VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, mayo 5, 2022

Lo que La Guerra de las Galaxias me enseñó sobre la guerra, la libertad y la naturaleza humana

¿Qué tiene La Guerra de las Galaxias que le habla con tanta fuerza a la psique humana?

Crédito de la imagen: Lucas Films

“Todos los que pretenden destruir la libertad en una nación democrática deben saber que la guerra les ofrece el camino más seguro y corto hacia el éxito. Este es el primer axioma de la ciencia”. – Alexis de Tocqueville, La democracia en América

Uno de mis mejores recuerdos de la infancia fue ver por primera vez La Guerra de las Galaxias: Una Nueva Esperanza.Esta fue mi primera introducción a la cultura popular estadounidense y desencadenó mi devoción y obsesión de por vida por la franquicia de ópera espacial. Aunque mi yo de primer grado no tenía ni idea de lo que era un Senado o de lo que significaba “los últimos restos de la Antigua República han sido barridos”, rápidamente me cautivó el idealista granjero Luke Skywalker, el contrabandista de capa y espada Han Solo y la bella y decidida princesa Leia en sus aventuras y su lucha contra el Imperio Galáctico.

Para un joven inmigrante que no sabía nada de política ni de historia, La Guerra de las Galaxias tenía un atractivo universal que trascendía el idioma, la nacionalidad, el tiempo y otras barreras sociales superficiales. Y no era el único. En su delicioso y perspicaz libro El mundo según la Guerra de las Galaxias, el jurista Cass Sunstein relata cómo una reunión con altos funcionarios taiwaneses sobre los derechos humanos, la economía mundial y su compleja relación con la China continental se convirtió en una conversación sobre La Guerra de las Galaxias. En el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Rusia, Nigeria, Egipto, Israel, India y Japón, también se informó de un entusiasmo similar por la Guerra de las Galaxias y por sus improbables bases de fans.

Pero, ¿qué tiene La Guerra de las Galaxias que le habla con tanta fuerza a la psique humana?

Como estudiante de Joseph Campbell, el creador George Lucas comprendió el poder de los mitos y los arquetipos que conectan la experiencia humana, desde la Odisea hasta la leyenda del Rey Arturo. Además de su perfecta integración de motivos clásicos como los viajes heroicos y el destino, La Guerra de las Galaxias contenía un elemento distintivo norteamericano. Como resume elocuentemente Sunstein:

La Guerra de las Galaxias también hace una audaz afirmación sobre la libertad de elección. Siempre que la gente se encuentra en problemas, o en algún tipo de encrucijada, la serie proclama: Eres libre de elegir. Esa es la lección más profunda de La Guerra de las Galaxias. Ese es el giro en el Viaje del Héroe. El énfasis en la libertad de elección, incluso cuando las cosas parecen más oscuras y la vida está más limitada, es la característica más inspiradora de la saga… Ese es el mensaje oculto y la verdadera magia de La Guerra de las Galaxias, y la base de su conmovedor homenaje a la libertad humana.

A medida que aprendí más sobre política, economía, historia y filosofía en el transcurso de mi vida, me di cuenta de que las numerosas y duras lecciones sobre la guerra, la libertad y la naturaleza humana ya estaban entretejidas en La Guerra de las Galaxias.

Los Estados Unidos -un país “concebido en la libertad”– también nacieron gracias a la guerra y la revolución. Esta relación compleja y contradictoria es una de las muchas que definirían el sistema político estadounidense, su cultura y la cuestión de lo que realmente significa ser estadounidense, algo que los comentaristas han discutido sin cesar desde todos los ángulos posibles. En lo que quizá sea la demostración más dramática de la autocontradicción estadounidense, Thomas Jefferson mantuvo a sus semejantes en la esclavitud incluso cuando escribió: “Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales…” y el resto de las palabras inmortales de la Declaración de Independencia. (Los principios de este documento tuvieron, por supuesto, eco en otra rebelión en una galaxia muy, muy lejana…) Para reivindicar esos derechos, los estadounidenses tuvieron que ganarlos por la fuerza de las armas en el campo de batalla. La primera vez fue a través de la Guerra de la Independencia que ganó la independencia de Gran Bretaña y la segunda vez fue a través de la Guerra Civil que eliminó la esclavitud para siempre. 

Más que cualquier otra nación de la historia, Estados Unidos está marcado por las armas, y esta relación está grabada en su conciencia y psique colectivas. Desde la Guerra de la Independencia hasta la Guerra de las Galaxias, desde los Padres Fundadores hasta la Princesa Leia sosteniendo su blaster en una toma glamurosa, el arma es una parte ineludible de la identidad cultural estadounidense. En 2018, los civiles estadounidenses poseen casi la mitad del total de armas de fuego del mundo, “más que las que tienen los civiles de los otros 25 países principales juntos”.

A pesar de la herencia marcial de Estados Unidos, el antimilitarismo es tan influyente, si no más, en la historia y la cultura de este país. James Madison observó con agudeza

De todos los enemigos de la libertad pública, la guerra es, quizás, el más temible, porque comprende y desarrolla el germen de todos los demás. La guerra es el origen de los ejércitos; de éstos proceden las deudas y los impuestos; y los ejércitos, las deudas y los impuestos son los instrumentos conocidos para someter a la mayoría a la dominación de unos pocos. En la guerra, además, se extiende el poder discrecional del Ejecutivo; se multiplica su influencia en el reparto de cargos, honores y emolumentos; y se añaden todos los medios para seducir las mentes, que someten la fuerza del pueblo. El mismo aspecto maligno en el republicanismo puede rastrearse en la desigualdad de las fortunas y en las oportunidades de fraude que surgen de un estado de guerra y en la degeneración de los modales y de la moral engendrada por ambos. Ninguna nación podría preservar su libertad en medio de una guerra continua.

Otros Fundadores Norteamericanos compartían el miedo de Madison a los ejércitos permanentes, a la ley marcial y a los ejecutivos poderosos. Esta actitud constituyó la raíz de la Segunda Enmienda, una afirmación del ciudadano-soldado como el corazón y el alma de una república libre.

Como estudiantes de historia clásica, los Fundadores estaban familiarizados con la forma en que la República Romana se transformó en una dictadura y un imperio después de que las legiones de Julio César cruzaran el Rubicón. Sabían cómo Oliver Cromwell y su Ejército del Nuevo Modelo derrocaron a un monarca absoluto sólo para sustituirlo por un nuevo tirano en un pasado inglés no muy lejano. En su propia época, fueron testigos de cómo los soldados británicos imponían la ley marcial en un intento de doblegar a las colonias norteamericanas.

Los peligros de los ejércitos permanentes se extienden hasta el siglo XX y más allá. La mayoría de las veces, las tropas armadas se utilizan como instrumentos de opresión. En 1989, el gobierno chino reprimió brutalmente el movimiento democrático de la plaza de Tiananmen con la fuerza militar. A principios de este año, una junta militar tomó el poder en Myanmar, matando y encarcelando a todos los que se atrevieron a resistir. Para el momento en que se escribe este artículo, los militares de Myanmar están disparando a su propio pueblo en las calles.

Estas sobrias lecciones del pasado y del presente son claras: el Estado centralizado y militarizado es la mayor amenaza para la vida y las libertades de las personas.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad (y en muchos lugares del mundo actual), el tribalismo colectivista, la opresión, la pobreza y el conflicto de suma cero fueron las normas universales. Y eran terribles para casi todo el mundo. Las ideas de la Ilustración -derechos humanos universales, separación de la Iglesia y el Estado, gobierno constitucional, la razón para entender el mundo natural y el comercio por encima del saqueo- representaron el intento de la humanidad por algo mejor. Y funcionó. El progreso científico, tecnológico, material y moral se hizo realidad.

Estados Unidos -la primera y única nación de la historia fundada sobre los principios de los derechos inalienables– fue un producto de la Ilustración.

A lo largo de sus escritos, los Fundadores subrayaron repetidamente que su creación de una república constitucional y de un sistema de libertad ordenada era un “experimento” novedoso cuyo éxito o fracaso dependía, en última instancia, de la moralidad y las acciones del pueblo estadounidense. En todo caso, la libertad es un don frágil y no debe darse por sentado.

La descripción de la trilogía de precuelas de La Guerra de las Galaxias sobre la caída de la Antigua República y el ascenso del Imperio Galáctico es quizá la representación más dramática y realista que he visto en el cine. No sólo describe cómo las guerras destruyen la libertad y las repúblicas, sino que también ilustra cómo el engaño y la sutil manipulación del poder entre bastidores lo hacen posible. La verdadera “amenaza fantasma” era el maquiavélico político Palpatine (secretamente Darth Sidious, un Señor Oscuro de los Sith), que orquestó conflicto tras conflicto para convertirse en Emperador y tirano de la galaxia.

Manipulando a un bando como Palpatine y comandando al otro como su alter ego Sidious, pudo acumular más y más poderes, aceptándolos “con gran reticencia” y prometiendo afrontar con decisión cada crisis. 

En el Episodio I: La Amenaza Fantasma, como Darth Sidious, ordenó en secreto a la Federación de Comercio que bloqueara y ocupara su propio planeta natal, Naboo. Luego, como senador Palpatine, convenció a la reina electa de Naboo, Padmé Amidala, para que pidiera un voto de censura contra el canciller en funciones de la República, después de que éste y el Senado Galáctico no acudieran en ayuda de su pueblo. Gracias a los votos de simpatía, Palpatine fue elegido Canciller.

En el Episodio II: El Ataque de los Clones, Darth Sidious alentó un movimiento secesionista y dirigió la Confederación separatista de Sistemas Independientes (liderada por el Conde Dooku, que es su aprendiz secreto de Sith, Darth Tyrannus) para construir un enorme ejército de droides. A pesar de las obstrucciones de las facciones antibélicas en el Senado de la República, las noticias de la acumulación militar separatista desataron un clima de miedo en el que el canciller Palpatine pudo manipular a un personaje muy tonto para que le diera poderes de emergencia.

Con su “primer acto con esta nueva autoridad”, Palpatine anunció entonces la creación de un “Gran Ejército de la República para contrarrestar las crecientes amenazas de los separatistas”. (En la más oscura de las ironías, el ejército de tropas clon de la República también fue creado de antemano por las maquinaciones de Sidious y Tyrannus). Sin saber su verdadero origen, los Caballeros Jedi fueron reclutados para liderar el ejército de clones en la batalla a través de la galaxia para “salvar” a la República. (Esos clones, por supuesto, se convertirían en futuras tropas de asalto imperiales y en los puños de la opresión galáctica). Casi al final de la película, Sidious y Tyrannus se felicitan sabiendo que las falsas Guerras Clon “van según lo previsto”.

Para los acontecimientos del Episodio III: La Venganza de los Sith, Palpatine ha centralizado aún más el poder en su oficina y ha puesto sutilmente a la opinión pública en contra de los Jedi a medida que sus filas se desangraban por las Guerras Clon. La novelización de la película explicaba la profundidad del engaño:

Las Guerras Clon siempre han sido, en sí mismas, desde su inicio, la venganza de los Sith.

Eran un cebo irresistible. Tuvieron lugar en lugares remotos, en planetas que pertenecían, principalmente, a “alguien más”. Fueron combatidos por apoderados prescindibles. Y fueron construidas como una situación en la que todos ganaban. Las Guerras Clon fueron la trampa perfecta para los Jedi.

Al luchar, los Jedi perdieron.

Con la Orden Jedi sobreextendida, repartida por toda la galaxia, cada Jedi está solo, rodeado únicamente por las tropas de clones que él, ella o ella comandan. La propia guerra vierte oscuridad en la Fuerza, profundizando la nube que limita la percepción de los Jedi. Y los clones no tienen malicia, ni odio, ni la más mínima mala intención que pueda alertar. Sólo siguen órdenes.

En este caso, la Orden 66.

La Orden 66 fue la escena culminante en la que las tropas de clones se volvieron contra los Jedi y los mataron en una Noche de los Cuchillos Largos en toda la galaxia. (Esta traición también fue planeada de antemano por Sidious/Palpatine.) Con sus odiados enemigos destruidos de un plumazo y un poderoso ejército bajo su completo control, Palpatine se entronizó como Emperador y sustituyó la corrupta República por el Imperio Galáctico.

Cabe destacar que el ascenso al poder del emperador Palpatine fue posible gracias a las crisis y guerras que él mismo ideó. La Guerra de las Galaxias es la metáfora interestelar perfecta de la idea de Randolph Bourne de que “la guerra es la salud del Estado”.

El historiador económico Robert Higgs elaboró estas ideas en su libro clásico Crisis y Leviatán, un estudio histórico de economía política. Analizando los efectos de la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, Higgs reveló cómo las emergencias y las crisis, combinadas con la ideología estatista, transformaron el gobierno estadounidense -originalmente de poderes limitados y enumerados que rara vez afectaban a la vida del ciudadano medio- en su forma actual, que llega prácticamente a todos los aspectos de la vida doméstica.

Mientras que la gente suele ser escéptica con respecto a los políticos y al gobierno en épocas normales, una amenaza importante, como un pánico financiero, una guerra o una pandemia, desencadena al Estado totalitario:

Una crisis… altera las condiciones fundamentales de la vida política. Como un río repentinamente crecido por el colapso de una represa de agua, la corriente ideológica se hincha con el miedo y la aprehensión del público a los peligros inminentes y su mayor incertidumbre sobre los acontecimientos futuros. La gente, desconcertada, se dirige al gobierno para que resuelva la situación, exigiendo que los funcionarios “hagan algo” para reparar los daños ya causados y evitar otros…

La crisis hace correr a los oportunistas, tanto de dentro como de fuera del gobierno, porque la crisis altera las fuerzas fundamentales que impulsan y limitan la acción política. De este modo, crea oportunidades inusuales para que se lleven a cabo acciones, planes y programas gubernamentales extraordinarios. Los actores políticos de dentro y fuera del gobierno entienden que la crisis tiene este efecto. Por lo tanto, el oportunismo es de esperar y -especialmente para el público en general, que es probable que cargue con las cargas e injusticias de los programas de la crisis- de evitar. A lo largo de la historia de Estados Unidos, las emergencias nacionales han servido como ocasiones destacadas para la pérdida (creciente) de libertades.

Su análisis más original es su descripción del “efecto trinquete”: Una vez superada la crisis, el poder del Estado suele retroceder, pero nunca a sus niveles originales. Por ejemplo, las burocracias y los subsidios del New Deal han sobrevivido en los tiempos modernos mucho después de la Gran Depresión y el ejército estadounidense no volvió a su tamaño de antes de la guerra después de ninguna de las dos guerras mundiales.

Así, cada emergencia deja el ámbito del gobierno un poco más grande, más amplio y más intrusivo que antes. Por último, pero no por ello menos importante, el legado institucional e ideológico se establece como precedente para la siguiente crisis.

Haciéndose eco de la clarividente advertencia de James Madison, Higgs reitera que “la guerra es la llave maestra” que le permite al gobierno crecer en tamaño, alcance y poder.

El trabajo de Higgs, revelador, si no inquietante, es ampliado por los economistas Abigail Hall y Christopher Coyne. Su investigación demostró cómo la guerra y otras intervenciones extranjeras coercitivas “suelen actuar como un bumerán, dándose la vuelta y derribando las libertades en la nación ‘arrojadiza'”. En el extranjero, donde está libre de las restricciones constitucionales habituales, el gobierno de Estados Unidos experimentó con nuevas formas de control social que finalmente fueron traídas y utilizadas en casa.

Pocos saben que la vigilancia gubernamental de los estadounidenses de a pie se remonta a la ocupación militar de Estados Unidos en Filipinas tras la Guerra Hispanoamericana. Allí, el capitán del ejército Ralph Van Deman, “el padre de la inteligencia militar estadounidense”, ayudó a crear un sistema de recolección de datos para vigilar a los insurgentes y disidentes filipinos. Tras su regreso a Estados Unidos, Van Deman persuadió a los funcionarios nacionales para que crearan un programa similar que posteriormente espiara a los ciudadanos estadounidenses que se oponían a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, un precursor de los programas de vigilancia de alta tecnología de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Vale la pena mencionar que la notoria red de arrastre de la NSA, “recogerlo todo”, tuvo su origen en la recopilación de inteligencia de señales militares para la ocupación de Irak. El objetivo era barrer todos los mensajes de texto, llamadas telefónicas, correos electrónicos y cualquier otra forma de comunicación electrónica de los iraquíes. Esta vigilancia indiscriminada y masiva se aplicó posteriormente a los Estados Unidos a nivel nacional. En otras palabras, un programa militar originalmente destinado a aplicarse a una población enemiga conquistada en un escenario de guerra extranjero se utilizó después en suelo estadounidense. (La historia completa se cuenta en el libro de 2015 de Glenn Greenwald No Place to Hide: Edward Snowden, the NSA, and the U.S. Surveillance State).

El “efecto boomerang” también está documentado en la militarización de la policía nacional, otra consecuencia del militarismo estadounidense en el extranjero que regresa a casa para infectar la política y la política interna. Los primeros equipos SWAT fueron creados por jefes de policía de Los Ángeles deseosos de aplicar lo que aprendieron de las unidades militares especiales durante la Guerra de Vietnam y la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, los equipos paramilitares SWAT son habituales en los departamentos de policía de todo Estados Unidos. A pesar de haber sido diseñados originalmente para situaciones de emergencia en las que se necesitaba la violencia para detener la violencia, como los atracos a bancos y los escenarios con rehenes, la ampliación de la misión llevó a que los equipos SWAT se utilizaran desde para disolver partidas de póquer en el vecindario hasta para hacer cumplir las leyes sobre el consumo de alcohol por parte de menores de edad. Actualmente se calcula que las redadas de los SWAT se producen hasta 40.000 veces al año en todo Estados Unidos. Muchos de estos encuentros, especialmente las redadas sin previo aviso, han terminado en tragedia.

Mientras la nación sigue luchando contra la brutalidad policial -como se ha visto en las recientes muertes de alto perfil de George Floyd y Breonna Taylor– vale la pena reflexionar sobre cómo hemos llegado a este punto: El militarismo y el imperio en el extranjero se han cebado con las vidas y las libertades de los ciudadanos estadounidenses en casa.

Los costos de la guerra no son fácilmente cuantificables. Se sienten en todos los niveles económicos, institucionales, sociales y personales durante años.

“Las guerras no lo hacen a uno grande”, advertía Yoda a Luke Skywalker en el Episodio V: El Imperio Contraataca. No cabe duda de que el sabio maestro Jedi tenía en mente a Anakin, el padre de Luke. Con el telón de fondo de la guerra y las intrigas políticas, el prometedor Caballero Jedi y Elegido cayó en el lado oscuro y se convirtió en Darth Vader, el ejecutor más temido del Imperio. Se convirtió en un guerrero legendario a costa de su alma. El malvado Emperador Palpatine intentó entonces utilizar los mismos trucos para corromper a Luke. En el clímax del Episodio VI: El Retorno del Jedi, después de casi matar a su padre en una despiadada batalla final, Luke se da cuenta de lo cerca que estuvo de convertirse en el mismo mal que combatió y, por tanto, rechaza más agresiones. Inspirado por el ejemplo de su hijo, Darth Vader finalmente se aparta del lado oscuro y así se redime.

Incluso si uno no lee nunca a James Madison o a Robert Higgs, de La Guerra de las Galaxias se puede absorber todo un curso intensivo sobre economía política, libertad y naturaleza humana. La épica ópera espacial nos recuerda que la libertad debe ser apreciada y que vale la pena luchar por ella. Sin embargo, la guerra conduce muy fácilmente tanto a  individuos como a instituciones por un camino hacia el lado oscuro.

Por eso la fascinante narración de La Guerra de las Galaxias conecta con tanta gente a un nivel primario. Los seres humanos tenemos la libertad de elegir: un camino de tribalismo, agresión e imperio; o un camino de amor, perdón y redención. Esperemos que la mayoría elija la luz sobre la oscuridad.

Que la fuerza (fourth en inglés) te acompañe.

Este artículo fue publicado originalmente en Merion West el 1ero de mayo de 2021. Se ha reproducido con permiso.




  • Aaron Tao is an entrepreneur and technology professional working in Austin, Texas. He holds an M.S. from the McCombs School of Business at the University of Texas at Austin and a B.A. from Case Western Reserve University. His other writings have been published by Areo Magazine, Merion West, Quillete, and the Independent Institute.

    He can be found on Twitter @aarontao2.