VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, enero 9, 2023

Los dos tipos de sociedad de Herbert Spencer

Y los partidarios de cada uno

Alegoría de la Paz y la Prosperidad

Según el filósofo Herbert Spencer (1820-1903), existen dos tipos de sociedad: la militante y la industrial.

En su libro de 1884 El hombre contra el Estado, Spencer definió la “militancia” como un sistema de cooperación obligatoria. Escribió que la “estructura típica” de una sociedad militante puede verse en un ejército de reclutas. Un recluta debe “cumplir órdenes so pena de muerte”. Y ausentarse sin permiso no es una opción, porque a los desertores también se les suele matar.

Para que la cooperación obligatoria sea coordinada, debe haber una cadena de mando, o de lo contrario las disputas sobre “quién obliga a quién” se convertirán en una guerra de todos contra todos. Por esta razón, las sociedades militantes se caracterizan “por el régimen de estatus, casi universal en la antigüedad…”

Spencer definió el “industrialismo” como un sistema de cooperación voluntaria. Una sociedad industrial está tipificada por una empresa privada, o como dijo Spencer, “un cuerpo de productores o distribuidores, que acuerdan solidariamente pagos específicos a cambio de servicios específicos, y pueden a voluntad, después de la debida notificación, abandonar la organización si no les gusta.” En otras palabras, tanto los empresarios como los trabajadores gozan de libertad de asociación y de disociación.

La cooperación voluntaria se lleva a cabo mediante acuerdos (contratos). Y así, las sociedades industriales se caracterizan “por el régimen de contrato, que se ha generalizado en los tiempos modernos, principalmente entre las naciones occidentales, y especialmente entre nosotros [los británicos] y los estadounidenses”.

Una empresa puede tener una jerarquía de estatus establecida en su organigrama. Y los jefes pueden dar órdenes a sus subordinados directos. Pero seguir esas órdenes es, en el fondo, voluntario (no obligatorio), porque el trabajador siempre puede negarse y dimitir. Así pues, una empresa privada se basa fundamentalmente en el contrato, no en el estatus.

Según Spencer, la historia política británica de los siglos XVII, XVIII y XIX fue en gran medida un conflicto entre dos visiones del reino. Por un lado estaban los que pretendían hacer del Reino una sociedad militante obligatoria de estatus. Frente a ellos estaban los que luchaban por hacer de su país una sociedad industrial voluntaria de contrato.

Spencer asignó a cada bando varios partidos políticos británicos de distintas épocas. En el bando de los militantes, Spencer situó a los viejos tories absolutistas y a los nuevos liberales del gran gobierno (a los que denunció como “nuevos tories”). En el lado industrialista, situó a los antiguos Whigs antiabsolutistas y a los antiguos Liberales de gobierno limitado.

Thomas Jefferson veía una dicotomía similar de orientaciones políticas: una que es universal, perenne y arraigada en el carácter humano. En una carta de 1823 escribió:

“Los partidos Whig y Tory son los de la naturaleza. Existen en todos los países, llámense por estos nombres o por los de Aristócratas y Demócratas, Coté Droite o Coté Gauche, Ultras y Radicales, Serviles y Liberales. El hombre enfermizo, débil y tímido teme al pueblo y es conservador por naturaleza. El sano, fuerte y audaz los aprecia, y se forma un Whig por naturaleza”.

Esto no debe interpretarse en el sentido de que de las dos principales organizaciones partidistas de un país determinado, una pueda clasificarse necesariamente como “militante” y la otra como “industrial”. A menudo, los verdaderos partidarios de la cooperación voluntaria constituyen sólo un remanente marginal. En tales casos, los principales “partidos” que compiten por el poder son en realidad facciones rivales del mismo partido “militante”: cada facción promueve su propia variedad de cooperación obligatoria.

Casi todo el mundo dice estar a favor de una sociedad libre. Pero sólo quienes defienden la cooperación voluntaria basada en acuerdos voluntarios lo hacen de verdad. Aquellos que, como hacen los socialistas, afirman promover la “libertad” imponiendo la cooperación obligatoria (imponiendo comportamientos, confiscando ganancias, nacionalizando industrias, reclutando mano de obra, etc.) sólo hacen que la sociedad sea más violenta, más primitiva, más regimentada, más jerárquica y menos libre.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.