No hay aumento en las cancelaciones de vuelos tras el levantamiento de los mandato de los CDC sobre el uso de las mascarillas

Los datos sugieren que los temores de una cancelación generalizada de vuelos tras el levantamiento de los mandatos sobre las mascarillas de los CDC son infundados, afortunadamente.

Han pasado dos semanas desde que un tribunal federal anuló el mandato de máscaras para el transporte del CDC, para alegría de algunos e indignación de otros.

Mientras que muchas personas -incluidos los auxiliares de vuelo y los pasajeros de los aviones- celebraron la decisión del tribunal, otros predijeron que la medida tendría consecuencias nefastas.

CBS News, por ejemplo, informó de que las aerolíneas europeas se vieron obligadas a "cancelar cientos de vuelos mientras lidiaban con la escasez de personal relacionada con el coronavirus, semanas después de que se deshicieran de las normas que exigían que los pasajeros y el personal llevaran máscaras en el aire".

La agencia de noticias señaló que sólo las aerolíneas británicas cancelaron 769 vuelos en total entre el 31 de marzo y el 7 de abril debido a la escasez de personal de vuelo por enfermedad. La CBS citó a Eric Feigl-Ding, epidemiólogo y economista de la salud, quien dijo que tales brotes eran innecesarios y previsibles.

"Está muy claro que el sector de las aerolíneas es especialmente vulnerable, y esto crea un efecto cascada en la sociedad más de lo que lo haría, por ejemplo, el cierre de un restaurante", dijo Feigl-Ding. "Se trata de infraestructuras críticas y de empleados esenciales, y estamos poniendo en peligro nuestra economía. Detener el COVID es bueno para nuestra economía, "dejarlo correr" es exactamente lo contrario".

¿Cómo se las arreglan las aerolíneas?

Pocos estarían en desacuerdo con Feigl-Ding en que las aerolíneas son una infraestructura importante, pero su afirmación de que los mandatos de la máscara son cruciales para su éxito merece ser analizada.

En primer lugar, cabe señalar que los 769 vuelos británicos cancelados entre el 31 de marzo y el mes de abril representaron sólo el 4% de los mismos, lo que significa que el 96% se desarrolló sin problemas. Y lo que es más importante, una sola compañía aérea -EasyJet- representó aproximadamente el 40% de los vuelos cancelados.

Esto sugiere que las cifras del Reino Unido estaban sesgadas en gran medida por un único brote que interrumpió muchos vuelos. Es imposible saber si un mandato de mascarilla habría evitado este brote. Pero lo que sí sabemos es que se produjeron cancelaciones similares -mucho más grandes, de hecho- cuando todavía estaban en vigor los mandatos de uso de máscaras, por lo que la idea de que dichos mandatos pueden evitar las cancelaciones simplemente no es cierta.

También disponemos de nuevos datos sobre las cancelaciones de vuelos en EE.UU. desde que se levantó el mandato de los CDC sobre las mascarillas. Un astuto usuario de Twitter analizó la data, que pueden encontrarse aquí y señaló que en las dos semanas transcurridas desde que se levantó la orden de las máscaras de los CDC, el 18 de abril, no se produjo ninguna cancelación generalizada de vuelos.

Por el contrario, las cuatro mayores aerolíneas de Estados Unidos -American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y Southwest Airlines- tuvieron una tasa de cancelación del 0%, al igual que JetBlue y Allegian. Frontier Airlines, por su parte, tuvo una tasa de cancelación del 1% y *Alaska Airlines tuvo una tasa de cancelación del 7%. (Desde la publicación del tuit, la tasa de cancelación de Alaska ha descendido al 4 por ciento, y la de Delta ha aumentado al 1 por ciento).

El número total de vuelos cancelados dentro, hacia o fuera de EE.UU. en las últimas dos semanas asciende actualmente a 72, alrededor del 0.15% de los aproximadamente 45.000 vuelos que la FAA (Administración Federal de Aviación) supervisa todos los días, en promedio.

Uno de los grandes errores

No cabe duda de que seguimos en una pandemia, al menos en el sentido de que muchas personas siguen contrayendo el COVID-19, se siguen enfermando y se siguen muriendo. Esto significa que podemos esperar que haya momentos en los que los vuelos se vean interrumpidos por picos de enfermedad.

Dicho esto, hasta ahora los datos sugieren que los temores de una cancelación generalizada de los vuelos a raíz del levantamiento del mandato de las mascarillas son infundados, afortunadamente.

En muchos sentidos, esto no debería sorprendernos.

Incluso los defensores de las máscaras, como el New York Times, han llegado a la conclusión de que las máscaras de tela no son muy eficaces contra el Covid, por lo que muchos científicos han dudado durante mucho tiempo de su eficacia. (E incluso si las máscaras de tela son eficaces, ¿se supone que debemos pasar por alto el hecho de que hay un periodo de tiempo en los vuelos en el que los pasajeros se las quitan para comer y beber, lo que no parece una estrategia eficaz de contención del virus?)

Nada de esto quiere decir que el enmascaramiento no sea o no pueda ser eficaz. Tal vez lo sea. Pero creo que tenemos abundantes pruebas que demuestran que los mandatos de las máscaras no son eficaces, y la ausencia de un aumento de las cancelaciones de vuelos tras la anulación del mandato de las máscaras es una pieza más de ese registro probatorio.

Todo esto nos recuerda una lección crucial de economía. El economista Milton Friedman, ganador del Premio Nobel, observó en una ocasión que uno de los mayores problemas del mundo moderno es cómo evaluamos las políticas públicas.

"Uno de los grandes errores es juzgar las políticas y los programas por sus intenciones y no por sus resultados", señaló Friedman.

No hay mejor ejemplo del adagio de Friedman, creo, que las máscaras, que se convirtieron en un símbolo de apoyo al "bien común", razón por la que tanta gente juró públicamente seguir llevándolas incluso después de que se anulara la medida de los CDC que las exigía en el transporte.

Si la gente desea seguir llevando máscaras para demostrar que no son "egoístas" o porque creen que les protegerá, son por supuesto perfectamente libres de hacerlo. Esa es la belleza de la elección.

Pero, ¿cuánto dolor se podría haber evitado durante esta pandemia si hubiéramos abrazado la libertad de elección desde el principio, en lugar de sucumbirnos ante el miedo?

Este artículo ha sido adaptado de un número del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis de libre mercado como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.