Los ateos anticapitalistas no entienden nada

Por qué se equivocan al mofarse de la mano invisible y de "Yo, lápiz"

Si un economista ve la obra de Dios en la economía, ¿invalida eso sus argumentos económicos desde una perspectiva secular?

El gran economista Ludwig von Mises, que él mismo era ateo o agnóstico, señaló que:

"Muchos economistas, entre ellos Adam Smith y Bastiat, creían en Dios. De ahí que admiraran en los hechos que habían descubierto el cuidado providencial del 'gran Director de la Naturaleza'. Los críticos ateos les reprochan esta actitud".

Un orden trascendente

Por ejemplo, Adam Smith escribió célebremente sobre cómo los productores en una economía de mercado son "guiados por una mano invisible" para beneficiar al público incluso cuando sólo buscan el beneficio privado.

Y Frédéric Bastiat advirtió a la humanidad del peligro de "rechazar el orden que Dios le ha dado" en favor de los grandes planes de los reformadores sociales.

Leonard Read, en su ensayo "Yo, lápiz", escribió sobre cómo, en la producción mercantil de un lápiz, "encontramos la Mano Invisible trabajando". El narrador de su lápiz concluye: "Puesto que sólo Dios puede hacer un árbol, insisto en que sólo Dios podría hacerme a mí".

Los tres pensadores contribuyeron poderosamente a la defensa del libre mercado. Los críticos anticapitalistas han tratado de rechazar ese argumento por basarse en la fe religiosa, citando las referencias a Dios y a la mano invisible. Los defensores del libre mercado han replicado que Smith, Bastiat y Read hablaban en sentido figurado, no literal.

Sin embargo, aunque hablaran literalmente, y aunque el ateísmo fuera cierto, eso no invalidaría sus argumentos. Ello se debe a que esos argumentos no se basaban en una caracterización divina de la economía.

Lo que plantean Smith, Bastiat y Read en los pasajes pertinentes es que, en una economía formada por individuos humanos que actúan, existe un orden perceptible que surge de las acciones planificadas de esos individuos pero que trasciende los planes de cualquier individuo individual. En ese sentido, el orden del mercado es trascendente en relación con el orden creado por un único participante en el mercado.

Smith, Bastiat y Read demostraron ese orden trascendente utilizando el razonamiento económico y observaciones empíricas sobre la naturaleza humana. Esa demostración no se basó en absoluto en premisas religiosas. Esto es evidente en cualquier lectura honesta de "La riqueza de las naciones" de Smith, "Armonías económicas" de Bastiat y "Yo, lápiz" de Read. Que esos hombres vieran en ese orden trascendente algo literalmente divino no influye en la validez de su demostración razonada de ese orden.

Newton y Dios

Una comparación interdisciplinar puede facilitar la comprensión de este punto.

Mientras que Smith, Bastiat y Read examinaron el orden económico de la sociedad, Sir Isaac Newton estudió el orden físico del universo material. Y está bien establecido que Newton, como dijo Mises de Smith y Bastiat, "admiraba en los hechos [que] había descubierto el cuidado providencial del 'gran Director de la Naturaleza'".

Por ejemplo, Newton escribió en su Óptica: "¿De dónde viene que la Naturaleza no haga nada en vano? ¿Y de dónde surge todo el orden y la belleza que vemos en el mundo?". "De Dios" fue claramente la respuesta de Newton.

¿Afirmarían los ateos anticapitalistas que eso desacredita la física de Newton?

Seguro que no. Reconocerían en este caso lo que se niegan a reconocer en el otro: que Newton demostró el orden del universo físico utilizando la razón y la evidencia, y que el hecho de que viera en ese orden algo literalmente divino no influye en la validez de su demostración razonada.

¿A qué se debe este doble rasero? Probablemente se deba al hecho de que los críticos de Smith, Bastiat y Read tienen un hacha que afilar contra el capitalismo, pero no contra la física. Y son particularmente reacios a admitir que existe un orden trascendente en el mercado, porque tal orden daría al traste con sus planes.

Las fronteras de la utopía

Como escribió Mises, a lo largo de la mayor parte de la historia la gente asumió que "no había en el curso de los acontecimientos sociales tal regularidad e invariabilidad de los fenómenos como ya se había encontrado en la operación del razonamiento humano y en la secuencia de los fenómenos naturales".

En otras palabras, la gente asumía que no había equivalentes sociales a las leyes de la lógica, las matemáticas y la física que circunscriben los esfuerzos humanos. Ajenas a tales restricciones, "las mentes especulativas trazaron ambiciosos planes para una reforma y reconstrucción profundas de la sociedad". Como escribió Mises:

"No buscaban las leyes de la cooperación social porque pensaban que el hombre podía organizar la sociedad a su antojo. Si las condiciones sociales no satisfacían los deseos de los reformadores, si sus utopías resultaban irrealizables, la culpa se veía en el fracaso moral del hombre. Los problemas sociales se consideraban problemas éticos. Lo que se necesitaba para construir la sociedad ideal, pensaban, eran príncipes buenos y ciudadanos virtuosos. Con hombres justos podría realizarse cualquier utopía.

El descubrimiento de la ineludible interdependencia de los fenómenos del mercado echó por tierra esta opinión". (...)

"En el curso de los acontecimientos sociales prevalece una regularidad de fenómenos a la que el hombre debe ajustar sus acciones si quiere tener éxito".

En otras palabras, los economistas descubrieron leyes económicas que, en conjunto, conforman un orden trascendente e inmutable para la sociedad de mercado. Y los seres humanos ignoran esas leyes y ese orden por su cuenta y riesgo.

Como dijo Dave Prychitko: "La economía es el arte de poner parámetros a nuestras utopías". Las leyes económicas pueden negarse, pero no pueden desafiarse, ni siquiera por los reyes más grandiosos, los legisladores más ingeniosos, los dictadores más brutales, los planificadores centrales más ambiciosos o los reformadores sociales más santurrones.

Un presidente que piense que puede desafiar la ley de la oferta y la demanda e imponer precios máximos sin incurrir en escasez fracasará, igual que si pensara que puede desafiar la ley de la gravedad bajando de su palacio presidencial sin caerse.

Y cualquier burócrata que, desafiando "el problema del conocimiento", piense que puede superar al sistema de precios del libre mercado en la coordinación de la producción de lápices fracasará de forma similar, como deja claro "Yo, lápiz" de Leonard Read.

Los que intentan descartar "Yo, lápiz" no quieren admitir que ni ellos ni sus intrigantes sociales favoritos pueden ser más astutos o superar el orden trascendente del mercado. Los que se mofan de la mano invisible quieren tener vía libre para remodelar la sociedad a su antojo.

Pero los pensadores laicos intelectualmente honestos, libres de esa agenda, no se obsesionarán con las diferencias religiosas que puedan tener con Smith, Bastiat y Read. Al igual que Mises, verán lo acertado de reconocer, respetar e incluso maravillarse ante el orden trascendente de la sociedad de mercado, atribuyan o no ese orden a Dios.