VOLVER A ARTÍCULOS
martes, junio 18, 2024

Las ideas de Carl Menger sobre el método y el dinero

Carl Menger (1840-1921) realizó importantes contribuciones al campo de la economía, no sólo como figura destacada de la Revolución Marginalista, sino también en los campos del método y el dinero.

Crédito de la imagen: Birgit Böllinger - Pixabay

Carl Menger es ampliamente reconocido como uno de los economistas que lideró la llamada Revolución Marginalista junto con William Stanley Jevons y Léon Walras. Hay otras dos contribuciones de Menger que son relativamente poco apreciadas y son vitales para dar sentido al orden socioeconómico, incluyendo por qué la humanidad sigue tan perdida en la ignorancia económica y el belicismo tribalista.

Se trata, en primer lugar, de sus ideas sobre el método o la forma adecuada de estudiar la economía o el orden social y su surgimiento-evolución, y en segundo lugar, de su aplicación de dicha sabiduría para explicar la evolución del dinero y de todo el orden socioeconómico que surge gracias al dinero. Profundicemos en estos dos aspectos.

El método de Menger

Menger escribió un libro entero dedicado a discutir el método adecuado con el que estudiar las ciencias sociales, acertadamente titulado Investigaciones sobre los métodos de las ciencias sociales. ¿Cómo debemos estudiar las ciencias sociales según Menger? Escribe:

Los organismos naturales muestran casi sin excepción, cuando se observan de cerca, una funcionalidad realmente admirable de todas las partes con respecto al todo, una funcionalidad que no es, sin embargo, el resultado del cálculo humano, sino de un proceso natural. Del mismo modo, podemos observar en numerosas instituciones sociales una funcionalidad sorprendentemente aparente con respecto al todo. Sin embargo, un examen más detenido no demuestra que sean el resultado de una intención dirigida a este fin, es decir, el resultado de un acuerdo de los miembros de la sociedad o de una legislación positiva. También se nos presentan más bien como productos “naturales” (en cierto sentido), como resultados imprevistos del desarrollo histórico. Basta pensar, por ejemplo, en el fenómeno del dinero, una institución que en gran medida sirve al bienestar de la sociedad y que, sin embargo, en la mayoría de las naciones no es en absoluto el resultado de un acuerdo dirigido a su establecimiento como institución social o de una legislación positiva, sino el producto no intencionado del desarrollo histórico. Basta pensar en el derecho, en el lenguaje, en el origen de los mercados, en el origen de las comunidades y de los Estados, etc.

Ahora bien, si los fenómenos sociales y los organismos naturales presentan analogías en cuanto a su naturaleza, su origen y su función, es evidente que este hecho no puede dejar de influir en el método de investigación en el ámbito de las ciencias sociales en general y de la economía en particular… Ahora bien, si el Estado, la sociedad, la economía, etc., se conciben como organismos, o como estructuras análogas a ellos, la noción de seguir en el ámbito de los fenómenos sociales orientaciones de investigación similares a las seguidas en el ámbito de la naturaleza orgánica se impone fácilmente. La analogía anterior conduce a la idea de ciencias sociales teóricas análogas a las que son resultado de la investigación teórica en el reino del mundo físico-orgánico, a la concepción de una anatomía y fisiología de los “organismos sociales” del Estado, la sociedad, la economía, etc.

Al igual que Herbert Spencer, su contemporáneo y posiblemente el intelectual más famoso e influyente de finales del siglo XIX, Menger también consideraba que el orden social se asemejaba a un “organismo social” y debía estudiarse mediante un enfoque orgánico o evolutivo similar al que utilizamos para estudiar el orden biológico. Así pues, Menger consideraba que los métodos de las ciencias físicas, como su uso de las matemáticas, eran tan inapropiados para comprender la monumental complejidad y evolución del orden social como lo eran para el biológico. Escribe: “No pertenezco a los creyentes en el método matemático como forma de abordar nuestra ciencia… Las matemáticas no son un método para… la investigación económica”.

Ludwig von Mises y F.A. Hayek seguirían, por supuesto, su ejemplo. Mises escribió: “Como método de análisis económico, la econometría es un juego infantil con cifras que no aporta nada a la elucidación de los problemas de la realidad económica.”

Hayek también ridiculiza el “uso extensivo de las matemáticas, que siempre debe impresionar a los políticos carentes de toda educación matemática, y que es realmente lo más parecido a la práctica de la magia que se da entre los economistas profesionales.”

La siguiente analogía nos ayuda a comprender mejor las ideas vitales de Menger.

Al igual que el organismo humano y los numerosos “sistemas” que lo coordinan -como los sistemas respiratorio, nervioso y digestivo- son el resultado de las acciones de unos setenta billones de células humanas y bacterianas, pero obviamente no el resultado de ninguna planificación o diseño consciente por su parte, así también los diversos fenómenos sociales son “el resultado de la acción humana, pero no la ejecución de ningún diseño humano”, como dijo Adam Ferguson. Y gracias a Darwin y a la moderna comprensión de la genética, podemos plantear la hipótesis de que la selección natural fue el “diseñador” inadvertido de estos sistemas y de un orden complejo. El orden socioeconómico mundial moderno – “organismo social”- también está coordinado por un sistema, por lo que los descendientes intelectuales de Menger -como Ludwig von Mises y su gran protegido, el Premio Nobel de Economía de 1974 F.A. Hayek- denominaron “el proceso de mercado”. El proceso de mercado se compone de “partes” como el dinero, los precios, la competencia económica, los tipos de interés y los marcos jurídico-religioso-gubernamentales que lo sustentan. Sin embargo, el resultado de las acciones de los hombres “no resulta ser el resultado de una intención dirigida a este fin… sino que es el producto no intencionado del desarrollo histórico”, de forma similar a como las células actuaron inadvertida e inconscientemente para crear los sistemas que coordinan la vida multicelular.

La teoría del dinero de Menger

Esta mentalidad o “método” permitió a Menger llegar a lo que posiblemente sea la idea más importante, o lo que a mí me gusta llamar la idea del “condensador de flujos”, de las ciencias sociales: La explicación de Menger de la evolución del dinero y sus numerosas ramificaciones. Consideremos lo siguiente: de la tradición de la propiedad privada surge la libertad de comerciar con ella con cualquiera en todo el planeta, lo que transforma inadvertidamente a la humanidad en un superordenador global en el que las personas, a través de las empresas privadas que crean, están motivadas para innovar y aprender unas de otras (competidoras), cooperando así inadvertidamente para descubrir y difundir información superior y el consiguiente orden en todo el mundo.

El dinero es lo que permite este mecanismo de creación de civilización. Toda entidad de orden social, ya sea una persona o una empresa, se encuentra en un ciclo constante de producción y consumo de riqueza. Los ingresos por ventas de una empresa o la nómina de un trabajador son una estimación de cuánta riqueza se ha producido, y los costes son una estimación de cuánta riqueza se ha consumido durante la producción. Si hay más producción (ingresos por ventas) que consumo (costes), entonces el pedido es rentable y, por tanto, ha aumentado el pastel económico de la riqueza.

El dinero es lo que permite el cálculo de pérdidas y ganancias que permite a miles de millones de personas y empresas ordenar sus acciones de forma rentable y, por tanto, aumentando la tarta. Además, sin dinero, ¿cómo podría un cardiocirujano cambiar sus servicios por un palillo? Todo lo mencionado anteriormente que desempeña un papel vital en la creación de la civilización o “el organismo social” depende en última instancia del uso del dinero y surge de él. Los estudiantes de economía aprenden rápidamente cómo el dinero es lo que supera el problema de la “doble coincidencia de necesidades” que permite que surja el comercio y sus beneficios vitales como la división del trabajo (y de la información) en constante expansión.

Sin dinero no hay división compleja del trabajo ni información por encima de los niveles de las pequeñas tribus y, por tanto, no hay civilización ni “organismo social” a gran escala. La visión vital de Menger con respecto al dinero es que mostró cómo el dinero, al igual que el lenguaje, era una innovación evolucionada y no diseñada. Puesto que el dinero era una innovación evolucionada y no diseñada, esto significa que todos los demás mecanismos vitales que, en conjunto, conforman el proceso de mercado, como el cálculo de pérdidas y ganancias y la competencia económica, también son en gran medida mecanismos evolucionados/no diseñados.

Esta es la clave para entender cómo vivimos en este mundo masivamente complejo, con una división del trabajo y de la información en rápida expansión e intensificación que crea microchips alucinantemente complejos, Internet, etc. Sin embargo, las masas y sus políticos siguen siendo económicamente ignorantes, segregándose en nosotros contra ellos, utilizando la tecnología para librar guerras más mortíferas, e ignorantemente tratando de planificar centralmente la economía de orden social, lo que inadvertidamente destruye la competencia económica evolucionada y no diseñada que es lo que realmente crea y difunde la información que crea la civilización.

Las ideas anteriores y otras más asociadas a la Escuela Austriaca de Economía de Menger, como nos dice Hayek, “pertenecen plena y enteramente a Carl Menger.” Hayek volvió a decir: “Debe haber pocos casos… en los que las obras de un autor que revolucionó el cuerpo de una ciencia ya bien desarrollada y que ha sido generalmente reconocido por haberlo hecho, hayan permanecido tan poco conocidas como las de Carl Menger.”

¡Sí! Y nos estamos quedando sin tiempo para alcanzar a Menger. Las ideas vitales de Galileo, Bruno y Copérnico, que rompieron mitos, tardaron en difundirse. Nos encontramos en una situación similar. Que el homo sapiens acabe autodestruyéndose en otra guerra mundial tribalista, una revolución socialista, un desastre medioambiental, la Covid-manía o un bloqueo económico auto-mutilador dependerá de si las ideas de Menger llegan a tiempo a las personas influyentes.

Este artículo apareció originalmente en Mises Wire.