VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, mayo 8, 2024

Perspectivas económicas de la presentación de Javier Milei para la FEE en 2021

La lección de economía sólida es clara: los mercados funcionan cuando los dejamos hacer lo suyo.

Crédito de la imagen: Foro Económico Mundial - Flickr | CC BY-NC-SA 2.0 DEED

El 6 de mayo de 2021, Javier Milei hizo una presentación virtual para la FEE ante 9.750 estudiantes titulada “4 lecciones de economía que baten récords”. Lo que sigue es un extracto de esa presentación.

Las instituciones del capitalismo pueden resumirse en cinco principios clave. La primera institución es lo que conocemos como propiedad privada.

La segunda es el libre mercado, es decir, los mercados sin interferencia del Estado.

La siguiente es la competencia, pero no el concepto neoclásico de competencia perfecta. Se acerca más a la idea de competencia de Adam Smith, que implicaba la libre entrada y salida. Este concepto fue perfeccionado en tiempos recientes por William Baumol y la teoría de los mercados contestables, que trata de las operaciones de mercado.

Por último, hay dos instituciones relacionadas con la lógica del mercado: la división del trabajo, que promueve la especialización, y la cooperación social.

Las personas son diversas por naturaleza, y cuanto mayor es el mercado, más se fomenta la división del trabajo. Esta división del trabajo fomenta la cooperación social. Como dijo Bastiat: “Donde las mercancías no cruzan fronteras, lo harán los ejércitos”. En otras palabras, las sociedades que practican el comercio tienden a tener más paz.

En esencia, ¿qué es un mercado? Un mercado es un proceso de cooperación social en el que se intercambian derechos de propiedad. Aquí es donde entra en juego la definición de derechos de propiedad y mercados libres y no regulados.

El sistema de precios en economía es análogo al sistema nervioso del cuerpo humano. Ahora bien, resulta crucial que los mercados sean libres. ¿Por qué? Porque cuando los mercados no son libres y el Estado interviene, la señal de precios empieza a enturbiarse. Cuando la señal de precios se enturbia, la señal que viaja a través del sistema no es clara. Cuando no está clara, no hay coordinación, no hay ajuste.

Además, muchas veces, cuando se intenta regular estas cosas, el resultado acaba siendo peor que la situación inicial: el llamado fallo del mercado, que yo no suscribo.

Sin embargo, algunos, en su arrogancia y falta de comprensión de cómo funciona el mercado, acusan al mercado de no funcionar. Y cuando intentan corregirlo, la intervención del Estado suele empeorar la situación.

Entonces, ¿cuál es la cuestión? La cuestión es que cuanta más interferencia estatal haya, peor funcionará el sistema de precios.

Este es un elemento crucial. ¿Por qué es tan importante? Porque explica por qué el socialismo no funciona. En el socialismo real, en el comunismo, no hay propiedad privada.

Por lo tanto, sin propiedad privada, los intercambios pierden su significado. No hay concepto de precio. En consecuencia, no hay señal de precio para guiar la asignación de recursos. Por lo tanto, el socialismo fracasa precisamente porque no puede realizar cálculos económicos, y no puede hacerlo porque no respeta los derechos de propiedad.

Otro aspecto crítico del funcionamiento del sistema de precios es el papel de los beneficios.

Los beneficios son extremadamente importantes. Supongamos que tenemos una economía que produce bienes A y B. Por alguna razón, la gente decide consumir menos de B y más de A. En este escenario, habrá un exceso de demanda en el mercado, lo que hará que el precio de A suba y el de B baje.

Cuando esto ocurra, los recursos se reasignarán de la producción de B a la de A.

Ya hemos visto esto antes, con la forma en que varios gobiernos de todo el mundo se han entrometido en los mercados de vacunas y pruebas. ¿Por qué? Porque manipulaban la señal de precios. En lugar de ayudar a reducir la escasez, la exacerbaban. Es más, en muchos casos, estas actividades estaban monopolizadas por el gobierno, que, como ya hemos visto, lo hace todo mal porque gasta el dinero de otros en otros, lo que conduce a inevitables ineficiencias.

Consideremos las leyes de control de alquileres. Esto se ha intentado varias veces en muchos lugares. Cuando se intenta controlar los precios de los alquileres, ¿qué ocurre? Muy sencillo.

Por un lado, los propietarios retirarán sus viviendas del mercado, lo que ejercerá una presión al alza sobre los precios de los alquileres y, en algunos casos, dará lugar a un mercado negro.

Pero la cosa no acaba ahí. Si el regulador es eficaz a la hora de perseguir a los propietarios, ¿qué ocurrirá? ¿Cómo se adaptarán? Se ajustarán deteriorando la calidad de las propiedades. Así, la calidad de las propiedades disminuirá.

Por lo tanto, la oferta de viviendas de alquiler empeorará. Además, como el precio regulado está por debajo del equilibrio, habrá más gente de lo normal buscando alquileres. Esto provocará una grave escasez y creará un problema masivo.


  • Javier Milei es el primer presidente libertario de Argentina. Es licenciado en Economía por la Universidad de Belgrano. Realizó un posgrado en Teoría Económica en el Instituto de Desarrollo Económico y Social y otro en Economía en la Universidad Torcuato Di Tella.