Lo que se equivoca Francis Fukuyama sobre el neoliberalismo

Francis Fukuyama es un respetado politólogo, pero su ambicioso nuevo libro "El liberalismo y sus descontentos" adolece de algunas fallas notables.

El primer capítulo del nuevo libro de Francis Fukuyama, El liberalismo y sus descontentos, se titula "¿Qué es el liberalismo clásico?". Aunque nunca responde explícitamente a la pregunta, enumera algunos principios liberales: el respeto por el individuo y la autonomía individual, la protección de los derechos de propiedad y del derecho a comerciar con otros, y la inclusión de los individuos en el proceso político a través del derecho de voto.

Fukuyama, director del Máster Ford Dorsey en Política Internacional de la Universidad de Stanford, también enumera y amplía las "tres justificaciones esenciales" del liberalismo clásico:

  1. "El liberalismo es una forma de regular la violencia y permitir que diversas poblaciones vivan pacíficamente entre sí".
  2. "El liberalismo protege la dignidad humana básica y, en particular, la autonomía humana: la capacidad de cada individuo para tomar decisiones".
  3. "El liberalismo promueve el crecimiento económico y todas las cosas buenas que se derivan del crecimiento, protegiendo los derechos de propiedad y la libertad de transacción".

Fukuyama observa, sin embargo, que los valores liberales, cuando se llevan a los extremos, se vuelven problemáticos. La autonomía personal tomada como licencia para ignorar e incluso eliminar las normas sociales puede destruir una cultura o una nación. Del mismo modo, el afán de igualdad llevado más allá de la igualdad de trato ante la ley es la virtud convertida en vicio.

En su segundo capítulo, Fukuyama identifica el "neoliberalismo" como el hombre del saco del libro y, al hacerlo, llena las once páginas del capítulo con una gran cantidad de información errónea. Según el autor, "el neoliberalismo se alió con lo que los estadounidenses denominan libertarismo, cuyo único tema subyacente es la hostilidad a un Estado excesivo y la creencia en la santidad de la libertad individual". A continuación, acusa al neoliberalismo, así definido, de ofensas que fueron cometidas en gran parte por el mismo estado de bienestar regulador que él favorece, comenzando con su afirmación de que:

El siglo XIX fue el apogeo del capitalismo de mercado no regulado, y la intervención del Estado desempeñó un papel escaso en la protección de los individuos frente a una forma despiadada de capitalismo, o en la amortiguación del impacto de las recesiones, depresiones y crisis bancarias que se produjeron con gran regularidad.

Aquí, Fukuyama ignora, por ejemplo, las leyes estatales que, desde la fundación de la nación hasta la década de 1990, prohibieron las sucursales bancarias. El resultado fueron miles de pequeños bancos con carteras de préstamos no diversificadas a merced de las economías locales. Los bancos se derrumbaban habitualmente cuando las cosechas fracasaban, los precios de los productos caían o las grandes empresas quebraban. Durante los primeros años de la Gran Depresión, más de 9.100 bancos estadounidenses suspendieron sus operaciones. Canadá, que por el contrario no restringió las sucursales bancarias, no tuvo tales quiebras durante la Depresión. Todo esto está bien documentado en el libro Fragile by Design: The Political Origins of Banking Crises and Scarce Credit, de Calomiris y Haber.

El autor también nos informa de que "la grave crisis bancaria de 1908 condujo a la creación del Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos". Uno supone que se refería al Pánico de 1907, que terminó antes de 1908.

A continuación, Fukuyama atribuye la inflación de 1970 a la "cuadruplicación" de los precios del petróleo por parte de la OPEP (en realidad, los precios medios del petróleo se multiplicaron por ocho entre 1973 y 1980). Pero es la expansión monetaria y no el aumento de los precios o los salarios específicos, lo que provoca la inflación. Sin un aumento de la cantidad de la moneda en circulación, las subidas de precios en algunos sectores de la economía hacen bajar los precios en otros sectores, ya que los consumidores y las empresas reasignan sus gastos, por lo que no se produce una subida general de precios en toda la economía. La "estanflación" de los años setenta no fue causada por el "capitalismo salvaje", ni siquiera por el "neoliberalismo", sino por la financiación gubernamental del déficit de la guerra de Vietnam y por los controles salariales y de precios que Nixon impuso para hacer frente a esa inflación.

Fukuyama critica con razón a los economistas del libre mercado que fueron demasiado optimistas sobre la privatización en los antiguos países del bloque oriental tras la caída de la Unión Soviética. Sin instituciones básicas como un sistema judicial no corrupto, un derecho contractual establecido, una tradición empresarial y el respeto de los derechos de propiedad, el simple reparto de la propiedad estatal a los compinches políticos y a los antiguos funcionarios del KGB no fomentó ni un mercado libre sano ni una democracia liberal.

Por otro lado, está la explicación lamentablemente inadecuada del autor sobre la crisis financiera de 2007-2008: "un mercado hipotecario estadounidense mal regulado" y los riesgos excesivos asumidos por el banco de inversiones Lehman Brothers. Esta "explicación" ignora un elenco de miles, incluyendo:

  • La Corporación Federal de Seguros de Depósitos, que rescató a Continental Illinois en 1984 y a otras empresas posteriormente, creando un "riesgo moral", convenciendo a las empresas financieras de que podían hacer inversiones arriesgadas sabiendo que serían rescatadas si las inversiones fracasaban;
  • La Reserva Federal, que inyectó dinero a la economía, inflando la moneda;
  • El Congreso, que redujo las normas de préstamo y que empujó a Freddie Mac y Fannie Mae a comprar cientos de miles de millones de dólares en hipotecas de alto riesgo;
  • Jimmy Carter, que firmó la Ley de Reinversión Comunitaria (CRA);
  • Bill Clinton, que puso en marcha la CRA, que alimentó la burbuja inmobiliaria;
  • George W. Bush, que firmó la Ley de Asistencia para el Pago del Sueño Americano, la cual alimentó aún más la burbuja inmobiliaria;
  • La SEC, que exigió a las empresas que siguieran una contabilidad basada en el mercado, lo que amplificó los efectos del auge y la caída. Los títulos hipotecarios, sobrevalorados cuando los precios de la vivienda se dispararon, se infravaloraron cuando el pánico creció y las instituciones financieras vieron cómo sus activos perdían prácticamente su valor de la noche a la mañana.
  • Los Acuerdos de Basilea -un acuerdo bancario internacional que animaba a los bancos a utilizar las hipotecas de alto riesgo agrupadas como "reservas";
  • Los estados cuyas leyes permitían a la gente abandonar sus hipotecas sin ninguna penalización.

Fukuyama también tropieza cuando acusa a los "defensores neoliberales del libre comercio" por el desempleo estadounidense. Aunque los estudios han relacionado el comercio con China con la pérdida de casi cuatro millones de puestos de trabajo entre 2001 y 2018, normalmente se destruyen más de un millón y medio de puestos de trabajo (y se crean más) cada mes en la dinámica economía estadounidense. Muchos más puestos de trabajo han sido víctimas de la automatización y de los cambios en los gustos de los consumidores que del comercio mundial.

En la página 40, Fukuyama invoca la autoridad de la economía del comportamiento para cuestionar si las personas actúan de forma racional, aparentemente ignorando la escandalosa crisis de replicación de este campo que prácticamente lo ha matado como escuela de pensamiento respetable.

El autor critica a los economistas cuyos "intereses privados" y "captura intelectual" les llevan a apoyar nociones neoliberales como "la desregulación, la defensa estricta de los derechos de propiedad y la privatización". Parece ignorar que quienes apoyan la regulación, la transferencia de riqueza y la nacionalización disponen de mucho más dinero y prestigio. Los medios de comunicación, las universidades y el gobierno pueden superar con creces a las "ricas corporaciones y grupos de reflexión" que tanto horrorizan a Fukuyama.

Fukuyama se encuentra en un terreno más sólido en los capítulos 4-6, en los que traza la evolución del pensamiento liberal hacia el neoliberalismo y luego hacia el progresismo de vigilia, que es diametralmente opuesto al liberalismo, es decir, a la creencia en la libertad y la responsabilidad individual, el libre mercado, la propiedad privada, la igualdad ante la ley, la existencia de la verdad objetiva, la posibilidad de un discurso racional y las libertades de expresión, religión y pensamiento. El autor también realiza un excelente trabajo de defensa del liberalismo clásico frente a las diversas acusaciones de la izquierda despertada.

Las soluciones de Fukuyama incluyen la reconstrucción de nuestra identidad nacional y la renovación de nuestros compromisos con el federalismo, el individualismo, las asociaciones voluntarias, el respeto mutuo, la tolerancia y la moderación. La cuestión de cómo lograr todo esto queda en gran medida sin respuesta.

Francis Fukuyama es un respetado politólogo y está ampliamente considerado como uno de los principales pensadores de Estados Unidos. Sus escritos han hecho valiosas contribuciones a la conversación nacional y son merecidamente influyentes.

Sin embargo, su comprensión de la economía y de la historia económica deja espacio para el descontento.