VOLVER A ARTÍCULOS
lunes, enero 10, 2022

Lo que Cobra Kai puede enseñarle a una generación marinada en victimismo y “seguritarismos”

Cobra Kai podría ser la mejor serie de la televisión, y gran parte se debe a su mensaje radical de individualismo y autosuficiencia.

Crédito de la imagen: *Netflix-YouTube

Cobra Kai está de vuelta. La cuarta temporada comienza el viernes, y mi familia verá el que quizás sea el éxito más sorprendente en una década y será nuestro programa favorito.

El spinoff de Karate Kid llevaba escrito “fracaso”. Después de varias secuelas y reinicios, la franquicia estaba agotada. Además, se lanzó como parte del malogrado plan de YouTube para competir con Amazon y Netflix en la producción de contenido original.

Sin embargo, Cobra Kai ha resultado ser un exitazo. Tras ser adquirida por Netflix en junio del 2020, la serie dominó las listas de streaming de Nielsen, acumulando rápidamente más de 2.000 millones de minutos de streaming. La adquisición, como dice Forbes, hizo que Cobra Kai pasara de ser un oscuro éxito a convertirse en la serie número uno de los Estados Unidos.

La serie funciona por varias razones y ha tocado la fibra sensible de los jóvenes (mis hijos no se cansan de verla), sobre todo porque va en contra de las vacas sagradas posmodernas y adopta algunas ideas radicales: la propiedad de uno mismo, la responsabilidad personal y el individualismo (así como la maldad de los años 80).

Cobra Kai hace todo esto con humor y una vuelta de tuerca. Los temas del individualismo y la superación personal no se canalizan a través de un sabio sensei tipo Miyagi, sino a través del “as degenerado” Johnny Lawrence, el villano de Karate Kid al que se le pega la famosa patada en la cara en el quinto acto.

Karate Kid GIF by IFC - Find & Share on GIPHY

El villano convertido en antihéroe

Lawrence (William Zabka) no es un protagonista probable. Si hubiera un Monte Rushmore de los villanos del pop de los 80, Johnny Lawrence estaría en él, encajado en algún lugar entre Ed Rooney, el juez Smails y Biff Tannen.

En el Karate Kid original, Johnny era el matón aparentemente privilegiado que atormentaba al nuevo chico de clase trabajadora de Jersey, impulsando la transformación de Daniel Larusso del saco de boxeo a estudiante de karate y a Campeón del Valle. (Larusso le quita el título a Johnny, el campeón defensor).

En Cobra Kai, las cosas han cambiado.

Johnny es un constructor sin suerte y bebedor de cerveza que ve a Águila de Hierro solo en su mugriento apartamento. Desde su Firebird rojo, ve las vallas publicitarias de los concesionarios de su antiguo enemigo, Larusso Motors, que aparecen como acné por todo el valle. Está divorciado, alejado de su hijo y es arrestado en el primer episodio. Sin embargo, su vida cambia cuando un joven de su edificio, llamado Miguel, le pide ayuda para enfrentarse a unos matones del colegio. (¿Te suena?)

Finalmente, Johnny acepta entrenar a Miguel, pero no es el Sr. Miyagi. Es grosero, una encarnación andante de la “masculinidad tóxica” y un poco intolerante. Llama a Miguel “menduo” y hace un chiste sobre “más inmigrantes”, hace distinciones de género y ocasionalmente utiliza una palabra despectiva que se refiere a una parte del cuerpo femenino. En un momento dado, le preguntan por qué no deja entrar a las mujeres en Cobra Kai.

“La misma razón por la que no hay mujeres en el ejército. No tiene sentido”, dice Johnny. “No me vengas con esa mierda sexista. Está bien, sólo digo que las mujeres no están hechas para luchar. Tienen huesos pequeños y huecos”.

Sin embargo, Johnny no tarda en ceder en cuanto a dejar entrar a las chicas en Cobra Kai, y es sólo un paso en su camino de crecimiento. Y es este crecimiento lo que hace que la serie sea tan interesante. Las debilidades de Johnny serían horribles para el público moderno si no estuvieran equilibradas con el arco de la historia: La transformación de Johnny de degenerado a verdadero sensei.

Desarrollar la fuerza, aprender la disciplina

Los espectadores ven que Cobra Kai -el dojo que atormentaba a Daniel Larusso en Karate Kid– no es del todo malo. Bajo la tutela de Johnny, un grupo de estudiantes inadaptados aprenden algo importante: no tienen que ser víctimas.

“Os voy a enseñar el estilo de karate que me enseñaron a mí. Un método de lucha que tu generación necesita desesperadamente”, dice Johnny. “Desarrollarás fuerza. Aprenderás disciplina. Y cuando llegue el momento, devolverás el golpe”.

Este mensaje es un poco controvertido, pero los guionistas demuestran eficazmente que no sólo se enseña la fuerza física. Johnny enseña a sus alumnos que tienen poder y capacidad de acción. Un alumno, Eli, es objeto de burlas despiadadas en la escuela por tener el paladar hendido. Incluso Johnny se burla de Eli, llamándolo “Lip”. (Se refiere a otros estudiantes como Cara de Cráter y Anillo de Nariz). 

Si la historia terminara ahí, veríamos a Johnny como poco más que un cruel matón que no ha cambiado en absoluto desde que Daniel Larusso le partiera la cara en el All Valley 30 años atrás. Sin embargo, después de dejar brevemente a Cobra Kai por los abusos de Johnny, Eli vuelve cambiado (en buenos y malos aspectos).

Este es sólo uno de los muchos ejemplos en los que Johnny muestra a sus alumnos que tienen el poder de forjar sus propios destinos si son capaces de encontrar su fuerza interior, su valor y su identidad. Y lo que es igual de importante, vemos cómo esta filosofía es transformadora en el propio crecimiento de Johnny.

La moraleja: toma el control de tu vida

Sin duda, algunos encontrarán las payasadas de Johnny espantosas; otros las encontrarán divertidas. Lo importante es que Cobra Kai está ofreciendo esencialmente una filosofía de vida de Jordan Peterson: utiliza tu poder y tu voluntad como individuo para tomar el control de tu vida.

Johnny no se queda en un hombre con mala suerte, que se dedica a arreglar las cosas con Coors, que ve a Águila de Hierro solo y es confundido con un vagabundo. Tras ser despedido, limpia su vida. Abre un dojo. Acepta a Miguel como alumno. Bebe menos. Aprende a enseñar a sus alumnos lecciones valiosas y no a degradarlos.  Limpia su apartamento.

Este último punto puede parecer insignificante. No lo es. Encaja perfectamente en la filosofía de Peterson de la autodeterminación como camino hacia el crecimiento personal.

“Si no puedes ni siquiera limpiar tu propia habitación, ¿quién demonios eres para darle consejos al mundo?”. Peterson dice: “Mi sensación es que si quieres cambiar el mundo, empiezas por ti mismo y trabajas hacia fuera porque así construyes tu competencia”.

En esencia, Johnny decide que es hora de asumir la responsabilidad de su vida –la regla más importante de Peterson para vivir- y éste es sólo un ejemplo de la exploración más amplia de Cobra Kai sobre el individualismo y el auto-empoderamiento, temas que se exploran a lo largo de las tres primeras temporadas.

Autosuficiencia: Un credo norteamericano

La autosuficiencia fue una vez un credo norteamericano. Considerada la clave de una vida plena -el gran ensayista Ralph Waldo Emerson señaló que “nada puede traerte paz sino uno mismo”-, la filosofía ha pasado de moda. Pero es un tema que está presente en Cobra Kai.

A lo largo de las tres primeras temporadas de la serie, vemos cómo Miguel y sus amigos superan los retos de la vida no acusando a los profesores o huyendo de las amenazas, sino aprendiendo a enfrentarse a sus miedos y a afrontar las externalidades que se les presentan. Cometen errores en el camino. Las amistades se rompen. Se hacen daño. Pero se fortalecen en cuerpo, alma y mente, y aprenden que su recién descubierto poder debe equilibrarse con otras virtudes, incluyendo la misericordia.

Para las generaciones que han crecido en lo que Jonathan Haidt y Greg Lukianoff llaman una cultura de “seguridad” y victimismo, Cobra Kai puede ser el tónico que necesitan para mostrar que la verdadera fuerza y el crecimiento se logran no “arreglando” a la sociedad o apelando a la autoridad para resolver los conflictos.

Se consigue cambiando uno mismo.

Corrección: El redactor, por un lapsus momentáneo, identificó erróneamente la película *Águila de Hierro, una pieza icónica del cine de los 80. Lamentamos el error. 




  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.