Nuevo museo da testimonio de los horrores del comunismo y honra a sus víctimas

En total, más de 100 millones han sido asesinados bajo los regímenes comunistas en los últimos 100 años.

En el corazón de Washington, D.C., detrás de las puertas de un edificio no muy diferente a los otros con los que comparte manzana, se encuentra un testamento muy visceral de los horrores del comunismo, una ideología política todavía demasiado dominante en el mundo actual.

El nuevo museo, de la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo, lleva muchos años de trabajo. Se abrió al público el lunes.

Entrar en él es como entrar en una cámara acorazada. O posiblemente una tumba. Al pasar junto a una pared con grandes palabras en relieve que dicen "RECUERDO a las víctimas del comunismo", el espacio se oscurece y se estrecha rápidamente.

Cuadros y pequeñas pantallas de video con imágenes de regímenes y víctimas por igual lo adornan, evocando un tono sombrío. Más allá de esas imágenes, en una pantalla más grande, una película de seis minutos expone el ascenso de Vladimir Lenin y la Unión Soviética como potencia comunista.

A continuación, la sala conduce a los visitantes al mundo del gulag. Aquí hay artefactos de los famosos campos de prisioneros soviéticos, restos físicos de los millones de rusos que pasaron por ellos. En una de las vitrinas hay un oso de peluche y, junto a él, un "valenki", una bota de fieltro que calzaba a los prisioneros del gulag.

También hay una réplica del "pan negro", un pan oblongo de color carbón del que dependían los prisioneros del gulag para alimentarse. Unas pequeñas medidas muestran la cantidad de pan que se entregaba como ración a cada prisionero, dependiendo de su docilidad o mal comportamiento.

Se calcula que entre 1934 y 1947 fueron enviados a los campos unos 10 millones. Otra estimación sitúa las muertes entre 1.2 y 1.7 millones de 1918 a 1956.

Un panel informativo explica cómo Josef Stalin, el líder más longevo de la Unión Soviética, utilizó intencionadamente una hambruna para matar de hambre a más de 3 millones de ucranianos en 1932 y 1933. Algunos estiman que el número de muertos alcanzó los 7 millones.

En total, el museo calcula que más de 100 millones han sido asesinados bajo regímenes comunistas en los últimos 100 años.

En una de las paredes se proyecta una película, un pase de diapositivas de imágenes sencillas, dibujadas a mano, que describen las penurias de la vida en los gulags, las cárceles y los campos de trabajo de los regímenes comunistas de todo el mundo. Las imágenes fueron grabadas por los supervivientes. Los testimonios de lo que otros supervivientes presenciaron mientras estaban encarcelados se leen en voz alta mientras las imágenes se desplazan.

"Todos los casos en los que se ha intentado [el comunismo], conducen a atrocidades masivas", me dijo el embajador Andrew Bremberg, presidente y director general de la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo. "Realmente, los peores ejemplos de sufrimiento humano de la historia en cuanto a los regímenes más brutales y asesinos en masa".

En el espacio más grande del museo se muestra una visión más amplia del sufrimiento. Allí, una película anima la historia de la expansión del comunismo por todo el mundo, detallando qué naciones cayeron ante él. En una esquina, el número de víctimas mortales bajo el comunismo, así como de los subyugados por él, va en aumento.

Los paneles informativos de todo el museo detallan atrocidades específicas, como el genocidio de Pol Pot contra el pueblo camboyano, que acabó con el 25% de la población de la nación del sudeste asiático, y el fracaso de Mao Zedong en la colectivización de la agricultura china, que provocó una hambruna que mató entre 20 y 43 millones de personas.

Junto a ellas, hay historias -escritas y acompañadas de fotografías- de resistencia al comunismo, que van desde manifestaciones pacíficas hasta levantamientos armados: la Revolución Húngara de 1956, la Primavera de Praga de 1968 y la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 en Pekín, por nombrar algunas.

Bremberg dijo que los dos primeros ejemplos, aunque menos conocidos, tienen la misma importancia que la plaza de Tiananmen.

También citó una estadística entretejida en el museo: 1.500 millones. Ese es el número estimado de personas que aún viven bajo el comunismo. La mayor nación comunista en la actualidad es China, que representa la gran mayoría de esa cifra.

El Partido Comunista Chino, que gobierna el país, ha sometido a más de un millón de musulmanes uigures, una minoría étnica, a campos de reeducación, esterilización y abortos forzados, trabajos forzados y vigilancia. Es un genocidio a escala industrial.

El año pasado, la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo recibió una serie de documentos internos filtrados pertenecientes al Partido Comunista Chino. Los hallazgos ofrecen pruebas condenatorias de sus esfuerzos coordinados contra los uigures. Puede obtener más información sobre ellos aquí.

Varias naciones que estuvieron bajo control comunista, como Polonia, también tienen museos que relatan sus propias historias de existencia bajo el comunismo. Sin embargo, ninguno ofrece una instantánea singular de su impacto global como el nuevo de Washington.

"No hay nada parecido en el mundo", dijo Bremberg. "Es extremadamente importante tener esto en la capital de nuestra nación. Tenemos millones de turistas, especialmente grupos escolares, que pasan por aquí y que realmente necesitan aprender esto, porque el comunismo es un mal horrible."

Aunque la investigación ha demostrado que hasta 1 de cada 3 millennials ve el comunismo de forma favorable, Bremberg cree que es la falta de explicación del legado de la ideología -no la vida bajo esa ideología- lo que le ha dado tal atractivo.

"Lo que realmente tratamos de hacer es poner el rostro de las víctimas del comunismo como forma de educar a la gente", dijo Bremberg. "Se puede sacar una conclusión bastante obvia de que es un sistema de gobierno horrible".

"[Es] el azote del siglo XX, y por desgracia sigue con nosotros en el siglo XXI", añadió. "Si queremos evitar que eso cueste vidas indecibles en el futuro, la gente tiene que aprender sobre los crímenes del comunismo... a través de la experiencia de sus víctimas".

Junto a la salida del museo se encuentra un muro por el que pasan los visitantes antes de salir. Está cubierta por un mosaico de retratos: los rostros de quienes han luchado contra el comunismo.

Entre los retratos, hay dos palabras sencillas: "Recuérdanos".

Este artículo ha sido publicado con el permiso del Daily Signal.