VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, abril 4, 2024

Matemáticas y economía


La deficiencia fundamental implícita en todo enfoque cuantitativo de los problemas económicos consiste en descuidar el hecho de que no existen relaciones constantes entre las llamadas dimensiones económicas. No hay constancia ni continuidad en las valoraciones y en la formación de relaciones de intercambio entre diversas mercancías.

En el ámbito de los hechos físicos y químicos existen (o, al menos, se supone generalmente que existen) relaciones constantes entre magnitudes, y el hombre es capaz de descubrir estas constantes con un grado razonable de precisión mediante experimentos de laboratorio. No existen tales relaciones constantes en el campo de la acción humana fuera de la tecnología física y química y de la terapéutica.

Los economistas que quieren sustituir la “economía cualitativa” por la “economía cuantitativa” están totalmente equivocados. En el campo de la economía no existen relaciones constantes y, en consecuencia, no es posible medirlas. El economista matemático, cegado por el prejuicio de que la economía debe interpretarse según el patrón de la mecánica newtoniana y estar abierta al tratamiento de métodos matemáticos, malinterpreta por completo el objeto de sus investigaciones. Ya no se ocupa de la acción humana, sino de un mecanismo sin alma misteriosamente accionado por fuerzas que no pueden ser analizadas.

El economista matemático elimina de su pensamiento al empresario. No tiene necesidad de ese “movedor y agitador” cuya intervención incesante impide que el sistema alcance el estado de equilibrio perfecto y condiciones estáticas. Para el economista matemático, los precios de los factores de producción vienen determinados por la intersección de dos curvas, no por la acción humana.

Los economistas matemáticos sustituyen los términos monetarios determinados utilizados en el cálculo económico por símbolos algebraicos y creen que este procedimiento hace que su razonamiento sea más científico. Tratan el equilibrio con diversos símbolos matemáticos como si fuera una entidad real y no una noción limitadora, una mera herramienta mental. Lo que hacen es jugar en vano con símbolos matemáticos, un pasatiempo que no sirve para transmitir ningún conocimiento. Impresionan mucho al lego crédulo. De hecho, sólo confunden y embrollan cosas que se tratan satisfactoriamente en los libros de texto de aritmética comercial y contabilidad.

Las ecuaciones formuladas por la economía matemática siguen siendo una inútil pieza de gimnasia mental y lo seguirían siendo aunque expresaran mucho más de lo que expresan.

[Este artículo proviene de distintos extractos de la Acción Humana (1949)].


  • Ludwig von Mises (1881-1973) taught in Vienna and New York and served as a close adviser to the Foundation for Economic Education. He is considered the leading theorist of the Austrian School of the 20th century.