraterrestres, hacer que los ordenadores vean cientos de horas de televisión, demostrar que a los miembros de una fraternidad les gusta la fiesta, poner peces en trotadoras, y mucho más. Los malos hábitos de gasto de los gobiernos se han descontrolado tanto que han endeudado a los Estados Unidos con una deuda de más de 27 billones de dólares.

Entonces, ¿por qué los hábitos de gasto de los gobiernos son tan drásticamente diferentes de los hábitos de gasto de los individuos?

Porque los incentivos cambian cuando el dinero sale de tu propio bolsillo, a diferencia de los bolsillos de otros. Mi profesor de economía favorito lo dijo así: "el progreso, la eficiencia y la eficacia no empiezan con el dinero de otra persona".

Te quitan la libertad

Si entendemos que los individuos saben mejor cómo gastar su propio dinero que el gobierno y que nuestras decisiones en cuanto al gasto ayudarán a promover la actividad económica, ¿por qué hemos llegado a aceptar los impuestos sobre la renta como algo normal?

Debido al aumento de los impuestos en la economía estadounidense, el estadounidense promedio trabaja ahora aproximadamente 4 meses al año para pagar todos sus impuestos. Eso significa que 4 meses al año trabajo para el gobierno federal, en lugar de trabajar para pagar mis préstamos estudiantiles.

Si se permitiera a un mayor número de universitarios ya graduados conservar los dólares que ganan, en última instancia tendrían la libertad para gastar su dinero como quisieran, y saldrían de la deuda mucho más rápido.

Pero para ello necesitamos quedarnos con una mayor parte de nuestros ingresos.

Cuando se presenten los impuestos este año, habría que mirar la cantidad de dinero que el gobierno reclama y hacerse estas dos preguntas: ¿qué habrías hecho tú con ese dinero? ¿Y el gobierno gastará ese dinero mejor que tú?