VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 28, 2024

Pensar detenidamente la macroeconomía

Los defensores del mercado deberían entender las cuestiones fundamentales de la macroeconomía


La mayoría de las personas que creen en una sociedad libre tienen algunos conocimientos de economía. Después de todo, el caso de la libertad económica suele ser el más difícil de argumentar, y si uno va a defender la idea de la libertad, debe estar preparado para discutir cuestiones económicas. Sin embargo, esta estrategia puede enfrentarse a veces a dos problemas diferentes.

El primero es que la economía no es una entidad homogénea: hay diferentes escuelas de pensamiento con diferentes enfoques de la materia y diferentes conclusiones políticas que surgen de estos enfoques. No basta con saber algo de economía. Hay que tener cuidado con lo que uno sabe y con lo que otros pueden saber de economía. Este punto sugiere por sí mismo que quienes deseen defender el mercado deben estar lo más al tanto posible de la evolución de la teoría y la política económicas.

Incluso más allá de la cuestión de la política, entra en juego una segunda complicación. Existen diversos argumentos teóricos a favor del libre mercado. Sería fácil simplemente descartar estas diferencias como irrelevantes, ya que todas parecen llegar a la misma conclusión. Sin embargo, algunos de esos argumentos pueden ser mejores que otros, y algunos pueden ser más convincentes para determinados públicos. También en este caso merece la pena que los defensores del mercado estén lo más informados posible sobre estas diferencias y los distintos argumentos que presenta cada grupo.

Lo que me gustaría hacer en este ensayo es exponer el enfoque de la escuela austriaca sobre algunas cuestiones fundamentales de la macroeconomía y, al hacerlo, abordar las dos cuestiones señaladas anteriormente: ¿en qué se diferencia este enfoque de las escuelas de pensamiento más intervencionistas y en qué se diferencia de otros enfoques orientados al mercado?

Macroeconomía y microeconomía

Uno de los temas que abarca ambas cuestiones es la relación entre macroeconomía y microeconomía. Antes de John Maynard Keynes, en la década de 1930, no existía realmente un sistema de análisis distinto conocido como “macroeconomía” que se ocupara de establecer relaciones causales directas entre agregados como la inflación, el desempleo y el producto interior bruto (PIB). A Keynes le interesaba determinar el “nivel de producción en su conjunto”, y sostenía que los economistas anteriores a él habían ignorado esta cuestión crucial. Gran parte de la economía keynesiana de los años 30 a los 60 se ocupó exclusivamente de estos agregados macroeconómicos, sin preguntarse nunca cuál era la relación entre ellos y las decisiones tomadas por las personas y empresas individuales de la economía.

Un importante logro de la economía de los años 60 fue empezar a plantearse precisamente este tipo de preguntas. El trabajo de Milton Friedman, en particular, trató de explicar la inflación y el desempleo más en términos de las decisiones tomadas por los individuos que eran lo suficientemente inteligentes como para no dejarse engañar constantemente por la política gubernamental. Los desarrollos posteriores de estos temas han ampliado el supuesto de la racionalidad individual hasta el punto de que, en muchos modelos recientes, los individuos nunca pueden ser engañados por las políticas sistemáticas del gobierno. El trabajo de los llamados economistas neoclásicos, como el reciente premio Nobel Robert Lucas, fue importante para recordar a los economistas que las personas no se comportan de la misma manera independientemente de las políticas que adopten los gobiernos. Si los gobiernos inflan, por ejemplo, los individuos tendrán un incentivo para reconocer esa inflación y tomar medidas para neutralizar sus efectos sobre ellos mismos y sus familias o empresas.

Por importantes que sean estas contribuciones, siguen siendo víctimas de un fallo central. Se formularon en términos de modelos cada vez más abstractos que suponían que los resultados macroeconómicos observados tenían que ser el resultado de un comportamiento de utilidad perfecta y de maximización de beneficios por parte de los individuos y las empresas. El supuesto central era que la economía estaba en equilibrio y que los resultados macroeconómicos observados tenían que ser compatibles con el equilibrio microeconómico. El problema de esta estrategia es que, en primer lugar, las condiciones necesarias para que se mantenga el equilibrio nunca se dan en el mundo real y, en segundo lugar, sugiere que las grandes dificultades macroeconómicas (como el 25% de desempleo durante la Gran Depresión) son sólo el resultado de decisiones óptimas de los individuos. Aunque de este análisis se concluye que las políticas gubernamentales no podrán mejorar los resultados del mercado, esta estrategia desvía la atención del analista del papel que la intervención gubernamental podría desempeñar en la causa de esos resultados.

Por supuesto, los keynesianos no se quedaron quietos ante estos acontecimientos. Reconocieron y aceptaron muchos de los argumentos en contra de Friedman y los Nuevos Clásicos. Sin embargo, la estrategia general de los llamados Nuevos Keynesianos consistía en señalar que diversas limitaciones informativas y rigideces inherentes a los mercados del mundo real impiden que los mercados alcancen los equilibrios sobre los que se construyeron los modelos de los Nuevos Clásicos. Como resultado, argumentaban los neokeynesianos, la intervención del gobierno podría mejorar el libre mercado en virtud de la supuesta información superior del gobierno y su capacidad para aprovechar esas rigideces y empujar la economía más cerca de ese equilibrio. Así pues, los neokeynesianos comparten muchos de los mismos supuestos subyacentes que los neoclásicos, simplemente creen que en algunos casos (si no en muchos) los mercados por sí solos son incapaces de alcanzar el equilibrio que los neoclásicos creen que pueden alcanzar.

Una perspectiva alternativa de la macroeconomía

Puede sorprender a quienes conozcan un poco la economía austriaca leer un ensayo sobre por qué es importante la macroeconomía. Se supone que los austriacos rechazan todo el concepto de macroeconomía por ser incoherente con el individualismo que ha definido durante mucho tiempo su enfoque. En la medida en que se entienda que la macroeconomía sólo trata de las relaciones directas entre los agregados económicos, entonces sería sensato rechazar tal enfoque. Sin embargo, todos los economistas siguen interesados en explicar fenómenos como el desempleo, la inflación y el crecimiento económico y sus efectos, por lo que necesitamos alguna forma de analizar esas cuestiones. Como ya se ha señalado, un enfoque sólido de la macroeconomía insistiría en que tales explicaciones (y los efectos de los cambios en los agregados) deben entenderse en términos de las decisiones microeconómicas tomadas por los individuos y las empresas.

Una forma alternativa de explorar estas cuestiones es rechazar la orientación hacia el equilibrio de las principales escuelas de pensamiento y ver qué diferencia puede suponer en el análisis. Específicamente, mientras que estas escuelas ven los precios de mercado como señales de equilibrio para agentes perfectamente racionales (simplemente difieren en lo bien que los precios desempeñan esta función), nosotros podríamos, por el contrario, ver los precios de mercado como señales de desequilibrio que guían a individuos imperfectamente informados sobre qué hacer y lo bien que lo hacen. Por ejemplo, si se supone que los mercados están siempre en equilibrio, entonces cualquier precio refleja plenamente todos los conocimientos y preferencias de los agentes del mercado. Si es así, lo que resulte será óptimo. Así es como una macroeconomía orientada al equilibrio puede encogerse de hombros ante un desempleo del 25%. Es un resultado de equilibrio, por lo tanto es óptimo.

Sin embargo, si sostenemos que el equilibrio nunca existe en realidad, entonces los precios existentes de los bienes y servicios en el mercado no son reflejos perfectos de las preferencias de las personas y de sus conocimientos correctos, sino que indican la información imperfecta transmitida por los individuos que toman decisiones en una economía compleja. Así pues, los precios desempeñan múltiples funciones en el mercado. En primer lugar, los precios ayudan a informar a los agentes del mercado sobre las decisiones que podrían tomar a continuación. Supongamos que fabrico camisetas. A la hora de decidir cómo fabricar mi producto, querría conocer los precios de las distintas opciones de materias primas y mano de obra para decidir cuánta mano de obra, qué tipo de material para las camisetas y qué tipo de tinte o proceso de tramado podría utilizar. Los precios ayudan a tomar estas decisiones. En segundo lugar, después de haber tomado mis decisiones sobre los insumos, vendo (o no puedo vender) mis camisetas a un precio determinado en el mercado. A posteriori, la diferencia entre el precio que recibo por mi producto y los precios combinados de mis insumos (incluido el tiempo) me indica si lo que he hecho ha sido lo correcto.

Estas funciones de los precios son quizá obvias. Pero cuando se parte de la base del equilibrio, sólo se hace hincapié en el primer papel y, aun así, se supone que los precios son los correctos desde el principio. Si se parte de la base de que los mercados están siempre en desequilibrio, surge una tercera función de los precios. Nuestros dos primeros papeles suponían que ya sabíamos que queríamos hacer camisetas y que, por tanto, teníamos cierta percepción de que existía un mercado para esas camisetas. Pero, ¿qué hace que nos demos cuenta de ello? Como subraya desde hace tiempo la obra de Israel Kirzner, este reconocimiento de oportunidades nunca antes vistas se conoce como espíritu emprendedor y es esencial para el proceso de descubrimiento del mercado. Esta tercera función de los precios consiste en alertarnos de esas oportunidades que, de otro modo, pasaríamos por alto. Puede que actualmente produzca camisetas, pero al observar los precios de los distintos insumos e imaginar qué precio podría obtener si empezara a producir pantalones cortos con personajes de dibujos animados o logotipos deportivos, podría ver una oportunidad que no tendría sin los precios. Los precios de desequilibrio del mercado son fundamentales para alertar a la gente sobre las oportunidades empresariales.

Inflación

¿Cómo se relaciona todo esto con la macroeconomía? Lo que un enfoque alternativo de la macroeconomía podría buscar son las formas en que las políticas gubernamentales, que están diseñadas para afectar a agregados amplios como el nivel de precios o la tasa de desempleo, afectan a estos precios de desequilibrio individuales y socavan su capacidad para conducir a la coordinación del mercado. Tomemos la inflación, por ejemplo. Los principales debates sobre la inflación suelen hacer hincapié en los problemas creados por las variaciones del nivel de precios agregado. La inflación es mala porque es difícil, por ejemplo, redactar contratos si las partes no pueden estar seguras de cuál será el nivel general de precios en el futuro. Alternativamente, la inflación es mala porque significa que los vendedores tienen que remarcar sus precios con más frecuencia, y estos cambios continuos en los precios requieren el uso de recursos que de otro modo se destinarían directamente a la producción. Aunque ambos son problemas causados por la inflación, parecen relativamente menores si se comparan con lo que sugiere una visión que toma en serio el proceso de mercado.

En lugar de preocuparse por el nivel general de precios, los economistas podrían fijarse en la forma en que la inflación afecta a los precios individuales de una economía. A medida que el exceso de dinero se abre camino en el mercado, provoca efectos diferenciales en los precios. Algunos suben mucho, otros sólo un poco. Estos efectos disocian los precios de las preferencias subyacentes de productores y consumidores y, al hacerlo, socavan las tres funciones informativas de los precios mencionadas anteriormente. Cuando la función informativa de los precios se ve perjudicada, la coordinación económica es más difícil y, como consecuencia, el crecimiento económico se resiente[1]. Los efectos reales de una perturbación macroeconómica como la inflación son las formas en que socava el proceso de coordinación microeconómica al perturbar las señales de los precios. Si el analista parte del supuesto de que esta coordinación ya se ha producido, como hacen los modelos de equilibrio, entonces estos efectos de las perturbaciones macroeconómicas se pasarán por alto.

Estos efectos sobre los precios provocan otros efectos en toda la economía. De especial interés es la forma en que los cambios en los precios de los bienes de consumo provocan distorsiones en los mercados de insumos y en la estructura de capital, ya que responden a las señales en constante cambio procedentes de los bienes de consumo. Los cambios en el equipamiento de capital o la formación laboral que se producen cuando las empresas reaccionan a los efectos temporales de la inflación no suelen ser completamente reversibles y, por tanto, implican un despilfarro económico. Una vez más, esta perspectiva ilumina un aspecto de la macroeconomía no captado por los enfoques dominantes, incluidos los que, como el de Friedman, simpatizan con la libertad económica.

Además, este enfoque difiere de los neokeynesianos por su énfasis en el papel de los precios como estímulo de los descubrimientos empresariales. El argumento neokeynesiano de que los gobiernos pueden superar los problemas de información en los mercados se plantea casi siempre en términos de la información necesaria para alcanzar el equilibrio. Incluso si los gobiernos fueran capaces de hacerlo (una suposición dudosa en el mejor de los casos), sigue ignorando el papel descubridor de los precios. Como llevan mucho tiempo subrayando los economistas del proceso de mercado, alcanzar el equilibrio no es la norma para juzgar una economía capitalista. Más bien, la comparación es entre lo que la competencia de mercado realmente existente puede lograr en comparación con la intervención gubernamental realmente existente (no lo que se dibuja en una pizarra o en un ordenador) que suprime el mercado.

La macroeconomía sí importa y es importante comprender los enfoques dominantes y no dominantes del tema. Las diferencias entre estos enfoques son importantes para entender los fenómenos macroeconómicos, evaluar sus costes y saber qué hacer para reducirlos. Los argumentos de tipo austriaco no son sólo un arma más que uno puede coger junto con las de otros economistas. Reflejan una perspectiva distinta de la economía política que debe entenderse tanto en sus propios términos como en comparación con otras perspectivas similares. Es importante que quienes valoran la libertad sean razonablemente conscientes de estas diferencias y de sus implicaciones. 

———

  1. He tratado estas cuestiones con mucha más profundidad en mi obra “The Political Economy of Inflation: Public and Private Choices”, Durell Journal of Money and Banking, 3 (4), noviembre de 1991; y también “Inflation” en Peter J. Boettke, ed., The Edward Elgar Companion to Austrian Economics (Aldershot, UK: Edward Elgar), 1994.

[Artículo publicado originalmente el 1 de diciembre de 1995].


  • Steven Horwitz was the Distinguished Professor of Free Enterprise in the Department of Economics at Ball State University, where he was also Director of the Institute for the Study of Political Economy. He is the author of Austrian Economics: An Introduction.