VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, diciembre 29, 2022

Las escalofriantes palabras de Hitler sobre los medios y los fines

No es casualidad que la filosofía de Hitler provocara la muerte de millones de personas.

Bundesarchiv

La primera biografía de Adolf Hitler que leí fue la obra de John Toland de 1976, Adolf Hitler, que escogí en la universidad.

Aunque desde entonces he leído cosas aquí y allá sobre Hitler y los nazis, nunca sentí la necesidad de volver a estudiar seriamente el tema porque el libro de Toland era tan penetrante y amplio. (Y admitámoslo: el tema es bastante feo y oscuro).

Sin embargo, hace poco recibí el nuevo libro del Dr. Rainer Zitelmann, El nacionalsocialismo de Hitler, y a mi pesar, he vuelto a indagar en la mente de Hitler. Es un lugar escalofriante, sin duda, pero una de las ventajas del libro de Zitelmann es que ofrece un análisis increíblemente perspicaz de las ideas de Hitler.

 

Aunque todavía no he leído todo el libro -2022 ha sido un año bastante ajetreado-, ya le doy dos pulgares arriba.

Aunque se han escrito decenas de miles de libros sobre Hitler, pocos de ellos parecen analizar seriamente las ideas del Führer. Los autores tienden a centrarse más en su personalidad, sus discursos y su psicología; las batallas que libró, los errores que cometió, las características que le permitieron seducir a una nación en su ascenso al poder.

Todas estas cosas son dignas de examen, por supuesto. Pero siempre me ha parecido que las ideas que dieron forma e impulsaron a Hitler han recibido poca atención por parte de los historiadores. No es el caso del libro de Zitelmann.

Zitelmann se doctoró en filosofía hace más de 35 años tras completar su tesis sobre el Führer-Hitler: La política de la seducción. Los lectores aprenden lo que Hitler pensaba sobre acontecimientos históricos clave, los escritores que le influyeron y, lo que es más importante, la filosofía que surgió de ellos.

Los historiadores seguirán discutiendo si Hitler era realmente un “socialista” (aunque la palabra “socialista” aparezca literalmente en el apodo de los nazis). Eso está bien. Lo que es innegable es que Hitler era un colectivista que veía los derechos del individuo como subordinados al Estado. Esto contrasta fuertemente con la tradición liberal americana/clásica, que sostiene que el Estado existe con el único propósito de proteger los derechos de los individuos.

Aunque esta observación no es nueva, se repite una y otra vez en el libro de Zitelmann, que explora a fondo la Weltanschauung (visión del mundo o filosofía) de Hitler.

Uno de los mejores ejemplos de la Weltanschauung de Hitler se encuentra en su visión de los medios y los fines. Durante una charla con Joseph Goebbels el 23 de febrero de 1937, Hitler se jactó de su “gran logro”.

“He enseñado al mundo a diferenciar de nuevo entre los medios y el fin”, dijo Hitler al ministro de propaganda nazi.

El fin, dijo Hitler, era la vida de la nación, “todo lo demás es sólo un medio”.

No es casualidad que la filosofía de Hitler condujera a la muerte de millones de personas. Una visión del mundo que subordina los derechos de los individuos a los intereses del colectivo es una receta para el desastre, aunque los fines parezcan virtuosos, nobles o rectos.

En su libro de 1969 Let Freedom Reign (Que reine la libertad), el fundador de FEE, Leonard Read, también hablaba de fines y medios. Un liberal/libertario clásico, Read llegó a una conclusión opuesta a la de Hitler, señalando que los medios no pueden justificar los fines.

“Los fines, las metas, los objetivos no son más que la esperanza de lo que está por venir… No forman parte de la realidad… de la que se pueden extraer con seguridad las normas para una conducta correcta. No son más fiables como puntos de referencia que los sueños o las fantasías. Muchos de los actos más monstruosos de la historia de la humanidad se han perpetrado en nombre del bien, en pos de un objetivo “noble”. Ilustran la falacia de que el fin justifica los medios”.

No tengo motivos para creer que Read viera alguna vez la cita de Hitler, pero comprendió que debíamos tener cuidado con quienes utilizaran medios injustos -fuerza, amenazas, coacción- para conseguir sus fines.

Lo aterrador es que puede que Hitler tuviera razón en su alarde.

El mundo parece funcionar cada vez más con fines, no con medios. Nos hemos sentido cómodos con el monopolio estatal de la fuerza y la extracción de riqueza, presumiblemente porque creemos que sirve a un fin mayor (menos pobreza, vidas salvadas, más orden, una población más educada, etc.).

Leonard Read te diría que ése no es el camino, e incluso podría señalarte algunas sabias palabras del escritor Ralph Waldo Emerson, a quien admiraba enormemente.

“Causa y efecto, medios y fines, semilla y fruto, no pueden separarse; porque el efecto ya florece en la causa, el fin preexiste en los medios, el fruto en la semilla”.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.