VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, mayo 5, 2022

Podemos saber lo que es falso. Pero no debemos censurarlo

Ya deberíamos haber aprendido que la censura es mala incluso si se confía en que se censuran "las cosas correctas". Pero el debate continúa.

Foto de dole777 en Unsplash | Licencia Unsplash

[Nota del editor: Esta es una versión de un artículo publicado en Out of Frame Weekly, un boletín electrónico sobre la intersección del arte, la cultura y las ideas. Suscríbete aquí para recibirlo en su bandeja de entrada todos los viernes].

Hace poco vi un tuit del comentarista y politólogo Yascha Mounk que, en mi opinión, llega al núcleo del debate sobre la libertad de expresión. Decía:

La verdadera razón de la libertad de expresión no es que todas las opiniones tengan valor o merezcan ser emitidas. Es que no hay ningún individuo o institución en quien confíe para tomar la decisión de qué opiniones no tienen valor en mi nombre. Y usted tampoco debería hacerlo.

Los defensores de la libertad de expresión suelen señalar que no siempre podemos estar seguros de que la información censurada sea realmente falsa; nuestra comprensión de la realidad es falible y evoluciona constantemente. Como dijo Joe Rogan hace unos meses cuando la gente presionó a Spotify para que prohibiera su podcast: “Muchas de las cosas que considerábamos “desinformación” hace poco tiempo se aceptan ahora como hechos”.

Esto es cierto. Pero la gente del otro lado se apresura a responder que algunas ideas son obviamente falsas o moralmente aborrecibles: “¿Y el nazismo? ¿O la teoría de la Tierra plana?”.

Esto también es cierto. Pero se pierde el centro del debate justo por la razón que señaló Mounk.

Si concedemos a cualquier autoridad central el poder de decidir por todos lo que es “verdadero”, le damos la oportunidad de distorsionar los hechos para sus propios fines. Incluso si esta autoridad no es maliciosa, al menos significará que las consecuencias de cualquier error inocente que cometan recaerán sobre toda la sociedad.

¿A quién se le confía esta responsabilidad? ¿A las autoridades científicas? ¿A las autoridades políticas, que acusaron a la gente por oponerse a las guerras en el pasado, y que quieren hacer lo mismo hoy? ¿Son las empresas de medios de comunicación social y los periodistas que toman decisiones sesgadas e incorrectas?

Por eso, en última instancia, es irrelevante que las cosas que se censuran sean falsas. El poder de censurar cosas falsas permite censurar cosas verdaderas con la misma facilidad.

La libertad de expresión no significa que nunca podamos distinguir lo verdadero de lo falso o lo bueno de lo malo. De hecho, se basa en la idea de que no todas las ideas son iguales, y que debemos separar lo bueno de lo malo. Sin embargo, sólo podemos saber con certeza que tenemos las respuestas correctas cuando celebramos realmente debates en los que no se aplasta a ninguna de las partes.

Esta fue una de las principales tesis del capítulo dos del ensayo On Liberty (Sobre la libertad) del filósofo político del siglo XIX John Stuart Mill, en donde escribió:

Hay una gran diferencia entre suponer que una opinión es verdadera, porque, con todas las oportunidades para rebatirla, no ha sido refutada, y suponer su verdad con el propósito de no permitir su refutación. La completa libertad de contradecir y refutar nuestra opinión, es la misma condición que nos justifica en asumir su verdad para propósitos de acción; y en ningún otros términos puede un ser con facultades humanas tener alguna seguridad racional de tener la razón.

Y seguimos teniendo la misma conversación 150 años después.




  • Matt Hampton is the Commentary Content Associate for the Foundation for Economic Education.