VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, septiembre 29, 2021

Las declaraciones de AOC en la Gala Met sobre los impuestos y “los ricos”, desmontadas

El mensaje de AOC sobre los impuestos a "los ricos" tiene algunos problemas evidentes.

Image Credit: YouTube Screenshot

La semana pasada se celebró en Nueva York la Gala anual del Met. Entre todos los looks llamativos de la noche, el vestido que llevó la diputada Alexandria Ocasio-Cortez, con las palabras “Tax the rich” (“Impuestos para los ricos”) escritas en su espalda, puede haber suscitado la mayor conversación… y controversia.

Muchos usuarios de las redes sociales señalaron la aparente hipocresía de AOC. Llevar un vestido en el que se critica a “los ricos” -lo pongo entre comillas porque es un término muy vago- mientras asiste a un evento para el cual una sola entrada costaba más de $30.000 dólares es, como mínimo, una incoherencia.

Pero aunque se ha prestado mucha atención a la yuxtaposición entre el vestido de AOC y el evento en el que lo llevaba, se ha prestado mucha menos atención a la afirmación de fondo que está haciendo: a saber, que los ricos no pagan su “parte justa” de impuestos.

¿Pagan los ricos su “parte justa” de impuestos?

La respuesta corta es que sí, al menos según cualquier medida objetiva.

Utilizando las estadísticas del IRS, la Fundación Heritage elaboró este útil gráfico que desmiente con bastante facilidad el mito de que los que más ganan no pagan impuestos mientras que el estadounidense promedio paga la factura. Personas como Bernie Sanders, AOC, Elizabeth Warren y otros han construido básicamente su marketing alrededor de esta idea engañosa.

Mientras que aquellos en el 1% de los que más ganan representaron el 21% de los ingresos totales en 2018, pagaron el 40% de todos los impuestos. Y mientras que aquellos en el 5% de los que más ganan representaron el 37% de los ingresos totales, ese grupo pagó el 60% de todos los impuestos.

Por otro lado, mientras que aquellos en el 50% inferior de los asalariados representaron el 12% de los ingresos totales, solo pagaron el 3% de todos los impuestos. Esto no quiere decir que debamos aumentarles los impuestos a las personas con bajos ingresos -no deberíamos, ya que merecen conservar el dinero que tanto les ha costado ganar-, sino que se trata de señalar que aquellos a quienes AOC y otros denominan “los ricos” ya están soportando casi toda la carga fiscal del país.

Aquellos a quienes AOC y otros llaman “los ricos” ya están soportando casi toda la carga fiscal del país.

Esto es doblemente cierto si se tienen en cuenta los ingresos por transferencia. Según la Tax Foundation, “el 60% de los hogares reciben ahora más en ingresos por transferencias de lo que pagan en impuestos”. En otras palabras, sólo el 40% de los hogares paga más al gobierno de lo que recibe de los programas sociales.

Estados Unidos tiene uno de los sistemas fiscales más progresistas del mundo. Esto significa que cuanto más altos son los ingresos de una persona, mayor es el porcentaje que paga en impuestos. Nuestro tramo impositivo más alto sólo se aplica a quienes ganan 9.3 veces la renta nacional promedio. En comparación, el tipo impositivo máximo en Dinamarca -un país que personas como AOC y Bernie Sanders querrían que Estados Unidos emulara- se aplica a cualquiera que gane 1.3 veces la renta nacional. La forma en que Dinamarca recauda suficiente dinero en impuestos para financiar su Estado de beneficios sociales no es a través de los impuestos a los “ricos”, sino a través de los impuestos a la clase media. Estados Unidos, por otra parte, ya tiene un sistema fiscal que concentra los impuestos más altos en los mayores ingresos.

¿Por qué despreciar a los “ricos”?

Los progresistas argumentan que, aunque los ricos paguen más impuestos que su porcentaje de ingresos totales, subirlos sigue siendo un imperativo moral, porque lo más probable es que esos ingresos se hayan obtenido mediante la explotación. Por lo tanto, gravar sus ingresos con impuestos muy elevados -quizás incluso del 70%, como ha sugerido AOC- es justo. Esta línea de pensamiento se dirige con mayor frecuencia a los empresarios.

Pero esta ira está mal dirigida. Los empresarios -tanto los pequeños como los grandes- son la columna vertebral de los Estados Unidos. No sólo se depende de ellos para acceder a bienes de alta calidad y asequibles, sino también de su impulso empresarial para todo tipo de innovaciones. La mayoría de la gente está de acuerdo en que necesitamos que la gente cree empresas para tener un país funcional, innovador y próspero.

El problema es que crear una empresa supone un enorme riesgo financiero, no sólo porque se necesita mucho tiempo y dinero para crearla, sino también porque la mayoría de las empresas no tienen éxito. El 20% de las empresas que se ponen en marcha fracasan al cabo de un año y sólo un tercio siguen funcionando después de diez años.

La única manera de convencer a alguien de que asuma un riesgo tan importante con una probabilidad de fracaso tan alta es que haya una ventaja. Es decir, si existe la posibilidad de que tenga más éxito económico a través de ese negocio de lo que podría tener si siguiera trabajando como empleado, lo cual es mucho menos arriesgado.

La única manera de convencer a alguien de que asuma un riesgo tan importante con una probabilidad de fracaso tan alta es que haya una ventaja.

No todo el mundo decidirá que ese es un riesgo que está dispuesto a correr; de hecho, la mayoría de la gente decide que es mejor no correrlo. Es una decisión totalmente comprensible. Sin embargo, eso no significa que haya que envidiar a quienes dan ese salto de fe para, entre otras cosas, intentar proporcionar una vida mejor a sus familias.

Siempre y cuando todos los acuerdos que una empresa haya hecho sean voluntarios para todas las partes implicadas, no hay nada intrínsecamente inmoral en ello.

Economía de la justicia social

El gran economista Thomas Sowell escribió que “La envidia fue considerada una vez como uno de los siete pecados capitales antes de convertirse en una de las virtudes más admiradas bajo su nuevo nombre, ‘justicia social'”.

Aunque, a primera vista, esta cita parece ser sólo un giro ingenioso sobre el progresismo, en realidad proporciona una visión valiosa.

El mensaje de AOC sobre los impuestos a los ricos viene con la implicación de que otra persona -ya sea el gobierno u otro ciudadano- tiene derecho al dinero que ganó una persona exitosa. Esto es lo que es la “justicia social” cuando se aplica a un contexto económico.

Pero es importante señalar que la “justicia social” no es lo mismo que la justicia real. En un contexto económico, la verdadera justicia sería el respeto por lo que cada persona ha ganado éticamente en un sistema de intercambio voluntario. Además, es el respeto por los derechos, las opciones y la propiedad de cada individuo.

De hecho, la redistribución basada en la retórica sobre la “justicia social” es exactamente lo contrario de lo que requeriría la verdadera justicia. Sowell tenía razón cuando preguntaba: “¿cuál es tu “parte justa” de lo que otra persona trabajó?”.


  • Jack Elbaum was a Hazlitt Writing Fellow at FEE and is a junior at George Washington University. His writing has been featured in The Wall Street Journal, Newsweek, The New York Post, and the Washington Examiner. You can contact him at [email protected] and follow him on Twitter @Jack_Elbaum.