Limpia tu habitación, cambia el mundo

¿Qué clase de dirección esperas de alguien que ni siquiera puede organizar su propio armario?

En una aparición ya famosa en el podcast de Joe Rogan, el psicólogo Jordan B. Peterson señaló lo extraño que es que muchos jóvenes comprometidos políticamente estén preocupados por reorganizar la sociedad y el sistema económico cuando ni siquiera pueden organizar sus propias habitaciones. Dijo:

...no se dediquen a arreglar la economía, jóvenes de 18 años. No saben nada de economía. Es una maquinaria enorme y compleja que nadie entiende y en la que te metes por tu propia cuenta y riesgo. ¿Así que puedes limpiar tu propia habitación? No. Bueno, piensa por eso. Deberías pensar en eso, porque si no puedes ni siquiera limpiar tu propia habitación, ¿quién demonios eres para darle consejos al mundo?

La economía de mercado es tan compleja que ni siquiera un planificador central omnisciente y perfectamente virtuoso podría planificarla.

De hecho, como demostraron los filósofos económicos Ludwig von Mises, F.A. Hayek y Leonard Read, una economía de mercado es tan desconcertantemente compleja que ni siquiera un planificador central omnisciente y perfectamente virtuoso (presumiblemente con una oficina inmaculada) podría esperar planificarla de forma centralizada. Entonces, ¿qué tipo de orientación se puede esperar de alguien que ni siquiera puede planificar centralmente su propio armario?

Y, sin embargo, muchos se empeñan en "cambiar el mundo" mientras descuidan profundamente su propio rincón del mundo. Este enfoque de la vida es fórmula para la angustia y la depresión. Pensar en las cosas que no se pueden cambiar conduce a sentimientos de frustración e impotencia. Y descuidar las cosas que puedes cambiar te lleva al estancamiento y a la crisis.

La prescripción que da el Dr. Peterson para esta transformación de la vida es la siguiente:

"Mi opinión es que si quieres cambiar el mundo, empieza por ti mismo y trabaja para afuera, porque así construyes tu aptitud".

Esto se hace eco de la sabiduría de Confucio, quien dijo:

Para ordenar al mundo, primero debemos ordenar a la nación; para ordenar a la nación, primero debemos poner a la familia en orden; para ordenar a la familia, primero debemos cultivar nuestra vida personal; primero debemos enderezar nuestros corazones".

Peterson continúa:

El mundo se te presenta como una serie de rompecabezas frente a ti, algunos eres capaz de resolver y otros no. Tienes ante ti muchos rompecabezas que podrías resolver pero decides no hacerlo. Esas son las cosas que pesan en tu conciencia. Es como 'realmente debería hacer esto', pero no lo haces. (...)

Porque la pregunta es: ¿en qué medida estamos contribuyendo a que la vida sea una catástrofe existencial y una tragedia? ¿En qué medida nuestra propia corrupción contribuye a ello? Esa es una pregunta que realmente vale la pena hacerse.

Las cosas que dejas sin hacer. Porque estás enfadado, estás resentido o eres perezoso. Tienes inercia. Consultas a tu conciencia y te dice: "Bueno, ya sabes, ese lugar ahí necesita un poco de trabajo". Es lo mismo que trabajar en ti mismo. Y entonces limpias eso, porque puedes. Y entonces las cosas están un poco más claras a tu alrededor. Y estás un poco mejor, porque practicaste un poco. Y entonces te sientes un poco más fuerte. Y entonces algo más se manifiesta y te dice: "Bueno, tal vez puedas intentar arreglarme a mí también". Así que decides hacerlo y eso se vuelve un poco más prístino. Y pronto..."

Peterson interrumpió su propia línea de pensamiento en este asunto, pero la continuó en otro discurso:

...y entonces tal vez aprenderás lo suficiente haciendo eso para que puedas arreglar un poco a tu familia, y luego habiendo hecho eso, tendrás suficiente carácter para que cuando trates de operar en el mundo, en tu trabajo, o tal vez en las esferas sociales más amplias, serás una fuerza para el bien en lugar de hacer el mal...".

El consejo de Peterson es empezar de a poco: comenzar con tu propia vida y dentro de tu propio ámbito de competencia. 

La exhortación de Peterson para que la gente "limpie su habitación" ha tocado un nervio entre la gente joven y se ha vuelto viral. Un número incontable de oyentes de Peterson han informado de cómo le han dado una vuelta a sus vidas y cómo todo empezó con la limpieza de sus habitaciones.

Esto también es estupendo para la "economía" y "el mundo", porque la mejora de esos agregados consiste en la mejora de las vidas y carreras individuales que las componen. Y esa mejora individual sólo puede producirse realmente a través de la responsabilidad y de las acciones individuales.

El consejo de Peterson es empezar por lo pequeño: comenzar con la propia vida y el propio ámbito de competencia. También aconseja empezar por algo pequeño en el sentido de comenzar con tareas relativamente fáciles. Limpiar un rincón de tu habitación puede ser una de las tareas más fáciles de tu lista de tareas. Pero el hecho de que sea fácil lo convierte en un buen punto de partida, porque puedes lograrlo aunque tu fuerza de voluntad no sea especialmente alta.

Una vez que lo haces, la pequeña sensación de logro alimenta tu sentido de autoeficacia, dándote suficiente fuerza de voluntad para hacer algo más difícil: tal vez pagar una factura. Al conseguirlo, tu autoeficacia se refuerza aún más, lo que te permite realizar una hazaña aún mayor, y así sucesivamente. Si sigues haciéndolo, puedes llegar a "ser adulto" en todos los sentidos y lograr cosas realmente impresionantes en tu vida y en tu carrera. Esto es lo que yo llamo "ventaja mecánica espiritual". Una gran manera de utilizar este fenómeno psicológico es a través del enfoque de los "mini-hábitos" ideado por Stephen Guise, del que escribí en mi última publicación.

Aquí hay un gran video viral de Goalcast que pone música a las observaciones anteriores de Jordan Peterson. Disfrútalo.

Reimpreso de The Mission.