VOLER A ARTÍCULOS
jueves, marzo 31, 2022

Lo que John Galt le diría a Will Smith

Una lección sobre la libertad salida del golpe escuchado en todo el mundo.

Crédito de la imagen: Dominio público

No soy un ávido seguidor de las noticias de los famosos, pero anoche hubo un altercado en los Premios de la Academia que no sólo está consumiendo la atención de los medios de comunicación y del público, sino que en realidad es bastante relevante para las ideas que promueve la Fundación para la Educacion Economica (FEE).

Dejaré que busques los detalles si aún no los has escuchado, pero esto es lo que sucedió en resumen. Después de que el presentador Chris Rock hiciera un chiste sobre la actriz Jada Pinkett Smith, su marido Will Smith -un actor de primera fila- se subió al escenario y abofeteó literalmente a Rock en vivo y directo. A continuación, Smith regresó y maldijo al presentador desde su asiento.

Más tarde, esa misma noche, Will Smith ganó el Oscar al mejor actor. En su discurso de aceptación, Smith se disculpó entre lágrimas (aunque no directamente a la persona que golpeó).

En cierto sentido, se trata de una tormenta en una taza de té. En un mundo en el que los gobiernos de todo el mundo están librando guerras contra la libertad y, en el caso del gobierno ruso, incluso están librando una guerra literal contra la población civil, un artista muy bien pagado que golpea a otro en un ataque público puede considerarse una distracción. Pero dado que, apropiadamente o no, está acaparando la atención del público, podemos intentar extraer lecciones de ello: especialmente en beneficio de los adolescentes y los niños.

Para la mayoría de la gente, está claro quién se equivocó en ese escenario. Pero puede ser esclarecedor reflexionar sobre el motivo exacto.

Cualquier joven haría bien en enmarcar lo sucedido anoche leyendo el “discurso de Galt” de la exitosa novela Atlas Shrugged de Ayn Rand. En ese famoso discurso, el John Galt de Rand proclama:

“Mientras los hombres deseen vivir juntos, ningún hombre puede iniciar -¿me oyes? ningún hombre puede iniciar- el uso de la fuerza física contra otros”.

Esto se ha denominado el principio de “no iniciación de la fuerza”. Murray Rothbard definió la “agresión” como la iniciación de la fuerza, por lo que la idea también se ha llamado “principio de no agresión”. La parte de la “iniciación” es clave, porque establece que la autodefensa por la fuerza es legítima. Comprender este principio es fundamental para entender la libertad y la justicia.

La gente se hace naturalmente una pregunta importante al juzgar cualquier conflicto violento: “¿Quién lo inició?”. Pero una formulación más precisa sería: ¿quién empezó la violencia? ¿Quién violó inicialmente la persona o la propiedad de otra persona?

Está claro que Will Smith consideró que la broma de Chris Rock era ofensiva e irrespetuosa. Puede que lo considerara perjudicial para la reputación de su familia (aunque difícilmente puede ser más perjudicial que la forma en que respondió).

Pero como escribió Rothbard en La ética de la libertad, nadie tiene el derecho de propiedad sobre su reputación, porque una reputación “es puramente una función de las actitudes y creencias subjetivas sobre él contenidas en la mente de otras personas”. Y una persona, “no puede tener ningún derecho de propiedad sobre las creencias y mentes de otras personas”.

Por lo tanto, la broma de Rock, tanto si fue de buena gana como si fue innecesariamente cruel, no violó los derechos de nadie y Smith fue el que inició la fuerza y se equivocó.

Puede parecer una tontería debatir sobre una bofetada de un famoso, pero merece la pena aclarar estos principios cuando se plantean, porque, por muy sensatos que parezcan, la gente los rechaza todo el tiempo y todos sufrimos por ello. Por ejemplo, la forma en que la gente utiliza con frecuencia el término “micro-agresión” amenaza los derechos de expresión al difuminar la línea entre el comportamiento no violento y la fuerza iniciadora. Y la mayor parte de la política pública actual utiliza la fuerza del gobierno para contrarrestar el comportamiento no violento que algunas personas consideran objetable.

La libertad está constantemente en peligro, porque la mayoría de la gente no ve claramente la línea que separa la fuerza justa de la injusta. Para salvar la libertad, tenemos que educar al público (especialmente a los jóvenes) sobre estas ideas, especialmente la no iniciación de la fuerza.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.