No se puede regular el capitalismo de compinches

Aumentar el alcance del gobierno sobre las empresas acelera el problema del capitalismo de compinches.

En una época de polarización política, puede ser tranquilizador que la izquierda y la derecha estén de acuerdo en un tema. Una de esas áreas de consenso es el reconocimiento del capitalismo de compinches, en el que las grandes empresas y el gobierno trabajan juntos en sus propios intereses, a través de sistemas de favores recíprocos.

El sector del taxi es un ejemplo de capitalismo de compinches

Un ejemplo de capitalismo de compinches puede verse en el conflicto entre las empresas de transporte compartido, como Uber y Lyft, y el sector del taxi. Debido a que Uber supone una amenaza competitiva para el negocio del taxi, el sector del taxi ha presionado mucho para prohibir Uber en las ciudades de todo el país presionando a los gobiernos locales con distintos grados de éxito.

El sector del taxi ha disfrutado de un monopolio durante mucho tiempo gracias a su estrecha relación con el gobierno. Al crear licencias profesionales y cobrar lo que a menudo son varios cientos de miles de dólares por un medallón distintivo, la industria del taxi impuso enormes barreras de entrada a su competencia. Ahora, este monopolio sancionado por el gobierno se enfrenta a una inevitable disolución debido a la innovación de las empresas de transporte compartido.

Aumentar el alcance del gobierno sobre las empresas acelera el problema del capitalismo de compinches.

Aunque ambos lados del espectro político pueden estar de acuerdo en que las relaciones como la que existe entre la industria del taxi y los gobiernos locales son un problema, a menudo no están de acuerdo en la solución.

La solución de incrementar las regulaciones no es la solución

La solución que suele proponer la izquierda es darle al gobierno más poder para regular las empresas. La teoría es que si podemos aumentar el alcance del gobierno, entonces el gobierno puede tomar medidas drásticas contra las grandes empresas. Pero aunque esto pueda sonar bien al principio, ignora los incentivos creados por las regulaciones gubernamentales.

Cuando el gobierno tiene más poder para regular los negocios, las empresas responderán invirtiendo más recursos para influir sobre el gobierno de manera de que intervenga a su favor. Las empresas se ven incentivadas a torcer la ley para su propio beneficio. En pocas palabras, cuando el gobierno tiene el poder de controlar a las empresas, éstas acaban controlando al gobierno.

Aumentar el alcance del gobierno sobre las empresas acelera el problema del capitalismo de compinches de una manera cíclica que se asemeja a un bucle de retroalimentación positiva. El gobierno recibe más poder para regular las empresas, por lo que las empresas destinan más recursos a obtener ventajas utilizando el poder del gobierno, y así sucesivamente. Aunque muchas personas que quieren que el gobierno regule las empresas pueden tener buenas intenciones, en realidad, esta propuesta acaba contribuyendo al mismo problema que pretende resolver.

Otro efecto costoso de las regulaciones es que perjudican desproporcionadamente a las pequeñas empresas. Las empresas más grandes suelen tener los recursos necesarios para enfrentar los costos derivados de las normativas (o para tergiversarlas en su propio beneficio), pero las pequeñas empresas no suelen tenerlos. Las normativas imponen costos a las empresas en forma de tiempo y dinero, ninguno de los cuales las pequeñas empresas pueden permitirse reasignar si quieren seguir siendo competitivas en su mercado.

El comportamiento de suma cero y la búsqueda de rentas

Por lo tanto, las normativas disminuyen la competencia y desplazan el mercado hacia el monopolio de dos maneras. No sólo incentivan a las empresas a utilizar el poder del gobierno en su propio beneficio y en detrimento de los competidores, sino que las regulaciones también entierran a las pequeñas empresas en los costos de cumplimiento.

Las regulaciones gubernamentales conducen a lo que los economistas llaman "búsqueda de rentas". La búsqueda de rentas, en este caso, se produce cuando las empresas desvían sus recursos hacia la captación de una mayor parte de la riqueza existente en un mercado, en lugar de utilizar sus recursos para crear nueva riqueza.

Cuanto menos poder tenga el gobierno para regular a las empresas, menos incentivos tendrán las empresas para asociarse con el gobierno.

Una de las características que definen a un mercado libre es que permite la creación de riqueza en lugar de la mera difusión de la riqueza existente. En un mercado libre, las personas pueden intercambiar recursos de manera que se beneficien mutuamente y produzcan una ganancia neta para cada parte. Pero la introducción de la fuerza gubernamental en la ecuación desplaza las cosas hacia un juego de suma cero, en el que una parte se beneficia a expensas de otra.

La fuerza gubernamental, en forma de regulaciones, incentiva este comportamiento de suma cero y búsqueda de rentas. Lo que esto provoca en un mercado es ineficiencia, corrupción y menos competencia.

El economista Frederic Bastiat quizá lo resumió mejor cuando dijo: "Mientras se admita que la ley puede desviarse de su verdadero propósito -que puede violar la propiedad en lugar de protegerla-, todo el mundo querrá participar en la elaboración de la ley, ya sea para protegerse del saqueo o para utilizarla para el saqueo".

La solución al capitalismo de compinches que se desprende lógicamente de todo esto es bastante sencilla. La solución es disminuir y limitar el alcance del poder del gobierno. Cuanto menos poder tenga el gobierno para regular a las empresas, menos incentivos tendrán las empresas para asociarse con el gobierno. Si la intervención del gobierno disminuye y se limita a lo absolutamente necesario, veremos cómo el problema del capitalismo de compinches disminuye radicalmente tanto en frecuencia como en gravedad.

Las propuestas de regulación gubernamental son un caso clásico de por qué las políticas deben basarse en algo más que en las buenas intenciones. Si se quiere evaluar una política propuesta, una de las mejores maneras de hacerlo es considerar los incentivos que producirá y los efectos que tendrán esos incentivos. Las regulaciones gubernamentales son un caso en el que, aunque no sean intencionadas, los resultados son muy a menudo negativos.