VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, mayo 29, 2023

Los derechos de propiedad y el Derecho entre los antiguos griegos

El éxito de la civilización occidental debe mucho a los griegos


El Sr. Rehmke es director de programas educativos del Free Enterprise Institute de Houston.

El arte, la arquitectura, la literatura, la filosofía y la política griegas marcan claramente el comienzo de la civilización occidental. Pero la contribución griega al mundo occidental va mucho más allá de sus logros intelectuales y artísticos, su impresionante arquitectura y sus magistrales obras de filosofía y literatura. Las costumbres e instituciones griegas proporcionaron una protección a la propiedad privada única en el mundo antiguo, e inculcando un fuerte sentido de igualdad ante la ley, sentaron las bases de la democracia occidental y del Estado de Derecho.

Durante mucho tiempo creí que las principales aportaciones griegas a la civilización occidental eran las grandes obras filosóficas de Platón y Aristóteles, las historias de Tucídides y Heródoto y las obras de teatro de Esquilo, Eurípides y Sófocles. Pero un curso de historia del arte sobre la Grecia antigua despertó mi curiosidad por la economía y la política, y desde entonces he leído varios libros sobre el mundo griego. No pretendo ser un experto en la materia, pero he observado que muchos expertos clásicos no muestran mucho aprecio por los mercados o el papel de los derechos de propiedad en el progreso económico y cultural. Sin embargo, en este caso las aportaciones también fueron enormes.

Para el rápido progreso de la civilización griega fue fundamental la ausencia de un centro político. Ningún gran rey gobernaba a los griegos. En su lugar, docenas y más tarde cientos de polis independientes, o ciudades-estado, se desarrollaron de forma concertada pero con plena independencia política. Florecieron, tanto en Grecia como en sus colonias del Mediterráneo y el Mar Negro, entre el 800 y el 300 a.C. Cada ciudad-estado se convirtió en un campo de pruebas para los griegos.

Cada ciudad-estado se convirtió en un campo de pruebas para pequeñas innovaciones en leyes, políticas económicas y organización política. Los griegos compartían una herencia común, pero las instituciones, costumbres y circunstancias de cada polis variaban significativamente, con la totalitaria Esparta y la democrática Atenas como extremos. Las ciudades-estado cuyas leyes y costumbres fomentaban la innovación y la creación de riqueza transmitían estas prácticas a través del comercio, y exportaban sus leyes e instituciones estableciendo colonias (que competían con las colonias de otras ciudades griegas). Los viajes y el intercambio en los Juegos Olímpicos y otros festivales atléticos y religiosos polinizaban el mundo griego, comunicando ideas políticas, políticas económicas y prácticas comerciales entre ciudadanos de ciudades griegas independientes.

Las ciudades con impuestos y aranceles relativamente elevados u otras barreras al comercio desalentaban el progreso agrícola y comercial y, por tanto, tendían a estancarse o declinar. La ciudad de Corinto, por ejemplo, se convirtió en el primer líder comercial del mundo griego al desarrollar sus instalaciones portuarias para aprovechar su privilegiada situación. Sin embargo, a principios del siglo V a.C., Atenas había suplantado a Corinto como centro comercial del mundo griego. Cuando sus políticas la hicieron menos competitiva frente a Atenas, Corinto, que no tenía poder político sobre otras ciudades griegas, fue incapaz de mantener su poder comercial.

Las guerras entre los primeros griegos (antes de las guerras persas y del Peloponeso) eran sobre todo disputas fronterizas entre ciudades, y los campesinos bien armados se movilizaban para breves batallas campales. Las primeras ciudades griegas no contaban con ejércitos permanentes, las estrategias de batalla eran mínimas y las bajas en estos conflictos solían ser escasas. Las infanterías ciudadanas u hoplitas eran las fuerzas defensivas clave tanto para la ciudad como para el campo.

La libertad de los ciudadanos griegos se basaba en su pertenencia a una sociedad de iguales, a diferencia de los despotismos jerárquicos orientales donde todos servían a sus superiores y a un rey. La libertad no significaba que el ciudadano griego gozara necesariamente de autogobierno, sino que, independientemente de cómo se rigiera su sistema político, éste respetara sus derechos. Por supuesto, no todos los griegos eran ciudadanos griegos; las mujeres y los esclavos no tenían derechos políticos y, al principio, tampoco los tenían los inmigrantes y otras clases de no ciudadanos que vivían y trabajaban en las ciudades griegas. Aun así, se trataba de una representación más amplia en los asuntos cívicos que la que existía en otras civilizaciones antiguas.

A menudo se ha dicho, escribe F. A. Hayek, que los antiguos no conocían la libertad en el sentido de libertad individual. Esto es cierto de muchos lugares y períodos incluso en la antigua Grecia, pero ciertamente no de Atenas en la época de su grandeza. . . ; puede ser cierto de la degenerada democracia de la época de Platón, pero seguramente no de aquellos atenienses a los que Pericles dijo que ‘la libertad de la que disfrutamos en nuestro gobierno se extiende también a nuestra vida ordinaria [donde], lejos de ejercer una celosa vigilancia sobre los demás, no nos sentimos llamados a enfadarnos con nuestro vecino por hacer lo que le gusta[2]. Según Hayek, la opinión ateniense de que los ciudadanos debían tener libertad para vivir como quisieran influyó mucho más tarde en el desarrollo del Estado de Derecho en Inglaterra.

Protección del patrimonio familiar

Los poderes de las primeras polis estaban limitados por la misma tradición griega que servía para proteger la propiedad privada: un profundo respeto -incluso culto- por la familia. A diferencia de la mayoría de los estados fundados con la conquista de un pueblo sobre otro, la polis griega tuvo su origen en pactos, probablemente por razones defensivas, entre clanes y tribus vecinos. Cada clan o tribu tenía sus propias tradiciones de culto, y cada familia tenía un recinto sagrado que protegía su hogar y su llama sagrados. Las familias gobernaban sus propios asuntos. Incluso la delimitación de las propiedades era una ceremonia religiosa. Así, los hombres de las primeras épocas… llegaron… en virtud de su creencia, a la concepción del derecho de propiedad; este derecho del que surge toda civilización, ya que por él el hombre mejora la tierra, y se mejora a sí mismo[3].

Aunque esta religión dificultaba la transferencia de propiedades entre familias, constituía una poderosa barrera para la expansión del gobierno. Toda transferencia de propiedad debía ser autorizada por la religión. Si un hombre no podía, o sólo podía con dificultad, disponer de la tierra, por una razón aún más poderosa no podía ser privado de ella contra su voluntad. La apropiación de tierras para utilidad pública era desconocida entre los antiguos. Sólo se recurría a la confiscación en caso de condena al exilio[4]. Fustel de Coulanges señala también que esta estricta protección de los derechos de propiedad perduró hasta la posterior época democrática de las ciudades griegas.

Esta base de derecho superior de la civilización griega impidió durante siglos la elaboración activa de leyes por parte de tiranos o aristocracias. Solón, Licurgo, Minos, Numa, podrían haber reducido las leyes de sus ciudades a la escritura, pero no podrían haberlas hecho. Si entendemos por legislador a un hombre que crea un código por el poder de su genio, y que lo impone a otros hombres, este legislador nunca existió entre los antiguos. La ley antigua tampoco se originó con los votos del pueblo. La idea de que un cierto número de votos pudiera hacer una ley no apareció en las ciudades hasta muy tarde, y sólo después de que dos revoluciones las hubieran transformado. Hasta entonces las leyes habían aparecido al hombre como algo antiguo, inmutable y venerable[5]. Aristóteles se hace eco de esta tradición en la Política cuando dice que es más propio que gobierne la ley que cualquiera de los ciudadanos y que los nombrados para el poder no sean sino guardianes y servidores de la ley. Aristóteles condena los gobiernos en los que todo se determina por el voto de la mayoría y no por la ley, pues en tales casos gobierna el pueblo y no la ley[6].

La obra de Sófocles Antígona gira en torno a la existencia de esta ley superior, que ni siquiera el rey puede o debe ignorar. Antígona, desobedeciendo las órdenes directas de Creonte, el rey, entierra a su hermano según los rituales sagrados, y le dice al rey: “Ni creí que tus órdenes fueran tan firmes como para que tú, un hombre mortal, pudieras sobrepasar las leyes no escritas e infalibles de los dioses. Ni las de ahora, ni las de ayer, siempre viven, y nadie conoce su origen en el tiempo. Así que no por miedo al orgulloso espíritu de ningún hombre sería yo propenso a descuidar estas leyes. . . .

Expansión del comercio

Los griegos comerciaron con las civilizaciones de su entorno y se inspiraron en ellas, adaptando el alfabeto de los comerciantes fenicios, por ejemplo, y los primeros estilos y técnicas escultóricas de los artesanos egipcios. Por lo que sabemos, escribió F. A. Hayek, la región mediterránea fue la primera en la que se aceptó el derecho de una persona a disponer sobre un dominio privado reconocido, lo que permitió a los individuos desarrollar una densa red de relaciones comerciales entre distintas comunidades. Dicha red funcionaba con independencia de las opiniones y deseos de los jefes locales, pues los movimientos de los comerciantes navales difícilmente podían dirigirse de forma centralizada en aquella época[7].

Pero los griegos eran mucho más dinámicos que sus antiguos vecinos. Los griegos se beneficiaban tanto de un sentido de la buena vida que enfatizaba la búsqueda de la excelencia individual (arete) como de un vigor empresarial al que la descentralización política y económica daba rienda suelta. Con el tiempo, y en respuesta al aumento de la población y a los cambios de opinión, los gobiernos de las ciudades griegas se apartaron de sus antiguas tradiciones basadas en el clan. Una serie de revoluciones recorrieron las ciudades, ampliando las protecciones de la ley griega y limitando el poder de las familias aristocráticas.

Solón, comerciante de éxito y poeta consumado, revisó las leyes atenienses en 594 a.C. para conceder derechos de propiedad más amplios a un mayor número de griegos. Solón se negó a confiscar y redistribuir la tierra, pero sus reformas anularon o redujeron las deudas de los pequeños agricultores y les permitieron poseer propiedades, liberándoles de su clientelismo histórico con las familias aristocráticas. Además, Solón fomentó la industria local ofreciendo la ciudadanía a los artesanos dispuestos a emigrar a Atenas, y fomentó la producción y exportación de aceite de oliva (en parte prohibiendo la exportación de cualquier producto agrícola excepto el aceite de oliva). Las reformas de Solón aplicaban la misma ley a todos los ciudadanos y eliminaban los privilegios de los eupátridas aristocráticos, la red de familias aristocráticas que durante mucho tiempo habían ostentado el poder político en Atenas.

En todo el mundo griego, los aristócratas de nacimiento perdieron el control de los asuntos públicos y fueron sustituidos por una nueva clase de ciudadanos que, en virtud de su riqueza independiente, asumieron responsabilidades cívicas, incluida la defensa. Las ciudades griegas prosperaron durante este periodo. Fustel de Coulanges señala que la aristocracia de la riqueza otorgó un estatus superior al trabajo: Este nuevo gobierno concedía la mayor importancia política al hombre más laborioso, más activo o más hábil; era, por tanto, favorable a la industria y al comercio. Era también favorable al progreso intelectual; porque la adquisición de esta riqueza, que se ganaba o se perdía, ordinariamente, según el mérito de cada uno, hacía de la instrucción la primera necesidad, y de la inteligencia el resorte más poderoso de los asuntos humanos[8].

La importancia de la granja

En efecto, como señala Victor Davis Hanson en su reciente libro The Other Greeks: The Family Farm and the Agrarian Roots of Western Civilization (en español, Los otros griegos: La granja familiar y las raíces agrarias de la civilización occidental), la vida disciplinada y el trabajo duro en las miles de pequeñas granjas independientes desarrollaron el carácter griego, generaron la riqueza griega y defendieron las ciudades-estado griegas. Según él, nuestra imagen del éxito de la antigua Grecia está demasiado determinada por los escritos de autores que pertenecieron a una élite urbana posterior.

Las granjas familiares proporcionaban tanto la riqueza como la defensa hoplita de las primeras ciudades griegas de la Antigüedad. Su logro, argumenta Hanson, fue el precursor en Occidente de la propiedad privada, la libre actividad económica, el gobierno constitucional, las nociones sociales de igualdad, la batalla decisiva y el control civil de todas las facetas del ejército, prácticas que nos afectan a todos en la actualidad[9].

Estos granjeros independientes labraron sus granjas en los páramos que rodean las ciudades y se desarrollaron al margen de los latifundios explotados durante mucho tiempo por las grandes familias aristocráticas. Los agricultores independientes ampliaron sus explotaciones de forma lenta y constante a lo largo de décadas de experimentación con cultivos y mejora de las tierras de cultivo. Las escarpadas colinas y las tierras irregulares de suelo fino entre ellas se fueron cultivando gradualmente. Los cultivos incluían cereales, árboles frutales, olivos y vides, así como ganado. La seguridad de los derechos de propiedad era esencial para fomentar las inversiones a largo plazo de las familias campesinas. El ciclo anual de siembra, poda y cosecha distribuía la carga de trabajo a lo largo del año y permitía a los ciudadanos-agricultores griegos participar en los asuntos de la polis.

La influencia de Homero y Hesíodo

Los griegos no disponían de una Biblia para organizar su culto y educar a sus jóvenes. Los libros fundamentales para la vida y la educación griegas eran la Ilíada y la Odisea de Homero, y Los Trabajos y Días y la Teogonía de Hesíodo. Las obras de Homero y Hesíodo aparecen en los inicios de la alfabetización griega, hacia el 750 a.C. Estos libros, aprendidos en la infancia y a menudo memorizados, influyeron profundamente en el carácter y la cultura de todos los griegos. En Los Trabajos y Días es fundamental la idea de las granjas privadas propiedad de agricultores individuales y un constante desdén por las grandes propiedades de los barones traga-sobornos. En todo momento del poema, señala Hanson, se presupone la propiedad privada y, por tanto, la capacidad teórica de la granja para expandirse o contraerse[10].

En Los Trabajos y Días, Hesíodo exhorta al agricultor a trabajar para obtener beneficios, pero al mismo tiempo a ver su granja como algo más que un mero medio de vida. El trabajo es crucial para esa idea dual: Hesíodo está obsesionado con el trabajo duro, distinguiendo a sus agricultores de los campesinos, que esperan poco más que la subsistencia general[11]. La competencia entre los agricultores les motiva a trabajar duro y a mejorar sus granjas: En una frase que casi recuerda a Adam Smith, Hesíodo canta que el poder de la competencia puede “incitar a trabajar incluso a los perezosos, pues un hombre quiere trabajar una vez que ve a su vecino, un hombre rico, ansioso por arar, plantar y poner su casa en orden”[12] El trabajo duro conduce al beneficio y a la acumulación de excedentes, dice Hesíodo: Si hay deseo de riqueza en tu corazón, entonces haz lo siguiente: Trabaja con trabajo sobre el trabajo[13].

La independencia de los agricultores griegos parece haberse trasladado a los crecientes sectores manufactureros de las ciudades griegas, por ejemplo, a la industria alfarera de Atenas. Los alfareros y pintores atenienses se enriquecieron gracias al éxito de sus talleres, y la cerámica ateniense era muy apreciada y a menudo copiada en todo el mundo griego.

El éxito de la civilización occidental se debe en gran medida a la visión única del mundo y a las instituciones que los griegos transmitieron al mundo antiguo y, posteriormente, al mundo moderno. La santidad de la propiedad privada y del contrato, compartida por la mayoría de las ciudades-estado griegas y por Roma, influyó en escritores y filósofos posteriores que influyeron en los padres fundadores de Estados Unidos. Hoy en día, cuando los logros de la civilización occidental y la institución de la propiedad privada son objeto de un ataque sostenido en nuestros colegios y universidades, el estudio de la antigua Grecia y de los clásicos está en franca decadencia. El interés que despiertan se concentra en la condición de la mujer en la Grecia antigua o se vuelve hacia el mundo antiguo para apoyar diversas causas ideológicas de izquierdas.

Mirándolo por el lado bueno, sin embargo, como la mayoría de nosotros estuvimos poco expuestos a la Grecia antigua en el instituto o la universidad, es menos probable que estemos predispuestos en su contra. Así que como adultos tenemos todo el impresionante paisaje del mundo antiguo para descubrir por nuestra cuenta. Cada uno de nosotros puede trazar su propio camino a través de este tramo de siglos en el que la gente utilizó por primera vez el poder de la razón sobre el mundo natural, y recurrió por primera vez al poder del mercado para lanzar al mundo occidental en su curso único.

Las lecturas recomendadas, además de las citadas anteriormente, son: John Boardman y otros, eds., The Oxford History of the Classical World: Greece and the Hellenistic World (Oxford University Press, 1991); William I. Davisson y James E. Harper, European Economic History: The Ancient World (Irvington Publishers, 1972); Bruno Snell, The Discovery of Mind in Greek Philosophy and Literature (Dover Publications, 1982); y el ensayo de Lord Acton “The History of Freedom in Antiquity”, en Essays in the History of Liberty (LibertyClassics, 1985).

Notas

  1.   H.D.F. Kitto, The Greeks (Nueva York: Penguin Books, 1991), p. 9.
  2.   F.A. Hayek, The Constitution of Liberty (Chicago: University of Chicago Press, 1960), p. 164.
  3.   Numa Denis Fustel de Coulanges, The ancient city (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1980 [publicado originalmente en 1864]), p. 59.
  4.   Fustel de Coulanges, p. 63.
  5.   Fustel de Coulanges, p. 180.
  6.   Citado en Hayek, The Constitution of Liberty, p. 165.
  7.   F.A. Hayek, The Fatal Conceit: The Errors of Socialism (Chicago: University of Chicago Press, 1988), p. 29.
  8.   Fustel de Coulanges, p. 316.
  9.   Victor Davis Hanson, The Other Greeks (Nueva York: The Free Press, 1995), p. 9.
  10.   Hanson, p. 98.
  1.   Hanson, p. 98.
  1.   Hanson, p. 99.
  2.   Citado en Hanson, p. 100.

Publicado originalmente el 1 de febrero de 1997