VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, diciembre 17, 2022

No hagas propósitos de año nuevo


En La economía en una lección, Hazlitt presentaba reglas sencillas y memorables para aplicar la economía a la comprensión del funcionamiento del mundo. Acabaría siendo uno de los libros de economía más vendidos de todos los tiempos. Sigue siendo una herramienta pedagógica inestimable para cualquiera que acabe de descubrir la lógica económica.

Veinticuatro años antes había escrito un libro casi igual de convincente. Fue popular en su momento, pero hoy casi nadie lo conoce. También estaba influido por el pensamiento económico. Eran los albores de los locos años veinte, justo cuando la prohibición del alcohol se imponía en el país, el crédito expansivo acortaba los horizontes temporales y el psicoanálisis freudiano se convertía en el furor popular. Se trataba de un libro de psicología, una especie de manual de autoayuda titulado El camino hacia la fuerza de voluntad (1922). Este libro hizo por la causa de la libertad personal y el autodominio lo que su libro más famoso hizo por la economía.

Por fuerza de voluntad, Hazlitt entiende nuestra capacidad intelectual y de carácter para alcanzar nuestros objetivos. Esto requiere sincronizar nuestras elecciones con nuestros objetivos. Suena fácil hasta que uno se da cuenta de cuánta gente fracasa en este sentido. Queremos estar delgados y esbeltos, pero no podemos dejar los cubos de helado o poner en práctica la suscripción al gimnasio. Piensa en cuánta gente quiere ser rica pero no puede levantarse de la cama a tiempo. Fíjese en lo que ocurre con nuestros propósitos de Año Nuevo sólo unas semanas después de haberlos hecho. Tenemos grandes objetivos, pero algo falla en el camino hacia su consecución.

Hazlitt examinó por qué ocurre esto y qué hacer al respecto. Escribió el libro mientras trabajaba como periodista financiero en Nueva York, por lo que todo el marco intelectual estaba muy influido por la literatura económica que leía. Leía sobre cuestiones como el coste de oportunidad, las opciones a corto y largo plazo en el margen y la preferencia demostrada. Debió de ocurrírsele en algún momento que la economía es una forma excelente de entender la mente humana y de comprender mejor el camino hacia el autodominio.

Comienza su libro con la dramática afirmación de que no hay voluntad independiente del deseo. El deseo es la fuerza motriz de nuestras elecciones. La clave para obtener poder sobre la voluntad es, pues, dominar el deseo. Nuestros deseos deben cultivarse y modelarse con inteligencia y deliberación para que podamos tomar decisiones coherentes con nuestros objetivos. 

Para ello, tenemos que reconocer una característica crucial de toda acción: ningún deseo de este mundo puede obtenerse si no es sacrificando otros deseos. El deseo conduce a la elección y toda elección tiene un coste. El coste es aquello a lo que renuncias mientras das los pasos necesarios para alcanzar tu objetivo. Si te pasas la tarde consultando las notificaciones de Twitter en lugar de estudiar, el coste de tu elección puede ser una nota baja.

En nuestra mente, clasificamos nuestras preferencias en una escala de valores. Lo que estamos haciendo en este momento ocupa el primer lugar, y el coste de nuestra preferencia es la siguiente preferencia en nuestra escala. Hazlitt señala que tomar conciencia de esta dura realidad -que toda elección implica una compensación- es el principio del fin cognitivo de la fuerza de voluntad. Necesitamos saber a qué estamos renunciando para tomar decisiones acertadas.

El precio de trasnochar”, escribe, “es el sueño, la salud, la eficacia en los negocios, el dinero y la superación personal”. Es decir, estas son las cosas que el hombre debe pagar, perder, sacrificar, para poder salir hasta tarde por la noche. A la inversa, el precio del sueño, la salud, la eficacia en los negocios, el dinero, la superación personal, es el placer de salir tarde por la noche al que uno renuncia”.

Hay una segunda dimensión que tiene que ver con el tiempo. La mayoría de nuestros objetivos en la vida están relacionados con algo remoto en el tiempo. Queremos leer los clásicos, viajar por el mundo, obtener éxito profesional, terminar los estudios. Pero nuestros objetivos son destronados constantemente por deseos a más corto plazo. Adelgazar, por ejemplo, es un objetivo a meses vista. Comer un cubo de helado nos da satisfacción ahora mismo. La acción y el objetivo son incompatibles en cada unidad discreta de tiempo.

La fuerza de voluntad consiste en coordinar nuestras acciones a corto plazo con nuestros objetivos a largo plazo. Esto siempre implica una compensación temporal: sacrificar el ahora por lo que se pueda obtener más tarde. Esto forma parte del precio, no sólo los costes de oportunidad inmediatos de tu elección, sino también los posteriores.

Una vez presentado el modelo básico, Hazlitt procede a explicar una serie de consejos y trucos para obtener un mejor control sobre nuestras vidas. Por ejemplo, nos aconseja que los objetivos que se forman en medio del arrepentimiento rara vez perduran. Es fácil desear la sobriedad futura en medio de una resaca o anhelar estar delgado una vez que se ha terminado una comida enorme.

Es más fácil jurar cambiar una vez enfrentado al coste de tu fracaso en el cambio. El truco está en hacer el cambio real ahora mismo y no lamentar los fallos del pasado.

Además, nos aconseja no hacer un gran número de propósitos. Hay que hacer muchos menos, y nunca por disgusto o pasión. Los propósitos deben ser realizables y racionales, hechos con detenimiento. No olvide nunca que la consecución de los objetivos implica renunciar a los caminos más fáciles y elegir en su lugar la ruta más difícil.

Considera el precio de todas tus ambiciones, y nunca hagas que el precio sea demasiado alto. El precio de estudiar es renunciar a una noche de fiesta. El precio de los logros profesionales puede ser no beber mucho o renunciar a las miradas embobadas de Netflix. Son sacrificios razonables. El precio debe pagarse, de lo contrario la ambición muere.

Hazlitt examina cómo nuestros hábitos son tan formativos de nuestro autodominio. Todos tenemos hábitos que nos ahorran tiempo y recursos: cómo nos atamos los zapatos, cómo nos afeitamos, cómo nos ponemos la ropa. El trabajo también puede convertirse en un hábito de la mejor manera, pero sólo a través de la repetición implacable.

“Formar un nuevo hábito”, escribe, “es como forjarse uno mismo un nuevo camino en el bosque, a través de la maleza obstinada y las espinas espinosas, mientras que todo el tiempo es posible que tomes el camino trillado, duro y agradable que ya existe. Pero puedes reflexionar que cada vez que recorras el nuevo sendero vas a pisar más arbustos y despejar más enredos del camino”.

Esto requiere concentración, una habilidad aprendida, algo que hay que practicar para sentir y sentir para que se convierta en habitual. Necesitamos un programa de trabajo para el logro diario, y debemos ceñirnos a él pase lo que pase. Se hace más fácil una vez que nuestras mentes y cuerpos llegan a esperarlo. 

De paso, Hazlitt ofrece una magnífica crítica de lo que entonces era (y sigue siendo) la psicología popular. Las enseñanzas populares del psicoanálisis son completamente contrarias al autocontrol y al autodominio, escribió. Este mito popular nos imagina a todos siendo víctimas sin remedio de nuestro subconsciente, que se supone que opera como una especie de titiritero sobre nuestra voluntad. Sólo se convierte en verdad si creemos que lo es, escribe Hazlitt.

La realidad, dice Hazlitt, es que tenemos más recursos mentales de los que creemos. Nos limitamos en función de nuestros malos hábitos. Existen los “segundos vientos” y los “terceros vientos”. Sólo tenemos que empujar para liberarlos.

Hazlitt termina su libro con dos puntos destacados.

En primer lugar, aprende a enamorarte de tu trabajo. Así es como los genios y los grandes artistas hacen cosas asombrosas con su vida. Llegan a tratar el trabajo como un juego. Por ejemplo, nunca se preocupan por trabajar demasiado o por estar demasiado dedicados a sus vocaciones. La distracción, no la concentración, es el enemigo de la fuerza de voluntad.

En segundo lugar, advierte que nunca podemos eludir la necesidad de valor moral. Esto comienza en la vida de la mente.

“Uno debe tener el valor de ir a donde la mente le lleve”, escribe, “por muy sorprendente que sea la conclusión, por muy demoledora que sea, por mucho que pueda herir a uno mismo o a una clase particular, por muy fuera de moda o por muy detestable que pueda parecer al principio. Esto puede requerir el coraje de enfrentarse al mundo entero. Grande es el hombre que tiene ese coraje, porque en verdad ha alcanzado la fuerza de voluntad”.

El legado literario de Hazlitt es todo un conjunto, y este libro es una parte importante y olvidada del mismo. Desarrollar la disciplina sobre los hábitos, el coraje moral para llevar a cabo nuestras convicciones y la capacidad de renunciar a los placeres temporales para abrazar los pasos discretos que conducen a la grandeza: todo ello forma parte de lo que él denomina fuerza de voluntad. En realidad, es otra forma de celebrar las maneras en que un pueblo libre conserva su libertad u olvida una nueva una vez perdida.

Publicado originalmente el 10 de junio de 2014.