VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, julio 5, 2024

Lo que nos dice “El Padrino” sobre el gobierno

No está claro si Francis Ford Coppola leyó alguna vez a Murray Rothbard, pero está claro que entiende la naturaleza del poder y del gobierno.

Crédito de la imagen: Paramount Pictures

Hace poco presenté a mi sobrino de 19 años El Padrino, la oscarizada película de Francis Ford Coppola de 1972.

Yo ya la había visto varias veces, pero ver una película con otros ojos siempre es divertido. Y era la primera vez que veía la película desde que leí la obra maestra literaria de Mario Puzo del mismo nombre, en la que se basa la película de Coppola.

Para mi sorpresa, a mi sobrino le encantó la película, y semanas después nos dispusimos a ver El Padrino Parte II (casi habíamos terminado cuando nos enteramos de que la grabación que estábamos viendo se había interrumpido a causa de una tormenta).

Para los que no conozcan la película, la original empieza con una boda. La hija del Padrino titular (Marlon Brando) se casa. Durante los festejos, se presentan varios personajes que revelan las intrincadas relaciones de la familia y su imperio criminal.

Vito, conocido como el “Don”, es un poderoso y respetado jefe de la mafia. Aunque es un criminal, actúa con sentido del deber, el honor y la lealtad hacia su familia, incluidos sus cuatro hijos: Sonny (James Caan), Fredo (John Cazale), Connie (Talia Shire) y Michael (Al Pacino).

Durante la escena inicial suceden varias cosas importantes. Vemos que el FBI está interesado en la familia. Nos enteramos de que Vito es un hombre poderoso e influyente, pero que también posee cierta sabiduría. Cuando un enterrador italiano llamado Bonasera acude a Vito en busca de ayuda después de que su hija fuera violada por dos jóvenes, éste se niega a que los asesinen.

Bonasera: Le pido justicia.

Don Corleone: Eso no es justicia. Su hija está viva.

En lugar del asesinato, Vito acepta otro tipo de castigo para los agresores.

“Dale este trabajo a Clemenza”, le dice al arreglador de la familia, Tom Hagen (Robert Duvall). “Quiero gente de confianza, gente que no se deje llevar. Es decir, no somos asesinos, a pesar de lo que piense ese enterrador…”.

Para Vito, la justicia significa imponer un castigo acorde con el delito (aunque la “justicia” se imparta fuera de un tribunal).

En cierto modo, la familia Corleone es la típica familia americana. Tiene su propia jerarquía y sus propios problemas. Sonny tiene mal genio y una libido exagerada, que vemos en el primer acto cuando destroza la cámara de un fotógrafo del FBI y se lleva a una dama de honor a un dormitorio para una cita. Fredo tiene buenas intenciones, pero es lento de reflejos. Connie tiene un gusto terrible para los hombres, un marido maltratador y es una consentida. Michael tiene buen corazón (al principio) y es un héroe de guerra; pero el destino tiene planes para el hijo más preciado de Vito que no son los de su padre.

El verdadero conflicto para la Familia Corleone comienza cuando un traficante de drogas, Virgil Sollozzo, busca el apoyo de Vito en su negocio de narcóticos. Vito se niega. Tiene objeciones morales al tráfico de drogas y el deseo de mantener las actividades delictivas de su familia dentro de ciertos límites. En respuesta, Sollozzo intenta asesinar a Vito. Fracasa, pero Vito es hospitalizado tras el ataque.

Michael, inicialmente alejado del “negocio” familiar, se ve arrastrado al conflicto. Toma las riendas y organiza una serie de represalias contra Sollozzo y sus hombres. Esto obliga a Michael a huir a Sicilia (tanto de la ley como de las bandas rivales), pero finalmente regresa y consolida el poder mediante una serie de asesinatos bien orquestados.

El ejercicio de la violencia por parte de Michael para asegurarse el poder y salvarse a sí mismo y a su familia deja al público con una sensación de satisfacción, aunque está claro que las decisiones pueden haberle costado su familia y su alma.

¿Quién está siendo ingenuo, Kay?

Después de ver estas dos películas épicas con mi sobrino y otros miembros de la familia, enseguida surgieron los debates. Muchos argumentaban que la secuela, estrenada en 1974, era superior a la original. Es un argumento común, con el que no estoy de acuerdo. (El Padrino es la película superior en mi opinión, por razones en las que no entraré aquí).

Pero lo que realmente me llamó la atención después de ver estas dos películas épicas fue el paralelismo que Coppola establece entre la Mafia y el Estado.

La primera vez que se introduce esta idea es en la película original, en una escena en la que intervienen Michael y Kay (Diane Keaton), su antigua novia, a la que quiere recuperar. Michael se ha retirado recientemente de Sicilia, donde su joven esposa siciliana murió en una explosión de coche, e intenta convencer a Kay, que ahora entiende mejor los negocios de la familia Corleone, para que vuelva.

Michael: Mi padre no es diferente de cualquier hombre poderoso. Cualquier hombre responsable de otras personas, como un senador o un presidente.

Kay Adams: ¿Sabes lo ingenuo que suenas, Michael? A los presidentes y senadores no les matan hombres.

Michael: ¿Quién está siendo ingenuo, Kay?

Michael suena inicialmente tonto al comparar a su padre con un senador o un presidente. A los espectadores les gusta Vito Corleone, pero compararlo con George Washington o Henry Clay parece una exageración. Pero la respuesta de Kay cae como un rayo: “A los presidentes y senadores no los matan”.

A los senadores y presidentes los matan. Todos lo sabemos, pero Michael lo sabe mejor que la mayoría. Sirvió en la Segunda Guerra Mundial. Michael se alistó en el ejército a pesar de que su padre había conseguido un aplazamiento en su nombre.

Conocemos los detalles de todo esto en una magnífica escena retrospectiva de El Padrino Parte II, que revela que Michael fue una vez un idealista. En agudo contraste con su cínico hermano Sonny, que veía a los que decidían alistarse en la guerra como “tontos”, nos enteramos de que Michael ve a los alistados como patriotas.

“Si piensas así, ¿por qué no dejas la universidad y te alistas en el ejército? Sonny responde.

“Ya lo hice”, responde Michael. “Me alisté en los Marines”.

Que uno esté de acuerdo con Sonny o con Michael no es lo importante. Lo que importa es que Michael es sin duda plenamente consciente de que el gobierno estadounidense reclutó a unos 10 millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial. Si se negaban, eran condenados a prisión. Decenas de miles de esos hombres murieron porque así se lo ordenaron los senadores y el presidente de EEUU.

Senador, ambos formamos parte de la misma hipocresía

Coppola establece aquí una comparación entre el poder del Don y el del Estado, ambos ejercen el poder a través de la violencia. La diferencia, por supuesto, es que el Estado tiene un mandato legal para ejercer la violencia, aparentemente por el bien público.

Pero, ¿cómo utiliza el Estado ese poder? En la secuela de El Padrino, podemos echar un vistazo.

En el primer acto, Michael organiza una fiesta para la Primera Comunión de su hijo en su finca de Lake Tahoe. Todo el mundo está allí. Hay baile y música; las risas y las bebidas fluyen, pero no para Michael. Se pasa gran parte del día pensativo, y pronto sabremos por qué.

Uno de los invitados de Michael es el senador estadounidense Pat Geary, a quien identificamos casi de inmediato como el arquetipo del político idiota. Confunde los nombres de los miembros de la familia de Michael (especialmente el de Kay, a quien se refiere como Pat) y luce una sonrisa de plástico cuando acepta la “contribución” de Michael a la universidad local.

Pronto nos enteramos de que Geary no tiene ningún interés en estar en la finca de Michael. Está allí “por negocios”. Michael está buscando una licencia para un nuevo casino que su grupo ha comprado, y Geary le dice a Michael que va a tener que pagar (a lo grande) por esa licencia:

A la Familia Corleone le ha ido muy bien aquí en Nevada. Posee, o controla, dos grandes hoteles en Las Vegas, uno en Reno. Las licencias estaban protegidas, así que no hubo problemas con la Comisión del Juego. Ahora, mis fuentes me dicen que usted planea hacer un movimiento contra el Tropigala. Me dicen que en una semana vas a sacar a Klingman. Eso es toda una expansión. Sin embargo, te dejará con un pequeño problema técnico. La licencia seguirá a nombre de Klingman.

Tras algunas conversaciones cruzadas, Geary le dice a Michael lo que le va a costar.

Senador Geary: Puedo conseguirte una licencia de juego. El precio es de 250.000 dólares, más un pago mensual del cinco por ciento del bruto de los cuatro hoteles. [risas] Sr. Corl-ee-own-eh.

Michael Corleone: El precio de una licencia de juego es menos de $20.000. ¿Es eso cierto?

Geary: Así es.

Michael: Entonces, ¿por qué me plantearía pagar más que eso?

Geary: Porque tengo la intención de exprimirte. No me gusta tu tipo de gente. No me gusta veros venir a este país limpio con vuestro pelo grasiento, vestidos con esos trajes de seda, intentando haceros pasar por americanos decentes. Haré negocios con vosotros, pero el hecho es que desprecio vuestra mascarada, la forma deshonesta en que os hacéis pasar por vosotros mismos y toda vuestra jodida familia.

Geary no sólo “aprieta” a Michael. Al ir a lo personal, los espectadores tienen la sensación de que el senador ha cruzado una línea. Sabemos que Michael ha matado antes y ha ordenado la muerte de muchos. Pero él responde con frialdad y de forma reveladora.

“Senador. Ambos somos parte de la misma hipocresía”, dice, “pero nunca piense que se aplica a mi familia”.

Michael está diciendo esencialmente que Geary es un sinvergüenza y un hipócrita como él mismo, y parece tener razón. Geary no es un político noble ni mucho menos; es lo peor de todo: un hipócrita. Se considera a sí mismo “decente” a pesar de sus acciones deshonestas y corrupciones.

Pero Geary no se inmuta ante las palabras de Michael.

“Quiero tu respuesta y el dinero para mañana al mediodía”, dice. “Y una cosa más. No vuelvas a ponerte en contacto conmigo, nunca. A partir de ahora, trata con Turnbull”.

Es una escena tensa y poderosa. Sin embargo, Michael no se inmuta. Mira fijamente a Geary y le dice que puede tener su respuesta ahora. Él se niega. No va a sobornar a Geary por la licencia, y menos después de haber sido insultado personalmente por él.

¿Sólo otra banda mafiosa?

A la familia Corleone se le ocurre otra forma de meter en cintura al senador Geary, pero eso no es lo importante.

Es difícil pasar por alto que Coppola está estableciendo una conexión entre la Mafia y el Estado. En cierto modo, lo que vemos de Geary es más repugnante que la “justicia” que ordena Vito Corleone al comienzo de El Padrino, o que los turbios negocios de Michael en Nevada y, más tarde, en Cuba.

Puede que Geary haya sido votado por el pueblo de Nevada, pero es poco más que un mezquino estafador que se llena los bolsillos. No hay nada noble en su trabajo, y no crea nada de valor. Se limita a robar a los demás.

Esto me hizo reflexionar. ¿Es eso lo que diferencia a un gobierno de una mafia? ¿El hecho de que uno sea elegido y el otro no?

Seguramente tiene que ser más que eso. Esto plantea una pregunta importante: ¿Cuál es el propósito del gobierno?

Desde luego, no consiste en chantajear a la gente (jefes mafiosos o no) antes de concederles sus peticiones. Esto parece poco más que extorsión. Sin embargo, a menudo vemos que el gobierno se comporta de esa manera. Algunos ejemplos obvios son la confiscación civil de bienes y la concesión de licencias profesionales.

En teoría, la confiscación civil de bienes implica que los funcionarios del gobierno confiscan los bienes de las personas que han infringido la ley o son sospechosas de haberla infringido. Pero en la práctica, con demasiada frecuencia, la confiscación civil de activos implica que las fuerzas del orden se limitan a confiscar bienes cuando les conviene, como demostró recientemente la redada ilegal del FBI en U.S. Private Vaults.

La concesión de licencias profesionales es otro ejemplo que, al menos en algunos casos, parece ser poco más que flagrante matonismo. En teoría, implica obligar a la gente a obtener una licencia antes de trabajar en nombre de la “seguridad pública”. En la práctica, con demasiada frecuencia se trata de intereses especiales que adquieren poder político para expulsar a sus rivales del mercado o impedir que entren en él.

Para muchos, todo esto está perfectamente bien porque las personas que aprueban las leyes fueron elegidas democráticamente. Pero esta forma de pensar pone el carro delante de los bueyes. Se supone que el objetivo de las elecciones democráticas es controlar a quienes pisotean los derechos individuales de las personas, no una licencia para hacerlo.

Sin embargo, el senador Geary no parece darse cuenta de esto. Ni tampoco la mayoría de los políticos. De hecho, hace más de un siglo, el economista francés Frédéric Bastiat observó que muchos se habían confundido sobre este simple punto, señalando que muchos estaban apoyando el acto de saqueo legal por razones supuestamente “filantrópicas” en lugar de proteger la propiedad privada.

“La misión de la ley no es oprimir a las personas y despojarlas de sus bienes, aunque la ley actúe con espíritu filantrópico”, escribió en El Derecho. “Su misión es proteger la propiedad”.

Este es el verdadero y moral propósito de la ley: proteger la vida, la libertad y la propiedad. No es hacer del mundo un lugar mejor, ni obligar a la gente a luchar por su país, ni protegerla de la desinformación, ni establecer precios máximos o salarios mínimos. Sin embargo, cada vez menos gente parece ser consciente de ello, lo que permite al Estado actuar cada vez más como una mafia.

Los legisladores deciden cuánto se llevan por el trabajo que produces -a cambio de protección, por supuesto-, igual que hace Don Fanucci en El Padrino Parte II. Si no pagas, vas a la cárcel. ¿Tienes un rival advenedizo que es una amenaza para tu negocio porque ofrece un producto a mejor precio gracias a la innovación? El legislador estatal le protegerá.

A todas estas acciones les otorga legitimidad la hoja de parra de un imaginario “contrato social” que concede al Estado el monopolio de la fuerza para realizar acciones que serían delictivas si las intentara cualquier otra persona. Pero la historia demuestra que es un grave error confundir legalidad con moralidad.

La esclavitud fue legal en su día. Las leyes antijudías de Hitler en la Alemania nazi de preguerra eran legales. Las leyes de Stalin que prohibían la religión eran legales. A lo largo del siglo pasado y más allá, hemos sido testigos de innumerables ejemplos de Estados -algunos elegidos democráticamente, otros no- que han llevado a cabo acciones mucho peores que cualquier cosa que haga Vito Corleone en El Padrino.

Estos horrores (y más allá) proceden de la misma fuente: la creencia de que el Estado posee el derecho único de infringir los derechos naturales del pueblo al servicio de un bien mayor. Esta creencia, argumentaba el economista Murray Rothbard, era la fuente del poder (y del mal) del Estado.

“Si el grueso de la población estuviera realmente convencida de la ilegitimidad del Estado, si estuviera convencida de que el Estado no es ni más ni menos que una banda de bandidos”, dijo Rothbard, “entonces el Estado pronto se derrumbaría para no tener más estatus o amplitud de existencia que otra banda mafiosa”.

Esa es, quizás, la diferencia más destacada entre una mafia y un Estado: la legitimidad percibida de su ejercicio del poder. Ahora bien, no tengo ni idea de si Francis Ford Coppola leyó alguna vez a Rothbard, pero está claro que entiende la naturaleza del poder -y del gobierno.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.